Policiales
Martes 05 de Julio de 2016

El obispo Macín dijo que los fiscales lo acusan con rumores

El jefe de la Iglesia de Reconquista dio una conferencia de prensa este martes en la que negó haber participado de un encubrimiento al cura Néstor Monzón, imputado por abuso de menores: "No tenemos nada que ocultar", aseguró

El obispo de Reconquista, Jorge Macín se defendió este martes de la grave acusación que le realizaron los fiscales de esa ciudad, por encubrir al cura de su diócesis Néstor Monzón, imputado por abuso de menores. Fue en una conferencia de prensa que dio junto a su abogado particular Marcelo Benetucchi, al que designó el viernes pasado para que lo represente ante la Justicia santafesina.
En términos generales, Macín negó haberle ocultado información sobre el caso a la Justicia o que hubiera intentado ayudar al cura para zafar de la acusación penal. Además, aseguró que la abogada Graciela Contepomi (a quien se la escucha en un audio decirle a Monzón, antes de ser detenido, que ella y el obispo le recomendaban borrar cualquier tipo de pruebas que pudieran demostrar los abusos) no habló en representación suya.
"Contepomi nunca tuvo mi anuencia para recomendarle a Monzón que borre las pruebas. Las declaraciones que hizo la abogada no fueron mi opinión ni una orden mía. Ella habló por sí misma. Quiero dejar en claro que ella no es intérprete de mis palabras, tiene libertad de actuar y expresarse en sus propios término", dijo el obispo.
Y además, contó que Contepomi se había convertido en un referente del obispado para la fiscalía porque había colaborado con la Justicia en otros temas vinculados a la diócesis, pero no porque él la hubiera puesto en ese lugar.
Sin embargo, los fiscales Rubén Martínez y Alejandro Rodríguez creen que Contepomi actuó como una especie de puente de información desde el Ministerio Publico de la Acusación hacia el obispo y el propio Monzón. Creen que utilizó los detalles que sabía sobre la causa –a raíz de sus conversaciones con los fiscales– para ayudarlo al cura a tapar los abusos, y que Macín estuvo al tanto de la maniobra.
En esta línea, los fiscales dijeron que como prueba tienen cientos de horas de grabación que podrían demostrar ese ardid: "Las escuchas vienen a cerrar el círculo del que veníamos sospechando, de que acá no se quiere que se descubra lo que realmente pasó, sino que hay un entorpecimiento probatorio muy claro que estamos sufriendo y que imposibilita realizar nuestro trabajo como quisiéramos", destacó el fiscal Martínez en conferencia de prensa.
Sobre este punto, este martes, Macín también le contestó a los fiscales y dijo que la denuncia que pesa contra él está fundada en rumores: "Este es un tema que me preocupa y me gustaría encontrarle una solución. Mi intención siempre fue tener una actitud de apertura hacia la prensa y la comunidad y sobre todo en este caso. No tenemos nada que ocultar, pero es muy difícil manejar los rumores. Mi intención es que este contacto sirva para aportar algunos elementos que ayuden para que la Justicia pueda hacer su mejor trabajo en buscar la verdad de los hechos y volver a expresar mi compromiso de acompañar a todas las partes involucradas, especialmente a quienes son más vulnerables".
Mientras tanto, Néstor Monzón, continúa, desde hace dos semanas, en libertad. Fue luego de que el juez Ireneo Berzano opinó que su excarcelación no afectaba la investigación penal que lo tiene como principal imputado de abusar de una nena en la parroquia Madre de Dios, de la que estaba a cargo.

"Dice monseñor que vaya buscando un abogado penalista"
Entre los audios registrados con los que trabaja la Fiscalía para demostrar que la cúpula de la Iglesia de Reconquista estaba al tanto de los abusos cometidos por el cura Néstor Monzón, se destacan las conversaciones de la abogada del obispado, Gabriela Contepomi, con el imputado: "Borre todo lo que tiene, borre los mensajes, borre los WhatsApp, borre todo lo que pueda vincularlo con familiares, con laicos, incluso hasta con su confesor. Yo ya lo hice y haga lo mismo con las comunicaciones que tiene conmigo y las comunicaciones que tiene con el obispo", le recomienda la abogada a Monzón.
Y agrega: "Conforme a lo que hablamos con monseñor le pido por favor que borre todos los llamados y mensajes para que no haya indicios de que usted supiera. Lo que le pido es que hagamos esto porque si no va a quedar mal la Iglesia. Cuando lo llamen (de la Justicia) usted tiene que hacerse el sorprendido". Luego le cuenta: "Monseñor me dijo que vaya buscando a un abogado penalista".