santafe
Martes 19 de Abril de 2016

Emergencia hídrica: cesó el alerta por lluvias fuertes y los ríos continúan en descenso

Según el Servicio Metereológico Nacional no se pronostican precipitaciones intensas para lo que resta de la semana. El río Paraná está en baja y el Salado registra 30 centímetros menos desde que alcanzó su pico. El Gobierno de la Ciudad continúa con la asistencia a las familias evacuadas y con la supervisión permanente de las estaciones de bombeo, las defensas y los reservorios.

Este lunes por la mañana, en el Centro de Operaciones del Gobierno de la Ciudad, la secretaria de Comunicación y Desarrollo Estratégico, Andrea Valsagna, brindó información actualizada acerca del estado de la capital provincial en el marco de la emergencia hídrica. En este sentido, anunció que el Servicio Metereológico Nacional emitió el cese del alerta por precipitaciones intensas para la región y, ademas, que los niveles de los dos ríos que bordean la ciudad están en bajante: El Salado bajó 30 centímetros desde el lunes pasado cuando llegó a su pico y hoy está en 6,15 metros en Santo Tomé; en tanto que el Paraná retrocedió a 6,06 metros. 
“Las previsiones son alentadoras. Comienza a evidenciarse una mejora climática lo cual nos permitirá salir del punto más crítico de la emergencia hídrica, con los dos ríos en alturas extraordinarias y persistentes lluvias”, sostuvo Valsagna y completó: “debemos esperar que el fenómeno de El Niño termine de impactar en la ciudad para hacer la evaluación completa de los daños que ha causado. El intendente ya pidió a los equipos técnicos que comiencen a analizar el impacto en la red vial, tanto en calles como en rutas y puentes, además del resto de la infraestructura, a lo que hay que agregar el daño en el arbolado público. Y por supuesto, hay que ver también el daño en las viviendas afectadas, que en todos los casos están fuera de las defensas o en zonas de riesgo hídrico”. La secretaria explicó que para establecer el impacto económico de este fenómeno “debemos esperar que la lluvia nos de una tregua y que los ríos vuelvan a niveles normales”. 
Familias afectadas
En relación a los evacuados, siguen siendo 218 las familias ubicadas en ocho refugios municipales. Estas 791 personas fueron afectadas por la crecida de los ríos Paraná, Salado o las lluvias. “La cifra se mantiene estable desde los últimos días. De acuerdo a las previsiones del Instituto Nacional del Agua, el Paraná permanecerá en niveles altos durante, al menos, todo abril; por tanto, tendremos familias evacuadas un tiempo más”, explicó Valsagna. 
En este sentido, vale destacar que el Gobierno de la Ciudad continúa brindando asistencia social y sanitaria, con atención médica para atender casos especiales; además de contar con un dispositivo especial de seguridad. También se realizan actividades recreativas y educativas para los niños. Además, se presta asistencia a las familias de la Vieja Tablada que están autoevacuadas en el lugar y no quieren trasladarse al Refugio. En coordinación con el Ministerio de Salud de la Provincia, se han dispuesto operativos especiales de atención de emergencias para la zona de la Costa. Además, con el apoyo de personal y equipos del Ejército se continuaron las tareas de construcción de nuevos módulos en El Bañado y de ingreso a zonas de difícil acceso en el distrito de la Costa. 
Sistema de bombeo 
En cuanto al sistema de bombeo, la funcionaria del Gobierno de la Ciudad confirmó que "todas las estaciones están activas y funcionando correctamente según el protocolo establecido. Además, realizamos controles de manera diaria y sistemática de todo el sistema que es fundamental para Santa Fe”. A su vez, se mantiene el monitoreo permanente de las defensas de la ciudad y, tal como se realiza periódicamente pero intensificadas desde la declaración de la emergencia hídrica, se realizan tareas de mantenimiento y rectificación de zanjas y cunetas en diferentes barrios de la ciudad. Los trabajos, que se desarrollan con especial énfasis en las zonas más críticas, se llevan a cabo con camiones desobstructores y el trabajo coordinado de más de 30 cuadrillas de empleados municipales. El objetivo primordial de disminuir el riesgo de acumulación de agua y garantizar el ingreso y egreso de vehículos. 
En este contexto, resaltó que “hemos detectado en estos días obstrucciones en algunos desagües, en algunos casos con colchones, pero en otros incluso con bolsas de arena". Al mismo tiempo señaló que “advertidos de esta situación se realizaron las denuncias correspondientes” y recordó la importancia del compromiso de los vecinos para cuidar entre todos el sistema de protección contra inundaciones de la ciudad.

Comentarios