santafe
Sábado 18 de Abril de 2015

En Alto Verde los sueños también se fabrican en bloque

La puesta en marcha de un microemprendimiento cambió la vida de una familia que habita en ese barrio. Una historia de empuje, perseverancia y trabajo que merece ser destacada

Poner en marcha un microemprendimiento siempre es sinónimo de esfuerzo, dedicación y empuje; sobre todo si detrás de esos conceptos está alguien que tuvo que hacerle frente a las adversidades por falta de recursos. Tal es el caso de José Villalba, un vecino de Alto Verde que consiguió comprar –tras meses de capacitación y ahorro– una máquina bloquera que hoy le está ayudando a fabricar sus sueños a futuro.
El hombre, que vive en la manzana seis del mencionado barrio, tiene 38 años y ocho hijos, y se formó en el oficio en un taller de capacitación que otorgó Fundación Manos Abiertas (la misma que le ayudó a construir su vivienda hace tres años atrás, de la mano del Proyecto Uno x Uno, Uno + Uno), el cual realizó “con la esperanza de buscar una oportunidad que le permitiera salir adelante”.
Cabe destacar que antes de encontrar esta posibilidad, José salía todos los días con su carro y su caballo a recolectar materiales reciclables para su posterior venta, una acción que aún hoy realiza por las mañanas con el fin de juntar fondos para comprar los insumos que le permitan hacer crecer su microemprendimiento.
Y es que si bien el entusiasmo es el eje principal de la actividad que lleva adelante José junto a su esposa Marcela y la colaboración de dos amigos del distrito costero, Ariel y Exequiel, las dificultades que conllevan el inicio de una apuesta no escapan a la realidad de este santafesino.
 “Por el momento solo cuento con la bloquera, pero estoy tratando de juntar dinero para comprarme una hormigonera que es lo que me haría falta para acelerar los procesos”, mencionó el hombre, al tiempo que comentó que actualmente realiza la mezcla en forma artesanal, con una pala y un balde.
“Para nosotros sería una gran posibilidad poder comprar esa herramienta en cuotas, pero como no tenemos recibo de sueldo, nadie nos financia”, dijo y aclaró que por tanto, al momento están financiando el proyecto con lo que cada uno puede aportar de las respectivas “changas” que realiza, aunque mencionó que están analizando la posibilidad de comenzar a pedir a pedir una entrega (a modo de seña) a quienes le encomienden tareas, para poder crecer en la producción.
“Ahora nos reservaron varios pedidos, pero a todos no les podemos dar respuesta inmediata por la carencia de fondos para la compra de insumos. Pero estamos convencidos de que de a poco, vamos a ir creciendo, porque nuestra idea es cumplir con todos”, dijo José Villalba, al tiempo que afirmó: “Estamos muy contentos con la repercusión que estamos teniendo. En el barrio no hay nadie más que se dedique a esto y realmente a la hora de construir la utilización de bloques es buena, por lo que se ahorra en costos”.
En ese contexto, el hombre detalló que dicha diferencia se debe a que un bloque en una edificación representa lo mismo que tres ladrillos.

Tomado como modelo
“Cuando nos propusimos dar herramientas para que las familias puedan empezar a caminar solas hacia un futuro mejor, estábamos pensando en este tipo de logros. ¡Estamos felices y orgullosos!”, publicaron en su sitio de Facebook los referentes de la Fundación Manos Abiertas cuando dieron la noticia a la comunidad del logro que había tenido José cuando alcanzó a comprar la bloquera y poner en acción su mininegocio propio.
La publicación se viralizó en cuestión de horas, de la mano de internautas que acompañaron sus compartidos con mensajes de felicitaciones para el hombre y su actividad, la cual fue tildada como ejemplificadora para los vecinos de Alto Verde.
Para finalizar, vale destacar que quienes quieran contactarse con José y Marcela (está encargada de los pedidos) para encargarle algún trabajo puede hacerlo a través del celular: 15 5062-854.

Loreley Durá / Diario UNO
 

Comentarios