El País
Viernes 11 de Agosto de 2017

"No quiero ver más a mi mamá", la desesperada súplica de una nena de 10 años

Valentina, que vive con su papá, afirma que cuando visitaba a su madre, ésta la maltrataba y permitió que su novio la manoseara. Escribió una carta a la gobernadora Vidal pidiéndole ayuda.

Valentina Ledesma es una nena que tiene 10 años y vivió un calvario. Es que la nena, que vive con su papá, recibió maltratos de parte de su mamá en reiteradas oportunidades cuando iba a visitarla y hasta permitió que fuera abusada sexualmente por la pareja de su progenitora. Por esto ahora tiene temor de volver a verla, aunque un juez dictaminó que la pequeña se reencuentre con su mamá.

Familiares y amigos de la nena de 10 años acusan al juez Jorge Daniel Williams, a cargo del Juzgado de Familia N° 6 de La Matanza, de hacer caso omiso al derecho de la menor de no querer volver a ver a su madre, con quien la Justicia intenta una revinculación, pese a que en el expediente consta que la menor fue maltratada y abusada sexualmente.

"Se trata de una causa penal en trámite en la que está denunciada la madre y su pareja", explicó la abogada del padre de Valentina, Angélica Francioso.

El juez Williams fue denunciado por sus anteriores equipos interdisciplinarios para un jury.
Embed

"Yo no quiero ver más a mi mamá. No quiero sufrir más", escribió la nena en una carta de puño y letra a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y que en las últimas horas se viralizó en Facebook a través del grupo "Niños en riesgo".

Lejos de un debido proceso judicial, "la causa está llena de irregularidades que vulneran los derechos de la niña, sometiéndola y revictimizándola una y otra vez", afirmó Francioso.

La abogada denunció que: "A pesar de los informes de los profesionales y del conocimiento de la exposición de Valentina víctima de abuso, el juez no ha tomado ninguna medida de resguardo hacia la menor. Todo lo contrario", denunció la letrada.

En tanto, Miguel, padre de Valentina, subrayó que "la menor terminó esta semana dos veces en una guardia hospitalaria por el estrés que le genera toda esta situación. Le escribió la carta a Vidal, siente que es su último recurso", dijo preocupado por la integridad psicológica de la pequeña.

En la causa -que ahora está en la Cámara de Apelaciones- la menor declaró que durante las visitas su madre la golpeaba, le dio alcohol, la hacía dormir en el medio de la cama entre ella y su pareja -que la manoseó y llegó a bajarle el pantalón-. Todo esto hace que Valentina hoy le tenga pánico a su mamá y no quiere volver a verla.