santafe
Miércoles 23 de Diciembre de 2015

El río avanza en Colastiné Sur y los vecinos reclaman asistencia

Preocupación. La mayoría de las familias que viven cerca del club de Caza y Pesca dejaron sus viviendas. Los lugareños compraron arena, tierra y bolsas para proteger las defensas. Piden trabajar en conjunto con el municipio

Este miércoles en el Puerto local el Paraná registraba una marca de 5,11 metros y sigue creciendo, aunque según las estimaciones de los expertos el pico estaría llegando a fin de año. La preocupación de los vecinos también aumenta y sobre todo los que viven a la vera del río como los de Colastiné Sur o la Vuelta del Paraguayo. En el caso de los primeros, hay autoevacuados y exigen la asistencia del Estado municipal y también provincial; mientras que en el otro sector, ya son 11 las familias evacuadas en las viviendas construidas en el ingreso al barrio.
El martes a la noche los vecinos de Colastiné Sur decidieron reunirse en la vecinal para evaluar la situación y ver qué podían hacer para enfrentar la crecida. La zozobra tenía que ver con cómo subió el agua en pocas horas. Un ejemplo claro es el agua que cubrió en un lapso corto el camino de ingreso al club Santafesino de Caza y Pesca. Allí, muchas familias decidieron autoevacuarse y otras aún permanecen en sus viviendas por miedo a que les sustraigan sus pertenencias. 
En la reunión decidieron juntar plata para comprar tierra, bolsas y arena para cubrir los lugares más críticos de las defensas y donde necesitan una intervención urgente porque se observan filtraciones. “En la zona se comenzaron a ver filtraciones. El club de Caza y Pesca ya tiene cortado el ingreso y fue una sorpresa porque el río creció mucho en pocas horas. Estamos esperando que se acerquen asistentes sociales y médicos de la Municipalidad para ver la situación de esas familias y ayudarlos. Mientras tanto nosotros seguimos juntando bolsas, arena y tierra, es decir todo lo que sirva para la defensa. Por eso pedimos que las autoridades se acerquen y nos ayuden”, explicó a Diario UNO, Marcela Fernández, presidenta de la vecinal.
Esta vecina confirmó que el municipio ya construyó diez módulos para alojar a las familias afectadas, pero hasta el momento no están ocupadas. “Nos preocupa la situación sanitaria, y la asistencia que no llega. Todo lo estamos haciendo entre los vecinos porque realmente estamos muy preocupados y sobre todo no tenemos información. Nos juntamos el martes a la noche y también hoy (por este miércoles) y pusimos plata para comprar arena, tierra y bolsas, pero lo que nosotros podemos aportar son granitos cuando nos paramos y vemos la extensión de la defensa. Por eso pedimos ayuda y asistencia del gobierno. Hacemos lo que podemos y está a nuestro alcance, pero necesitamos la presencia del Estado”, agregó Fernández.
La vecinalista aseguró que Colastiné Sur desde 1998 no se inunda y al respecto amplió: “Hace 17 años que el barrio no se inunda por agua de río. Se afecta la zona que está por afuera de las defensas, pero Colastiné en sí, no. Entonces creemos que el municipio debería tomar los recaudos necesarios, rectificar la defensa y tener la misma predisposición y buena voluntad que tenemos nosotros para protegernos y más ahora que fue declarado patrimonio cultural”, expresó.

En Santa Fe
En la zona de la Vuelta del Paraguayo la situación está más controlada y monitoreada por las autoridades municipales. Con ayuda de la Asociación Civil Un Techo para la Argentina, trabajadores municipales y estudiantes avanzados de Arquitectura preparan prototipos de viviendas prefabricadas para albergar a las familias que viven fuera del anillo de defensa, y que necesiten evacuarse en un lugar seco y seguro. En estas condiciones son 11 las familias (27 personas mayores y 13 menores) que se ubicaron en estos módulos que cuentan con agua potable, electricidad, asistencia social, sanitaria y médica.
La ubicación concreta es a pocos metros del Yacht Club sobre el camino de acceso a Alto Verde, en el sector sur del ingreso a la Vuelta del Paraguayo. Este miércoles eran siete las ocupadas, y dos estaban ya en condiciones de recibir a las familias, mientras tanto –en distintas etapas– se levantaba el resto con el fin de completar las 40. La postal se completaba con médicos, asistentes sociales, albañiles, trabajadores municipales, ingenieros y funcionarios que iban a venían, tratando de cumplir con el objetivo y así ganarle al avance del río.

Comentarios