Política
Domingo 28 de Febrero de 2016

El Papa le pidió al presidente Macri que trabaje para la unidad de los argentinos

La reunión en la biblioteca privada del Palacio Apostólico duró apenas 22 minutos. Fue una audiencia privada a agenda abierta, que fuentes vaticanas definieron como "protocolar, sobria y seria".

El presidente Mauricio Macri visitó ayer al Papa Francisco en el Vaticano, en la primera audiencia tras el cambio de gobierno, y en la que el pontífice le pidió trabajar por la unidad de los argentinos y luchar contra la pobreza, el narcotráfico y la corrupción en el país.

La reunión, que duró 22 minutos, se realizó en la biblioteca privada del Palacio Apostólico, en una audiencia privada a agenda abierta que fuentes vaticanas definieron como "protocolar, sobria y seria".

Macri señaló que se trató de "dos viejos conocidos porteños que se encuentran en otra etapa de sus vidas" y donde Francisco le transmitió su preocupación por la pobreza, el narcotráfico y la corrupción en el país y lo exhortó a trabajar por la unidad de los argentinos.

Pese al gesto adusto con el que el Papa saludó a Macri en su llegada al encuentro, el Vaticano destacó "los cordiales coloquios" que mantuvieron ambos al subrayar que eso expresa "el buen estado de las relaciones bilaterales entre la Santa Sede y la República Argentina".

En su reporte de audiencias, la Santa Sede especificó que en la reunión trataron "temas de mutuo interés, como la ayuda al desarrollo integral, el respeto a los derechos humanos, la lucha a la pobreza y al narcotráfico, la justicia, la paz y la reconciliación social".

Macri señaló, en conferencia de prensa tras el encuentro, que invitó a Francisco a visitar su país natal, al que no volvió desde que fue designado Papa pero que este le dijo que no podía este año pero que lo hará "lo antes posible", sin estimar fecha.

El presidente le ofreció también al Papa recibir en el país a los refugiados de Siria que huyen de la violencia terrorista del grupo extremista Isis y de la guerra civil de ese país y colaborar con la asistencia humanitaria a través de los Cascos Blancos, organización dependiente de la Cancillería nacional.

Macri reveló que en su charla de 22 minutos con Francisco le expresó su "preocupación por unir a los argentinos y dejar atrás los rencores" y que el pontífice le pidió que "no dude enfrentar los problemas graves de fondo que tiene la Argentina" como el narcotráfico y la corrupción.

"Para mí fue el contacto de dos viejos conocidos, como hacíamos cuando estábamos frente a la plaza de Mayo y yo era jefe de Gobierno porteño y él me recibía" en su despacho, acotó.

Sin comentario
Macri también dijo estar "contento" porque sabía que "cuando necesitemos un apoyo de él lo vamos a tener" pero no dio respuesta a la consulta del periodismo sobre si habían dialogado respecto del rosario que el Papa le envió a Milagro Sala, detenida en Jujuy, acusada por supuesta defraudación al Estado.

Macri también relató que Francisco "habló de la importancia de recuperar la cultura del trabajo en el país, algo que nosotros estamos pregonando".

Respecto de la situación del desarrollo económico y social del país y "en términos de consejo", sostuvo que "el Papa me dijo que tenga paciencia, que no dude enfrentar los problemas graves de fondo que tiene la Argentina, y señaló al narcotráfico y la corrupción, que hace mucho daño destruyendo oportunidades para el que menos tiene".

Macri llegó acompañado por su esposa, Juliana Awada, quien lucía la tradicional mantilla negra que marca el protocolo vaticano para las audiencias papales y fue la única que recibió una gran sonrisa de parte de Francisco, que además le regaló dos rosarios bendecidos.

Asimismo, la comitiva que acompañó a Macri y saludó al Papa estuvo integrada por los gobernadores Alfredo Cornejo (Mendoza), Juan Manuel Urtubey (Salta) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego), funcionarios del gobierno y el embajador ante la Santa Sede Rogelio Pfirter.

Comentarios