Policiales
Lunes 20 de Marzo de 2017

Ella perdonó a su ex, el volvió a su casa y le desfiguró la cara

La mujer terminó con el cráneo fracturado y el tabique roto y lo denunció por Facebook.

Los dos se conocieron en 2009. Eran compañeros de trabajo como auxiliares de vuelo y aunque Paola Mascambruni quedó embarazada enseguida nunca llegaron a convivir. Es que los episodios de violencia aparecieron casi tan rápido como había nacido el amor y desde entonces la relación, se convirtió en un laberinto interminable de idas y vueltas.

Sin embargo la primera denuncia llegó cuando el hijo que tenían en común estaba a punto de cumplir los dos años y la reacción del hombre, al enterarse, fue todavía peor. Fue a buscarla a su casa, chocó con el auto la reja de entrada y la amenazó de muerte con un arma. Entonces se activó la red de protección a la mujer y el Juzgado de Familia de Morón dictó una orden de restricción perimetral. "Ellos actuaron rápido, la que hizo las cosas mal fui yo", sostuvo la mujer.

Hizo las cosas "mal" porque volvió a confiar, porque le ganó el amor, o la culpa y le dio al padre de su hijo una nueva oportunidad. Eso fue en mayo del año pasado pero la reconciliación en armonía sólo duró cinco meses. Para octubre, el hombre violento que había prometido tantas veces cambiar, había vuelto en su peor versión.

El jueves pasado, publica TN.com.ar, fue el día que Paola creyó que no iba a poder sobrevivir. Habían quedado en encontrarse y él apareció vestido con ropa nueva para la ocasión. Le preguntó entonces: '¿Qué pasa, no me decís nada de lo lindo que me puse para vos?'. Ella se rió pero para él, no fue gracioso.

La encerró en su casa y durante las siguientes tres horas se dedicó a pegarle. "Me desnudó. Me agarró de los hombros y con mi espalda rompió una ventana. Me pegó patadas y piñas en todo el cuerpo, intentó ahorcarme", contó la mujer que todavía lleva encima las secuelas de ese momento.

Mientras no dejaba de pegarle le decía que la iba a matar. Y ella se lo creía, sentía que ese era su final. Pero en un descuido de su captor logró agarrar las llaves, salir y con él pisándole los talones se trepó a la reja y saltó hacia el otro lado. Así escapó, toda ensangrentada y llena de miedo, y así la rescataron sus vecinos. Ahora sabe que necesita ayuda y por eso compartió su historia en las redes sociales. "No voy a parar hasta hacer justicia", escribió.
Embed