El País
Martes 25 de Julio de 2017

El dólar pegó otro salto ayer y se acerca a los 18 pesos

La divisa cerró a $ 17,89 en la city porteña, impulsada por una demanda feroz. Los bancos públicos salieron a frenar al mayorista.

El precio del dólar volvió a trepar ayer y cerró 17,89 pesos en la city porteña. La fuerte intervención de la banca pública en el mercado, sobre el final de la jornada, no frenó la cotización en las casas de cambio aunque contuvo temporalmente el valor en el mercado mayorista.

Operadores aseguraron que la demanda de divisas no cede, lo cual impulsa el precio del dólar, que sumó más de 1 peso en lo que va del mes. El viernes pasado, la moneda norteamericana había trepado 20 centavos en la city porteña ante una fuerte presión compradora de cara al fin de semana.

El dólar comenzó ayer la rueda financiera con tendencia alcista, a $ 17,70, y con el correr de las horas la ganancia fue mayor en medio de un mercado que impulsa la dolarización de carteras. Así, finalizó a $17,89, cifra que ya se ubica por encima de lo estimado por los analistas consultados por el Banco Central.

Es que según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de junio difundido por la autoridad monetaria, "los pronósticos del nivel de tipo de cambio nominal promedio mensual esperado para los próximos 6 meses de 2017 se ubica entre $ 16,50 y $ 17,80".

Con una fuerte volatilidad, el segmento mayorista también operó con subas ayer, aunque la intervención de entidades financieras estatales borró el aumento sobre el cierre y logró que la moneda estadounidense finlaizara prácticamente estable a $ 17,43.

"Sobre el final de la rueda, el Banco Provincia descargó órdenes de ventas por 50 millones de dólares e hizo retroceder más de 20 centavos el precio de la divisa, que quedó apenas un centavo por encima del cierre del viernes", mencionó un operador de cambio porteño.

Las empresas del sector agroexportador vienen volcando dólares, ya que liquidaron más de 448 millones de dólares durante la semana pasada.

De hecho, devaluación del último mes, junto al efecto alcista de pronósticos sobre problemas en la cosecha estadounidense, alentaron un veranito en la cotización de los granos, que los productores aprovecharon para vender mercadería. Hasta hace algunas semanas, el nivel de retención era muy importante.

La soja, pese a una baja en el mercado internacional, se mantuvo firme en Rosario en $4.250 la tonelada. Incluso no se descartaban mejoras de $50 según el volumen. Participantes no tradicionales ofrecían hasta $4.350 por lotes importantes. El que sí ajustó en baja fue el de la nueva cosecha con entrega en mayo, que se ubicó 254 dólares la tonelada.

Según el informe semanal de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), entre el 17 y el 21 de julio las compañías que integran esas entidades liquidaron la suma de 448.331.782 millones de dólares. El monto es un 11 por ciento más que hace un año.

Además, las empresas puntualizaron que el monto liquidado desde comienzos de año hasta el 21 de julio ascendió a 13.097.601.958 millones de dólares.

Gustavo Quintana, de PR corredores de Cambios. señaló que "la leve suba que registró el dólar ayer respecto del nivel alcanzado el viernes pasado no parece responder a un ajuste espontáneo del mercado luego de un período de alzas importantes sino más bien a una estrategia de regulación oficial que contó con la ayuda de la banca pública para acotar la evolución de los precios".

En el circuito paralelo, el dólar superó por primer vez los 18 pesos, al venderse a 18,05 al cierre.

Los tipos de cambio implícitos en las operaciones bursátiles –el dólar llamado "contado con liquidación" y el dólar bono– operaron en la zona de 17,50 pesos.

Se trató de una jornada de negocios atípica y con alta volatilidad, en la que el billete, que había llegado a transarse a $17,66 (20 centavos arriba de su cierre previo) en los grandes negocios mayorista, se hundió más de 20 centavos en apenas unos minutos.

Efectos
La suba de más del 10 por ciento que experimentó el valor del dólar en dos meses tiene su efecto en la economía real. El más directo es el traslado a precios, en una economía acostumbrada a indexarse por la cotización de la divisa. La mayoría de las consultoras privadas anticipan que la inflación de julio medirá entre el 1,5 por ciento y 2 por ciento. El precio de los combustibles, a través de un acuerdo sectorial, está también parcialmente ligado al tipo de cambio.

Otro impacto que preocupa al gobierno es que se licúe el poder de compra de los créditos hipotecarios ajustados por UVA que comenzaron a brindar los bancos públicos y privados.

Por ejemplo, un crédito de 1,6 millones de pesos hace dos meses equivalía a 100 mil dólares, hoy a menos de 90 mil dólares.

Fuente: La Capital