Santa Fe
Martes 03 de Enero de 2017

El sueño de una estudiante se desvaneció en una estafa

Cristina Puente es una de las víctimas del fraude que involucra a la empresa Maros Turismo, con la que había contratado un viaje a México

Cristina Puente, una joven de 27 años, relató los pormenores que atraviesa luego de haber confiado en los servicios que la empresa Maros Turismo incumplió. Al igual que un importante número de casos que se están dando a conocer, la estafa afecta a personas que tenían pautados sus viajes en las próximas fechas.

Embed

Puente, que tenía fecha de partida con destino a México este martes 3 de enero, vio frustrado su sueño el lunes por la tarde al recibir el llamado de un familiar que alertaba sobre lo que estaba pasando en la agencia ubicada en Obispo Boneo y 1º de Mayo.
En ese momento, el relato sobre el cuadro que se vivía en las puertas de la agencia afectó tanto a la joven como a su madre. "Me dicen que no dejaban entrar a la gente, que había policías y gente llorando diciendo que nos habían estafado", afirmó la consultada.
A medida que las personas se acercaban al lugar, la teoría sobre la estafa iba ganando fuerza, mientras que los hasta entonces clientes reclamaban explicaciones a los responsables. " No nos abrían, no nos daban explicaciones, la poca gente que pudo entrar de prepo recibió como explicación que la empresa mayorista la había estafado", contó sobre el episodio que la llevó a descompensarse.

maros 4


El costo y la facilidades, el imán

Luego de buscar opciones para poder viajar al destino con el que había esperado por mucho tiempo, en agosto Puente decidió contratar los servicios que ofrecía Maros Turismo. El bajo costo y la posibilidad de realizar el pago con tarjeta de crédito la convencieron.
El viaje consistía en cinco noches en Cancún y otras cinco en Playa del Carmen con régimen all inclusive, con aéreo incluido desde Rosario. "Ese paquete hasta el 3 de agosto se ofrecía a 2.010 dólares. Estaba en una supuesta promoción donde tenías que pagar 799 dólares para hacer la reserva de los aéreos", relató la damnificada.
Embed


Puente, quien trabaja como profesora de patín y es estudiante de arquitectura, recurrió a sus familiares más cercanos para poder abonar la parte que correspondía al pasaje. "Nunca había salido tan lejos, salvo a Paraguay y Uruguay en una ocasión. Pero era un sueño, aparte soy estudiante de arquitectura y quería conocer las ruinas y un poco de su cultura", explicó.
En su caso, el medio usado fue la tarjeta de crédito pero la joven aseguró que hubo pasajeros que abonaron el total en efectivo. "Pagué cinco cuotas del supuesto aéreo, que eran los 799 dólares. No sé que pasó aún con eso", asegura la víctima. En total se usaron tres tarjetas diferentes para empezar a saldar la diferencia. Si bien el pago no se completó, ahora restará contactarse con las empresas de tarjetas para conocer el monto que se alcanzó a abonar.

maros 3


Sin embargo, la particularidad que llamó la atención de Puente es que las operatorias no se realizaban en la sede de la empresa. "Todo se hacía por correo, no era obligación acercarse a la empresa porque ellos no tenían posnet. La excusa de ellos fue que le pasaban la tarjeta al mayorista que operaban", contó sobre los manejos que esgrimían desde Maros.
A menos de diez días de la fecha de partida hacia lo que sería una travesía de ensueño, la empresa no se contactaba para brindar los datos en torno a la partida. "Nunca me ponen el número de vuelo, ni el que tengo que tener para emergencias. Absolutamente nada –relata Puente–. Yo me cansé de llamarla porque era 30 de diciembre y a mí nadie me decía cuándo salía ni a qué hora". Luego de insistir en contar con la información, la joven recibe los detalles sobre la partida vía correo electrónico el último jueves de diciembre, en el que aseguraban que la fecha de salida era el martes 3 de enero, a las 20, desde la terminal de Santa Fe en las plataformas 1 y 2.
En tanto que el vuelo que la llevaría a destino, partía desde el aeropuerto internacional de Rosario a la 1.39 de la madrugada. "A todo esto no nos dieron voucher, nada, solo unos papeles impresos con lo que podíamos llevar o no", agregó indignada Puente. La empresa se justificó bajo el pretexto de que el operador mayorista, que supuestamente sería de Rosario, no le había brindado la información.

Comentarios