informacion_general
Jueves 24 de Marzo de 2016

El misterioso mundo de las miles de memorias USB escondidas en las paredes

Un proyecto creado en 2010 busca fomentar el intercambio de archivos sin necesidad de conectarse a internet. Para ello es imprescindible registarse en una página web y buscar un pen drive en algún muro.

Un proyecto ideado en 2010 por el artista alemán Aram Bartholl permite a miles de usuarios del mundo intercambiar archivos sin necesidad de conectarse a internet.

Lo increíble del proyecto es que los dispositivos USB para lograr ese cometido están colocados en miles de paredes esparcidas por todas partes del mundo.

El objetivo, según detalló Bartholl en su oportunidad, era crear una red P2P (persona a persona) anónima que permita el intercambio de archivos sin necesidad de estar conectado.

 

Bartholl escondió la primera memoria en Nueva York hace seis años. Hoy, son miles los dispositivos USB ocultos por todo el mundo. Para participar en esta iniciativa sólo se tiene que hacer un agujero en un muro ubicado en un lugar público e incrustar la memoria USB, dejando el conector a la vista.

El pendrive sólo debe contener el archivo que explica el proyecto. A continuación sólo hay que comunicar la participación en la web deaddrops.com e indicar el lugar exacto en el que se colocó la memoria, para que cualquiera personba pueda conectar su computadora y empezar a compartir archivos.

 

 

El hecho de no necesitar estar conectado a Internet para descargar los archivos, permite compartirlos sin que se vulnere la ley de descargas. Eso sí, hay que tener mucho cuidado ante la posibilidad de encontrar códigos maliciosos.

Actualmente, son más de 1.600 las memorias USB registradas en la web deaddrop.com y la capacidad de almacenamiento está a punto de llegar a los 12.000 gigas. Además, en la citada web se pueden localizar los pendrives más cercanos para poder hacer uso de ellos.

 

 

Comentarios