La Provincia
Viernes 26 de Agosto de 2016

El padre Ignacio pidió que se "ablanden los corazones armados" para "reconstruir un país mejor"

"Hay que educar, formar y dar la esperanzas de la vida. Hay que bajar las armas. Las armas son para proteger, no para matar. Y la vida de todos vale muchísimo", aseguró el sacerdote

Tras la multitudinaria movilización del jueves en Rosario en reclamo de más seguridad y justicia a las autoridades locales y provinciales, el popular padre Ignacio aseguró que "hay que reunirse y hablar para ver cómo vamos a hacer. Vamos a acompañar a todos los que hicieron la marcha. No importa si somos judíos, católitos, budistas... Vamos a rezar todos por la paz y la tranquilidad de nuestra ciudad y de toda Argentina".
Además, pidió que "se ablanden todos los corazones que están armadas. Esto significa que bajemos armas, y piensen en la vida. Porque la vida de tu familia y de todos vale mucho".
Y continuó: "Hay que educar, formar y dar la esperanzas de la vida. Hay que bajar las armas. Las armas son para proteger, no para matar. Y la vida de todos vale muchísimo".
Por último, afirmó: "Nos tenemos que unir todos, sin religiones, ni políticas. Es importante reconstruir un país mejor entre todos".