Ovación
Miércoles 22 de Abril de 2015

El resultado está antes de cualquier análisis

Colón sigue sin mejorar en el plano futbolístico pero tomó aire con su segundo triunfo para esquivarle al descenso

El nuevo campeonato de Primera División ya consumió un tercio, con muchos entrenadores que fueron quedando en el camino. El primero que inició ese trayecto con un golpe de timón tras la línea de cal fue Colón. Luego de la derrota contra San Lorenzo se fue Mostaza Merlo y a pesar de que se tiraron muchos nombres de sucesores, la realidad indicó que la difícil situación económica obligó a los dirigentes a poner en esa silla eléctrica a Javier López. El Alemán consideró que estaba ante la posibilidad de su vida de crecer en un puesto ingrato donde perder un par de partidos es sinónimo de fracaso.

La premisa desde su asunción fue darle volumen de juego al Sabalero, intentar que a partir del buen trato de balón se recupere una identidad que supo tener el equipo en años anteriores. El primer escollo fue poner en forma física a todos los jugadores que llegaron, la mayoría de largas inactividades. Y su objetivo se alcanzó en cuentagotas. Fueron tramos de esos nueve cotejos donde cosechó 10 unidades (37,03%), algo que le alcanza para ocupar el puesto 27 en la tabla de promedios y estar dos partidos arriba de los que hoy estarían perdiendo la categoría (Crucero del Norte y Nueva Chicago).

Cuando querer no es poder
Si algún hincha de Colón pretende ver a su equipo de mitad de tabla para arriba el pensamiento partirá desde el fanatismo y la irracionalidad. Es que sin faltarle el respeto a nadie de los que se entrenan a diario para ser mejores, la consecuencia de lo que pasa en cada cancha del país hay que empezar a encontrarla en el inicio del camino, sin dejar de opinar y pensar con el diario del lunes.

Colón armó un equipo donde no pudo poner, en un principio por los altos costos, futbolistas que tengan jerarquía de Primera. Trajo jugadores grandes en edad, con largas inactividades y el consiguiente problema que ello acarrea. A los que pelearon por no descender y se bancaron jugar en el ascenso no los rodearon como para hacer de esta campaña algo mejor. El propio Javier López sabe que los resultados van de la mano si pretende completar el año en el banco. 

Pero también es imposible aspirar a algo mejor sin materia prima. La defensa deja dudas, el mediocampo no contiene, marca poco. Los laterales se proyectan en cuentagotas. Cuando tiene la pelota no sabe cómo administrarla. Volvió Alario pero la línea de ataque no recibe juego. En ese contexto los 10 puntos tienen un valor casi supremo a esta altura.

Comentarios