A un click
Jueves 07 de Enero de 2016

El mono de la selfie finalmente "pierde" los derechos de autor de la fotografía

Tras largas idas y vueltas legales, un tribunal resolvió que un animal no puede tener derechos sobre una foto, por lo que le negó a la institución Peta la posibilidad de "representar" al famoso macaco.

Un mono que en 2011 robó una cámara de un fotógrafo profesional en la selva de Indonesia y se tomó una selfie, no puede ser considerado propietario de los derechos de autor de la imagen, de acuerdo con lo que resolvió el juez de San Francisco William Orrick.

La historia se remonta a 2011, cuando el fotógrafo David Slater viajó a la isla de Célebes para tomar imágenes de la naturaleza y en particular del macaco negro crestado. Cuando preparaba el equipo, un ejemplar de estos animales se hizo con la cámara y disparó en repetidas ocasiones, aunque la mayoría de las fotos obtenidas no tenían valor algunos, en algunas podía verse claramente el rostro del mono, y una en especial incluso parecía sonreir a la cámara.

Los problemas comenzaron cuando Slater vendió la imagen a una agencia de noticias e intentó hacer valer sus derechos como autor de la imagen cuando otros medios intentaron publicarla, tal el caso de Wikimedia Commons (el repositorio multimedia de la enciclopedia libre Wikipedia). El caso llegó a una corte, ya que supuestamente ninguna persona debería poder disponer de los derechos de autor de una foto tomada por quien no sea una persona.
 


Incluso la Oficina de Copyright de Estados Unidos actualizó sus políticas y aclaró que solamente se registrarían derechos de autor para obras producidas por seres humanos, con lo que las obras producidas por animales (ya sea una foto tomada por un mono o un mural pintado por un elefante) no califican para registrar un trabajo.

El año pasado, el grupo People for the Ethical Treatment of Animals (Peta) solicitó una orden judicial que les permitiera representar al mono y poder gestionar todos los beneficios de la famosa selfie de Naruto.

Así es como ahora el macaco negro crestado (al que los medios bautizaron como Naruto) resulta que no tiene los derechos de su propia autofoto. El juez Orrick dictaminó que el Congreso y el presidente “pueden extender la protección de la ley a los animales además de los humanos, pero no hay indicios de que lo hicieran en la ley de Derechos de Autor”.

Comentarios