Ovación
Domingo 20 de Diciembre de 2015

El último que fue el primero

Marcelo Ferraro oficializó su candidatura a pocos días del cierre de listas. Pero eso no le impidió obtener un triunfo categórico con el respaldo fundamental de José Vignatti

Para el común de la gente el nombre de Marcelo Ferraro resultó una sorpresa cuando se supo que este juez ya jubilado de 67 años y que vive en Venado Tuerto sería el candidato a presidente por la lista Lealtad Sabalera, que contaba con el aval de José Néstor Vignatti. Se conocían desde hace más de 20 años, cuando se cruzaron en una cancha del Ascenso en la época que Colón que militaba en la Nacional “B”.
 
Pero la historia de Ferraro con la entidad rojinegra obviamente que venía de larga data. Hace poco le entregaron el carné de socio vitalicio, dado que se afilió a la institución en 1964, antes de que el Sabalero ascienda a Primera División. En la década del 70 integró la lista de Eugenio Marcolín que ganó la elección y, en consecuencia, fue síndico entre 1975 y 1976. Pero en ese momento fue nombrado juez y se trasladó a Venado Tuerto, donde actualmente reside junto a su mujer y sus dos hijos.
 
En las primeras reuniones que mantuvo cuando decidió ser candidato, además de Vignatti, también estuvo presente el expresidente Eduardo Vega, con el cual lo une una relación de amistad. En ese entonces también existían charlas con integrantes del oficialismo, dado que estaba la chance que algunos integren la lista.
 
Pero luego algunas diferencias hicieron que el oficialismo no participe de la elección y que Lealtad Sabalera se integre con hombres de mucha experiencia al frente del club, que le daban chapa a la hora de atraer al votante. Por allí Ferraro no era muy conocido, pero sí Horacio Darrás, expresidente y ahora candidato a vicepresidente; el propio Miguel García Adisse, Enrique Ariotti, José Alonso y por supuesto que Patricio Fleming. Todos ellos con vasta experiencia dentro de la entidad rojinegra.
 

Magdalena, Ferraro, Hilbert y Abraham en el momento de sufragar. Los cuatro lo hicieron al mediodía / Foto: Juan Manuel Baialardo - Uno Santa Fe
 
Como sucedió en la anterior elección cuando se impuso Lalo Vega, nuevamente el candidato que se subió al ring a último momento terminó siendo el vencedor. En aquella oportunidad, Vega dio el sí a pocos días de cerrar el armado de listas y el triunfo fue contundente.
 
En esta ocasión y en virtud de lo descripto anteriormente, Ferraro doblegó a los demás candidatos que venían trabajando con anterioridad, como el caso de Gustavo Abraham y su agrupación que tiene 10 años; el propio Ricardo Magdalena, quien se metió en la arena política hace tres años, y ni hablar de Luis Hilbert, quien con esta elección se presentó en tres oportunidades como candidato.
Pero está claro que aquí no se puede soslayar de ninguna manera la presencia de Vignatti, quien para muchos junto a Ítalo Giménez fueron los mejores presidentes de la historia de Colón. En una oportunidad la palabra de Vignatti volcó una elección en favor de Germán Lerche en 2006 cuando parecía que Abraham sería ungido. 
 

Alejado de la política rojinegra, en los anteriores comicios que se realizaron prefirió mantenerse al margen. Pero ahora volvió al ruedo y pese a no integrar la lista, su figura resultó determinante para el triunfo de Ferraro. Pasan los años, pero la vigencia de Vignatti se mantiene inalterable. En esta oportunidad, supo rodear al candidato con gente experimentada que puede brindar previsibilidad, pero a no engañarse: el gran elector ayer fue Vignatti.

Se impuso en la mayoría
En la previa se avizoraba una elección muy pareja, muy diferente a las dos anteriores que se habían realizado en 2010 (se impuso Germán Lerche) y en 2013 (ganó Eduardo Vega). En esta ocasión con cuatro candidatos, la lógica indicaba que el voto estaría bastante dividido, sobre todo entre dos de las listas.
 
La irrupción de Marcelo Ferraro con el aval de José Vignatti le daba la chance de ser competitivo, más allá de que los otros postulantes venían trabajando desde hace tiempo. Las encuestas previas marcaban una dura contienda entre Ferraro e Hilbert para asumir el mandato que dejaba Víctor Godano.
 
De todos modos, los números finales no arrojaron esta tendencia previa, dado que Ferraro obtuvo un triunfo cómodo e incluso por momentos el segundo puesto que logró Hilbert se vio amenazado por la buena elección realizada por Ricardo Magdalena, quien se ubicó en el tercer lugar del podio.
 
De las 20 mesas habilitadas, el presidente electo se impuso en 16; por su parte Hilbert triunfó en tres mesas (2, 5 y 7) en tanto que en la 15 empataron. Los 465 votos de diferencia a favor de Ferraro se reflejaron en algunas mesas en donde la ventaja fue notoria. Los cómputos extraoficiales (dado que los oficiales fueron informados de manera errónea) indican que Ferraro sumó 1667 votos; Hilbert, 1202; Magdalena, 1047 y Abraham, 413. Esta suma alcanza 4329 sufragios, a los que habría que sumar dos votos nulos, uno en blanco y otro observado. De este modo Ferraro obtuvo el 38%; Hilbert, el 27%; Magdalena, el 24% y Abraham, el 9%.

Comentarios