El Mundo
Domingo 10 de Septiembre de 2017

Las impactantes imágenes del mar en las calles de Miami por el huracán Irma

Miami aparece desolada por una masiva migración hacia el norte.

La parte norte del ojo del huracán Irma, la que lleva los vientos más intensos, alcanzó esta mañana al archipiélago de Cayos Bajos del estado de Florida, en el sureste de Estados Unidos, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) en momentos en que Miami aparece desolada por una masiva migración hacia el norte.
Irma, que ha dejado al menos 25 muertos y cuantiosos daños materiales en países del Caribe, se encuentra en la categoría 4 de peligrosidad, a 25 kilómetros al sureste de Cayo Hueso y se desplazaba este mediodía a una velocidad de 13 kilómetros por hora.
Por las tormentas, quedaron sin suministro eléctrico más de 800.000 casas lo que equivale al 8 % del total, según la oficina de Gestión de Emergencias de Florida, informó la agencia EFE. Mediante un boletín, el NHC indicó que el Aeropuerto Internacional de Cayo Hueso midió vientos sostenidos de 80 kilómetros por hora, con ráfagas de hasta 113 km/h.
irma11.jpg
El huracán, cuando llegó a Cuba.
El huracán, cuando llegó a Cuba.
irma11.jpg
Irma, en las costas de Florida.
Irma, en las costas de Florida.
Se prevé que luego de pasar por los Cayos Bajos de Florida, un archipiélago considerado muy vulnerable, Irma recorra la costa suroccidental de la península, que lleva horas siendo golpeada por vientos huracanados antes de que el huracán toque tierra.
La trayectoria estimada de Irma, que llegó a tocar tierra en Cuba como huracán de categoría 5, con vientos de unos 257 kilómetros por hora, indica que el huracán puede tocar tierra en las cercanías de las ciudades turísticas de Naples o Fort Myers, en la costa oeste de la Florida.
En Cuba dejó "severas inundaciones" en La Habana y Varadero, donde se reportaron daños en techos de algunas viviendas y en el tendido eléctrico, además de árboles caídos, según informó en su último boletín el Instituto de Meteorología de Cuba. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró hoy la situación de "gran desastre" en Puerto Rico y ordenó ayuda federal para la recuperación de la isla tras el paso del potente huracán.
La ayuda federal "complementa los esfuerzos de recuperación locales en las áreas afectadas" por Irma, indicó la Casa Blanca en un comunicado.
Se cree que el curso de Irma transcurrirá algo más al oeste de lo esperado y el centro se sitúa algo delante de la costa de la península, una mala noticia para los habitantes de la zona porque se prevé que mueva y levante más agua. Junto a los vientos, los peligros radican en las fuertes lluvias, que podrían dejar acumulaciones de agua de hasta 635 milímetros en los Cayos y de hasta 508 en el sur de la península.
En esa costa todos los preparativos están en marcha desde Fort Myers hasta Tampa, donde se temen olas de hasta 4,5 metros de altura. Pero también la zona oriental de la península permanece alerta: las autoridades impusieron un toque de queda nocturno en Miami, ya que se espera que los vientos se extiendan a más de 100 kilómetros de distancia del ojo de la tormenta.