El Mundo
Miércoles 27 de Julio de 2016

El reto del cubo de agua helada logró descubrimientos

Un nuevo gen ha sido identificado por los investigadores de esta enfermedad, el cual abre nuevos caminos en los tratamientos

Hace dos años, famosos de todo el mundo comenzaron a grabarse echándose encima un cubo de agua completamente helada para luego difundirlo por las redes sociales. El objetivo que se perseguía con este gesto era difundir y ampliar el conocimiento sobre una enfermedad que afecta a cerca de 4.000 personas y de la que cada año se diagnostican unos 900 nuevos casos anuales en España.

La campaña promovida por numerosos personajes conocidos consiguió reunir suficiente dinero como para permitir realizar un descubrimiento en la investigación de esta enfermedad de gran relevancia, según anunció el pasado lunes la ALS Association (Asociación de enfermos de esclerosis lateral amiotrófica, ALS por sus siglas en inglés).

Dicha asociación logró recaudar en ocho semanas 115 millones de dólares -más de 104 millones y medio de euros- gracias a los 17 millones de personas que colgaron sus vídeos en la red, destacando, entres estas, figuras como el propio Bill Gates. El reto era difundido por la persona que realizaba el desafío a modo de nominación, de forma que cuantos más vídeos se compartían, más gente se iba sumando a la iniciativa. Cada vez que alguien se atrevía con el reto del cubo, tenía donar a alguna asociación relacionada con la ELA y su investigación.

La ELA, Esclerosis Lateral Amiotrófica, es una enfermedad neuromuscular que causa a una degeneración selectiva de las motoneuronas, las cuales se encargan de controlar a los músculos implicados en el movimiento voluntario. Las células del cerebro y la espina dorsal acaban deteriorándose gradualmente. Los pacientes, con un diagnóstico de entre dos a cinco años,pierden la capacidad respiratoria y acaban perdiendo contra la enfermedad.

Un millón de dólares -más 909 mil euros y medio- fue destinado al «Project MinE» del Proyecto de la Escula Médica de la Universidad de Massachusetts, la cual pudo identificar un gen que podría ser el responsable de la enfermedad degenerativa.

El gen, denominado como «NEK1», se revela como un nuevo objetivo para el desarrollo terapéutico del trastorno y acerca un paso más a los investigadores al tratamiento de la ELA. «El análisis sofisticado del gen que nos ha llevado a este descubrimiento fue solo posible gracias a la enorme cantidad de muestras de ELA disponibles», dijo el Doctor Lucie Bruijin, Jefe Científico de la Asociación de la ELA. «El desafío del cubo de hielo de la ELA permitió a esta asociación invertir en el trabajo del "Project MinE" a crear una gran cantidad de repositorios biológicos de la ELA diseñados para, ciertamente, lograr este tipo de investigación y a conseguir este tipo de resultado», explicó.

Este es el tercer gen relacionado con la ELA que los investigadores han descubierto usando dinero del reto de cubo de agua helada, como señala la organización.