Espectáculos
Domingo 28 de Febrero de 2016

El Oscar sigue siendo un premio para las minorías y este año hubo críticas

La ausencia de actores negros generó una ola de reacciones, aunque Hollywood comenzó a reconocer su trabajo en 1940. La Academia ha hecho esfuerzos para que haya más diversidad entre sus miembros.

Este fue el año en el que la controversia racial entró de lleno en los Oscar. La llama la encendió el director Spike Lee cuando escribió una larga carta en su cuenta de Instagram donde se quejó por la ausencia de nominados negros y que dio origen el año pasado al hashtag "OscarsSoWhite" y que este año se replicó con "OscarsStillSoWhite". "¿Cómo es posible que por segundo año consecutivo los 20 contendientes en la categoría a mejor actor son de color blanco? Y no hay que entrar siquiera en las otras ramas", se preguntó Lee luego de agradecer el Oscar honorario que recibió en noviembre pasado y afirmar que no estará presente en la ceremonia de esta noche.

Sus palabras generaron adhesión y rechazo, aun entre los miembros de la comunidad negra ligada al cine de la que Lee es un destacado -y autocrítico- representante. Así lo mostró a partir de 1989 cuando estrenó "Haz lo correcto", seguida por filmes nada complacientes, como "Fiebre de amor y locura", "Crooklyn" y "Clockers", en los que abordaba la discriminación entre los mismos miembros de su comunidad debido a la mayor o menor intensidad del color de la piel, el rechazo a los matrimonios interraciales (un negro con una descendiente de italianos), las drogas o la automarginación.

Pero ¿cuáles son los hechos que avalan el reclamo? En la historia de los Oscar sólo 15 intérpretes recibieron la estatuilla. La primera actriz negra en recibirlo fue Hattie McDaniel, en 1940, por su personaje en "Lo que el viento se llevó", diez años después de creado el galardón. Sidney Poitier recibió su primer Oscar en 1963 por "Una voz en las sombras" en la que fue su segunda nominación al premio. El segundo, Honorífico, lo obtuvo en 2001.

Luois Gossett Jr. lo consiguió en 1982 como mejor actor de reparto por su trabajo en "Reto al destino". Denzel Washington recibió el premio en dos ocasiones: en 1989, como mejor actor de reparto por "Días de gloria", y en 2001 como mejor actor en "Día de entrenamiento". Ese mismo año Halle Berry lo ganó por "Cambio de vida". Whoopi Goldberg recibió el Oscar a mejor actriz de reparto en 1990 por "Ghost", y lo propio hizo, en 1996, Cuba Gooding Jr por su personaje en "Jerry Maguire".

En 2004 fue el turno de Jamie Foxx por partida doble. Ese año el actor estaba nominado como mejor actor de reparto por "Colateral", que no obtuvo, pero sí recibió en la misma gala el de mejor actor por "Ray", un gran trabajo en aquel biopic sobre la vida de Ray Charles. La película de Taylor Hackford muestra cómo un joven ciego, pobre y negro del Sur de Estados Unidos, se transforma, con la guía de una madre inteligente y rigurosa, en una de las mayores leyendas del jazz. Morgan Freeman lo obtuvo en 2005 por "Million Dollar Baby", la película de Clint Eastwood. Y al año siguiente, 2006, la actriz y cantante Jenniffer Hudson obtuvo un Oscar como mejor actriz de reparto por "Soñadoras",

También en 2006, el personaje de Idi Amin le acercó su Oscar a mejor actor a Forest Whitaker por "El último rey de Escocia". En 2010 fue el turno de Mo'nique por "Preciosa", y Octavia Spencer obtuvo su estatuilla en 2012 por "Criadas y señoras".

La Academia de Hollywood, presidida por Cheryl Boone Isaacs, una mujer negra, ha hecho esfuerzos en los últimos tiempos para que haya más diversidad entre sus miembros, mayoritariamente mayores y blancos. En julio, la entidad extendió invitaciones a artistas negros como David Oyelowo, Gugu Mbatha-Raw o Gary Gray, y recientemente se anunció la iniciativa A2020, cuyo objetivo es diversificar aún más la Academia y animar a la industria a dar más oportunidades a las minorías. Además, la 88ª edición de los Oscar será conducida por el humorista negro Chris Rock.

 

Comentarios