El País
Viernes 09 de Junio de 2017

Lo echaron por acoso sexual a una compañera e igual deberán indemnizarlo

Sucedió en la provincia de Mendza. La víctima aseguró que le hizo propuestas indecentes y le apoyó sus partes íntimas. El juez estimó que la empresa erró en los formalismos al momento del despido.

Un hombre fue despedido de una empresa alimenticia bajo el argumento de haber acosado sexualmente a una compañera de trabajo. Pese a esto, recibirá una importante indemnización según determinó la Justicia laboral.


Según relató el demandante, el 1 de diciembre de 2002 ingresó a trabajar a la sociedad anónima Cashuati, dedicada a la preparación de conservas y radicada en General Alvear, provincia de Mendoza. Estuvo varios años bajo la dirección del presidente de la empresa, hasta que a fines de enero de 2015 le comunicaron verbalmente que iba a ser despedido.


Los patrones y el empleado comenzaron a intercambiar cartas documentos, donde estos primeros alegaron que había acosado sexualmente a una compañera. El trabajador negó los hechos e inició una demanda laboral contra la empresa reclamando más de 300 mil pesos, detallando que la empresa no hizo ninguna investigación para verificar los hechos que le acusaron y que la presunta víctima no realizó ninguna denuncia penal.


Desde la sociedad anónima contestaron en el expediente laboral dando mayores detalles sobre el hecho. Presuntamente, el día en que fue despedido la víctima se acercó llorando hacia los propietarios asegurando que el despedido le había hecho propuestas de contenido sexual e indecente.


La mujer declaró y aseguró que todos los días, durante un mes, el empleado le decía cosas como "dame un beso", "qué linda estás" o "qué vas a hacer esta noche". La gota que rebalsó el vaso fue el día del despido, cuando la compañera aseguró que el hombre se acercó por detrás y le apoyó sus partes íntimas en la espalda.


El camarista laboral Dardo Fernández fue quien resolvió el litigio y opinó que la empresa pudo haber considerado razonablemente la causa para generar un despido. Sin embargo, agregó que en el intercambio espistolar desde la empresa no lo justificaron. "El contrato que uniera a las partes se disolvió por el despido directo sin justa causa formulado de manera verbal por la demandada", opinó el magistrado.


Finamlente, se hizo lugar parcialmente a la demanda y ahora la compañía deberá pegar una suma de poco más de 100 mil pesos más intereses al denunciante.


Fuente:Diario UNO