El mundo
Sábado 09 de Septiembre de 2017

Así se ve la inmensidad del huracán Irma desde el espacio

La Estación Espacial Internacional sobrevoló la tormenta que arrasó con varias islas del Caribe y que ahora se dirige rumbo a Florida.

A 400 kilómetros de altura, desde el espacio, se puede tener una idea aproximada de la inmensidad de Irma. La Estación Espacial Internacional sobrevoló la tormenta en las últimas horas y registró algunas imágenes impactantes.


Por su parte, el capitán Phil Blancher, piloto de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, voló sobre el ojo del huracán. El video que captó con la cámara de su teléfono no es menos impresionante.


Irma azotaba Cuba este sábado con vientos ensordecedores y una lluvia incesante, acompañados de marejadas que empujaron el agua del mar tierra adentro e inundaron casas. En su estela, otra tormenta poderosa, el huracán José, de categoría 4, amenazaba a las islas que apenas buscaban recuperarse de la devastación que dejó Irma.


Embed



Las tormentas gemelas hicieron que los residentes en todo el Caribe buscaran refugio desesperadamente. En San Martín, donde se pronostica que José traerá lluvias torrenciales y olas de cinco a seis metros, nadie entraba ni salía en avión o en barco.


En Florida ya hubo una evacuación masiva. El huracán amenaza con abrirse paso hacia el norte de un extremo a otro de la península, a partir del domingo por la mañana, en lo que muchos temen que sea un impacto catastrófico.


El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que la tormenta perdió velocidad después de rozar la costa norte de Cuba, pero que sus vientos probablemente se fortalecerían a medida que se acerca a Florida. El instituto dijo que lo más probable es que el ojo de Irma golpee los Cayos, al suroeste del estado, y la región de Tampa Bay.


La tormenta dejó más de 20 muertos en el Caribe. Destrozó casas, tiendas, carreteras y escuelas. Provocó cortes de luz, de agua y de conexión telefónica; atrapó a miles de turistas y despojó a los árboles de sus hojas, dejando un inquietando paisaje de devastación salpicado de plazas de metal y madera rota.