santafe
Sábado 06 de Febrero de 2016

El PJ santafesino, las internas y la búsqueda de un proyecto

El jueves se definió que los comicios se unifican con los nacionales y se harán el 8 de mayo. Lista por consenso o elecciones, el debate que ya comenzó

En pleno remezón por la fractura partidaria nacional, el peronismo santafesino empezó a mover sus fichas en el tablero la semana que pasó, en pos de definir el calendario electoral que determinará no solo el recambio de sus autoridades sino el rumbo político de la principal fuerza opositora en la bota de aquí a 2019, cuando vuelva a tener chance de recuperar la poltrona de la Casa Gris resignada hace ocho años a manos del Frente Progresista.
La puesta en escena formal se desarrolló el jueves en la sede del PJ, en la céntrica calle Crespo. En la histórica casona estuvieron reunidos miembros del Consejo Ejecutivo y de la Junta Electoral partidaria, entre otros, José Luis Freyre, Hugo Puchetta, Alejandro Rossi, Mario Lacava y Eduardo Toniolli.
Los cabildeos peronistas no se agotan en la mera formalidad del recambio dirigencial. Por estas horas, referentes históricos como Luis Rubeo, Armando Traferri, Omar Perotti y Agustín Rossi también mueven alfiles y pergeñan estrategias en el damero justicialista con vistas a los posicionamientos a adoptar -lo más orgánicamente posible tratándose de parámetros pejotistas- frente a las administraciones macrista y frentista.
En un hito institucional inédito, a la estructura política con mayor vocación de poder en la Argentina desde su fundación hace 70 años le toca jugar desde el llano el rol de oposición tanto en la Nación como en la provincia. Un dato para nada menor teniendo en consideración que por tradición histórica es el traje que más apretado le queda al partido del General, acostumbrado a tutearse con el ejercicio del poder.
 José Luis Freyre, titular del justicialismo vernáculo, ya avisó que dará un paso al costado y que solo pretende dejar un “partido fortalecido”. Y en esa línea aparece como el principal fogonero de una lista de unidad que evite la confrontación electoral del 8 de mayo próximo, fecha confirmada por el presidente de la Junta Electoral partidaria, Facundo Olivera. “En el sondeo que hice entre varios dirigentes, la mayoría está de acuerdo con buscar una lista de unidad. Es la mejor forma de garantizar que la mayoría esté representada por la conducción”, postuló Freyre cuando concluyó la reunión entrada la noche del jueves en Santa Fe.
Aunque otras voces partidarias tocan otras teclas en la sinfonía peronista. Como el diputado Luis Rubeo y el senador Armando Traferri, que consideran a los comicios como el método más adecuado para “legitimar” a la conducción que sucederá al venadense al frente de la casona de calle Crespo. Y Perotti, tras sus sorprendentes y descollantes performances electorales de 2015 prefiere navegar por las aguas de la cautela, tal vez basándose en aquella máxima de que equipo que gana no se toca. “Omar está totalmente abocado a su tarea en el Congreso, no a opinar sobre la interna del PJ”, se escuchó decir en cercanías del exintendente rafaelino, tal vez midiendo los tiempos y tomando nota de los convulsionados y cambiantes pulsos políticos.
De dicotomías a atomizaciones
“La derrota de las elecciones nacionales transformó un peronismo dicotómico en un peronismo atomizado”, define con agudeza Traferri en diálogo con La Capital. Para el senador por San Lorenzo, “había un peronismo que veía en CFK la posibilidad de continuar en el poder; el otro peronismo está en el interior de la República, en los departamentos, en las ciudades y en los pueblos, y no se identificaba con el estilo y con algunas de las políticas” de la expresidenta.
Desde esa lógica, Traferri analiza que el PJ “hoy inicia una etapa política desconocida para sus dirigentes y es ni más ni menos que asumir el rol de la oposición, tanto a nivel nacional como provincial por primera vez en la historia, rol que debe asumir con la responsabilidad que el momento amerita. Y no es cierto que no se pueda asumir una oposición responsable, una oposición constructiva que nos permita crecer como sociedad sin renunciar a nuestros principios. De hecho, los senadores justicialistas lo llevamos a la práctica en nuestra provincia y la sociedad nos reconoció con sus votos”, ejemplifica. De cara al proceso electoral que se avecina, el presidente del bloque justicialista en el Senado provincial impulsa a colegas que define en términos futboleros como “sub 50 y con mucha trayectoria”, como Danilo Capitani (San Jerónimo) y Rubén Pirola (Las Colonias). “Esos dirigentes son los que van a tener que hacer el esfuerzo para reorganizar y darle al Partido Justicialista la modernidad que está reclamando la sociedad”, vaticina con la mente ya puesta en las internas.
El expresidente de la Cámara baja y actual diputado Luis Rubeo conversa con la corriente impulsada desde el Senado más de lo que se conoce, y admite públicamente “no tener diálogo” con el senador nacional y excandidato a la gobernación Omar Perotti. “Hay que salir de la lógica de las conducciones «de acuerdo» que han sido a mi juicio la verdadera resultante de las derrotas de los últimos años. Por lo contrario, la elección interna moviliza, evita la imposición de candidatos que son digitados desde Buenos Aires y por sobre todas las cosas permite que quienes sean elegidos por el voto de todos los afiliados no solo se constituyan en una conducción legal sino que también será legítima”, sentenció Rubeo.
El legislador rosarino consideró además “muy importante que el Consejo Ejecutivo haya fijado una fecha para la elección interna, lo que habilita a todos los afiliados que tengan la intención a poder presentarse para ocupar los distintos cargos partidario, tanto en el nivel local, departamental como provincial. Yo vengo sosteniendo desde hace mucho tiempo en la necesidad de que los peronistas tengamos un partido que funcione con un criterio moderno, que sepa comprender los cambios que la sociedad ha experimentado en las últimas décadas”, remató.
Desde la perspectiva del “kirchnerista” Movimiento Evita, el concejal rosarino Eduardo Toniolli juzgó al ser consultado por este diario que “lo más trascendente es que discutamos la cuestión de fondo: cómo construimos desde el peronismo una oposición frontal y sin dobleces a las políticas de ajuste y entrega nacional que expresa el macrismo en estos dos meses de gestión. Si el peronismo no está con los trabajadores y con las víctimas del desguace del Estado, no tiene razón de ser”. 
El edil remarcó que “en la reunión del Consejo Nacional y en la del Consejo Provincial nuestro sector planteó lo mismo: hay que establecer un cronograma electoral, para que el que tenga voluntad y cumpla con los requisitos se presente, y después, en ese marco, hacer el máximo esfuerzo posible para construir la unidad de los que sostenemos la necesidad de construir un Frente Para la Victoria con el PJ como columna vertebral, y claramente opuesto al neoliberalismo”, concluye Toniolli.
Así las cosas, en el peronismo santafesino el juego de poder recién comienza y el debate que se avecina –con o sin internas- trasciende el mero recambio de una cúpula política por otra.

Fuente: La Capital / Por Marcelo Carné

Comentarios