mundo
Martes 15 de Marzo de 2016

Emiratos Árabes Unidos financia estudios para hacer llover en el desierto

La tecnología que se usa consiste en inyectar una sustancia química a la atmósfera desde una aeronave para estimular la condensación de agua y la formación de nubes, con la esperanza de que así llueva sobre una de las zonas más áridas del mundo.

El Programa de investigación de los Emiratos Árabes Unidos para la Mejora de la Lluvia ofrece 5 millones de dólares, que serán compartidos entre tres grupos de investigación, con el objetivo de garantizar el preciado líquido en el Golfo, una zona con tan solo 100 milímetros de lluvia al año y altos niveles de evaporación por las temperaturas.
"El programa garantizará el suministro de agua de los EAU a largo plazo y apoyará la innovación para alcanzar soluciones a futuro que mejoren la seguridad del agua en la región y el mundo", dice el director del programa Alia Al Mazroui.
El equipo de Alemania, liderado por Volker Wulfmeyer, director del Instituto de Ciencias Físicas y Meteorológicas de la Universidad de Hohonheim, tratará de encontrar los mejores lugares para estimular las nubes. El equipo japonés, bajo la dirección de Musataka Murakami, investigador de la Universidad de Nagoya, intentará desarrollar nuevos algoritmos para identificar las nubes con mayor probabilidad de ser sembradas con éxito. Y el de Emiratos Árabes, liderado por Linda Zou, del Instituto de Ciencia y Tecnología Masdar, trabajará con nanotecnología para acelerar la condensación y buscar nuevas alternativas a las sales y dióxido de carbono que son utilizados tradicionalmente durante el proceso.
Al Mazroui explica que para estimular las nubes se requieren 72 horas de preparaciones y condiciones meteorológicas apropiadas. Una vez dadas, los pilotos sobrevuelan a 2.500 metros sobre la superficie para alcanzar las nubes y luego inyectan una mezcla de cloruro de potasio, cloruro de sodio y cloruro de calcio. “Esas sales atraen vapor de agua e incrementan el tamaño de las gotas que caen sobre la tierra", dice el experto.
El programa está gestionado por el Centro Nacional de Meteorología y Sismología, perteneciente al Ministerio de Asuntos Exteriores. También cuenta con la colaboración de la NASA y el Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas de Estados Unidos, en Boulder (Colorado).

Por: Redacción Medio Ambiente

Comentarios