santafe
Miércoles 24 de Febrero de 2016

El temporal provocó severos daños en refugios de animales

En Sauce Viejo, el refugio El Ángel y la Gloria sufrió la inundación del predio. SOS Caballos padeció la falta del suministro eléctrico

Las instalaciones del refugio El Ángel y la Gloria así como el predio con el que cuenta la organización SOS Caballos, sufrieron las consecuencias del temporal que el pasado viernes afectó a una importante fracción del territorio santafesino.
El Ángel y la Gloria, dedicado al cuidado de perros, está ubicado en el barrio Jorge Newbery, perteneciente al distrito de Sauce Viejo. El episodio del viernes no fue el primero que le tocó vivir a esas instalaciones. Sin embargo, en esta ocasión generó la inundación del terreno.
“Fue tan fuerte el temporal que nos afectó más que en otras ocasiones, pero cada vez que llueve, el refugio se inunda”, relató Gabriel Piedrabuena, presidente de Dignidad Animal al momento de dar un panorama sobre el estado del predio.
En esa línea explicó que se trata de un lugar que carece de desagües, por lo que los integrantes de la asociación no cuentan con la posibilidad de lograr la evacuación del agua. Sumado a esto, el espacio cuenta con un declive hacia el fondo, lo que dificulta aún más el escurrimiento provocando la inundación del refugio.
“Hemos hecho zanjas para que el agua salga por adelante pero no resultó exitoso ya que no hay desagües convenientemente trabajados”, sostuvo Piedrabuena.
El refugio de canes no ha sido el único afectado, ya que el predio que posee la organización SOS Caballos también sintió los efectos del temporal. La tormenta cortó ramas, tiró árboles y dejó sin energía el predio durante cinco días. “Para llenar los tambores de agua y bañarlos con el calor ha sido terrible”, aseguró Cristina Pagani, cabeza de la organización y agregó que la mayoría de los animales se encuentran lastimados.
Además bloqueó el predio, con árboles y postes que impidieron el normal acceso al lugar. “Está bien que se trata de cuestiones meteorológicas que no se esperan pero en el caso de tener animales en recuperación perjudica en todo sentido, ya que se pierden las pasturas, los rollos y estamos necesitando todo tipo de ayuda”, aseveró la referente.
El temporal también provocó que los techos de los boxes se aflojaran, es por esto que se necesitan voluntarios para poner en condiciones el predio. “Nos estamos defendiendo como podemos, pero económicamente estamos mal por la cantidad de animales maltratados que tenemos”, sostuvo Pagani que no dudó en calificar el momento que le toca atravesar como uno de crisis.
SOS Caballos está trabajando con un total de 25 animales de los cuales la mayoría tiene lesiones muy complicadas. “Hay uno incluso, al cual le falta el vaso completo, otros que están muy flacos y desnutridos. Habrá dos o tres en un estado que no insume tiempo”, detalló la defensora de los equinos al mismo tiempo que reiteró la necesidad de contar con voluntarios para que colaboren en el mantenimiento de los animales y del predio.

Trabas
Las limitaciones son varias para las dos organizaciones abocadas a la defensa de los animales. El ingenio es el factor común al que los proteccionistas deben acudir.
En el caso del refugio para perros, continúan con la limitación de no contar con una fecha exacta para el traslado del espacio, el cual había sido un compromiso de la gestión comunal anterior. “Por lo tanto no podemos trabajar en una construcción definitiva, porque sabemos que en algún momento hay que irse”, adelantó el referente de la organización. Por lo que invertir recursos para revertir la situación de las instalaciones es visto como una pérdida, tanto de tiempo como de dinero.
El nuevo gobierno convocó a los integrantes de la organización para manifestarles la intención de trasladar el refugio donde se había acordado con la gestión anterior. Sin embargo, al día de la fecha no hay novedades. “Ni siquiera ido al lugar para tratar de planificar como sería la construcción”, explicó Piedrabuena al mismo tiempo que agregó que el en terreno, además de ser inundable, nunca se realizaron trabajos de nivelación. Pero también dijo que sus dimensiones tampoco alcanzan para albergar los 75 animales que habitan en el predio actual.
“Hay que pensar en un depósito para alimentos, otro para herramientas, un baño y cocina para el cuidador. Es algo más que construir caniles”, destacó el referente de Dignidad Animal quien todavía está a la espera de la concreción de las obras.
En el caso de la entidad que preside Pagani, la preocupación se centra en la falta de recursos económicos y de voluntarios para poder afrontar la recuperación de todos los equinos que son retirados de las calles, lo cual es un proceso que demanda meses. 
En el caso de que el animal presente un cuadro de desnutrición demandará seis meses de asistencia, siempre que mantenga una buena dieta y no haya dificultades climáticas que los afecte. La mayoría de los animales presentan cuadros de anemia, por lo cual se hace más difícil recuperarlos si son expuestos a factores externos como el intenso calor o la falta de buena pastura. “Lleva mucho tiempo recuperarlos, más si presentan daños físicos”, subrayó la defensora de los equinos.

Comentarios