santafe
Domingo 08 de Mayo de 2016

En 10 días comenzará a bajar el precio de las primeras verduras

En el marco de la peor catástrofe de la historia de la zona, los productores avanzan en el trabajo de la tierra. Mañana llegará ayuda provincial para los suelos.

La situación es dramática aún para numerosos pequeños y medianos productores del cordón hortícola santafesino. Se llevaron el peor efecto de las lluvias aquellos que viven día a día, semana tras semana, de lo que logran cultivar y vender. Sin billetes que los alivien debajo del colchón, algunos aguantan los meses que les quedan hasta que llegue el tiempo de cosecha con la venta de herramientas a los pares que se encuentran en condiciones apenas mejores.
Luego de ese frágil eslabón de la cadena, el más sufrido, también los consumidores aguardan con ansias que vuelva a ingresar en el mercado la producción local, para que bajen los precios exorbitantes de frutas y verduras que forman parte de los hábitos y costumbres en los hogares de la región y que hoy cotizan en alza por provenir de otras provincias y por el inmutable juego de la oferta y la demanda.
Dentro de una semana a 10 días aseguran los productores que pueden comenzar a bajar los precios, con el ingreso de mercadería local en las verdulerías. La achicoria y la rúcula serán las primeras en salir a escena, si las condiciones climáticas se mantienen estables y las lluvias se relegan en los pronósticos en el corto plazo.
En diálogo con Diario UNO, el presidente de la Sociedad de Quinteros de Santa Fe, Guillermo Beckmann, brindó estos últimos datos y explicó que “para todos los demás tipos de verduras, como acelga, remolacha, brócoli y coliflor, va a estar complicado entre dos y tres meses todavía”. “Esperemos que el tiempo acompañe y se puedan seguir preparando las tierras. La gente está trabajando como puede. Algunos manualmente; otros, con caballos; porque hay zonas donde los tractores todavía no pueden entrar. Además, las napas todavía están muy arriba”, acotó.
Recién en la última semana la mayoría de los productores pudo remover mejor la tierra, en algunas zonas no de la manera más adecuada, pero en un escenario en el que muchos de ellos están desesperados por volver a sembrar lo antes posible.
“Igual se está sembrando en algunos lugares, aprovechando el sol, con la ayuda de agroquímicos y utilizando todo lo que tenemos a mano, con un grave problema, que es el económico. El productor ya no tiene resto, porque venimos desde febrero con esta situación. Hubo unas pocas semanas en el medio con ventas y luego todo fue gasto tras gasto”, dijo Beckmann.
Hoy la ayuda estatal es imprescindible para sostener con vida al sector. En ese sentido, el presidente de la Sociedad de Quinteros anticipó que mañana llegará asistencia del gobierno provincial que servirá para el mejoramiento y la preparación de los suelos: “La verdad es que la provincia reaccionó rápidamente. Si bien no será la solución definitiva para esta situación, porque para eso se necesitaría mucho más dinero, harán un aporte de cuatro millones de pesos para ayudar a alrededor de 400 productores del cordón hortícola de Santa Fe y de algunas otras zonas que están produciendo”. En concreto, se entregarán “bolsas de úria para fertilizar la tierra”.
“Toda ayuda es muy bienvenida. La provincia acudió muy rápido y además tenemos conversaciones diarias e incluso los funcionarios están gestionando junto a nosotros y a la Came (Confederación Argentina de la Mediana Empresa) para que lleguen recursos de la Nación –señaló Beckmann y aclaró– Desde febrero estamos pidiendo asistencia al Gobierno Nacional y todavía no tenemos respuesta, al menos desde nuestro sector”. 
El peor momento
“Hemos pasado muchos momentos difíciles, pero este es el más complicado de los últimos años. Hay productores que están vendiendo sus herramientas para subsistir”, contó el presidente de la Sociedad de Quinteros.
Y se explayó en los motivos que angustian en la actualidad a su sector: “A toda nuestra situación por las lluvias se sumó el aumento de los combustibles, que para nosotros tiene un impacto enorme también. Todos nuestros insumos se cotizan en dólares, así que con lo que vale hoy el dólar se nos perjudicó muchísimo. Todo se nos hizo más difícil. El nuestro es un sector muy precarizado y, sin embargo, estamos en la mesa del consumidor a diario”.
Con relación a esto último y para describirlo en su total dimensión, Beckmann sacó calculadora y apuntes: “Nuestro cordón provee a todo el centro norte de la provincia de Santa Fe. Para entender con un ejemplo: hace unos 10 días, el cajón de 15 kilos de zapallitos costaba entre 80 y 100 pesos. Hoy, que se trae de Salta, el mismo cajón cuesta 600 pesos. Saquemos cuentas”.

Comentarios