Santa Fe
Lunes 17 de Octubre de 2016

El Papa recibió al arzobispo Arancedo, en el Vaticano

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), arzobispo José María Arancedo, destacó este lunes la "relación madura" entre el gobierno de Mauricio Macri y la Iglesia, y remarcó que ese vínculo "está como debe estar" y se basa en la "autonomía y cooperación que le hace bien a las dos partes", tras una reunión que la cúpula de la CEA mantuvo con el papa Francisco en el Vaticano.

"Fue una reunión muy productiva, lo vi muy bien y entusiasmado", aseguró Arancedo luego del encuentro de 40 minutos que mantuvo en el Palacio Apostólico del Vaticano con el pontífice, junto al resto de los integrantes de la comisión ejecutiva de la CEA: el arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Mario Poli; el arzobispo de Salta, Mario Cargnello; y el obispo de Chascomús, Carlos Malfa.
Allí, los obispos le reiteraron al Papa "el deseo de recibirlo en Argentina", según informó la CEA en un comunicado, y le regalaron una escultura del Cura Brochero, que fue canonizado el domingo en el marco de una ceremonia multitudinaria en la plaza San Pedro.

El encuentro de la cúpula de la Iglesia argentina con Jorge Bergoglio se dio apenas 48 horas después de la "buena reunión" que el Papa mantuvo durante una hora con el presidente Mauricio Macri el sábado en el estudio anexo al Aula Paulo VI del Vaticano.
Embed

En ese marco, y tras hablar del tema con el papa Francisco, Arancedo destacó la "relación madura y positiva" entre el Gobierno y la Iglesia. "Creo que la relación está como debe estar. Con autonomía y cercanía, cooperación. Sin mezclar tampoco una cosa con otra, porque hay que saber distinguir para unir", enfatizó Arancedo y agregó: "Se trata de una relación responsable, seria y madura que espero que sea útil para toda la Patria".
Embed

Durante el encuentro, la cúpula de la Iglesia argentina recorrió con el obispo de Roma "temas internos de la CEA, como la parte pastoral, evangelizadora y misionera, que es su gran preocupación" y se conversó sobre las iniciativas llevadas adelante en las distintas diócesis y comunidades del país el marco del Año Santo de la Misericordia que convocó Francisco. Para los obispos, el encuentro con el exarzobispo de Buenos Aires fue "fraterno y animado" y destacaron la "alegría y el espíritu" con el que fueron recibidos.

Comentarios