Ovación
Lunes 07 de Marzo de 2016

En búsqueda de respuestas

Los dirigentes están muy preocupados por las últimas actuaciones del equipo y es por eso que dialogarán con Darío Franco para analizar este presente futbolístico y buscar soluciones

El presente futbolístico de Colón inquieta a los dirigentes que evidenciaron una marcada preocupación luego de lo que fue la tercera derrota consecutiva y con goleada que sufrió el equipo (ante Independiente en Avellaneda). Existe malestar dentro del seno de la comisión directiva y algunos ya no le dan crédito a Darío Franco. Observan que el entrenador se viene equivocando en varias decisiones que tomó y además no entienden el bajo nivel futbolístico de algunos jugadores que hasta hace algunos partidos eran figura y hoy caminan la cancha.
 
 El caso más paradigmático es el de Alan Ruiz, por quien los directivos manifestaron públicamente el deseo de adquirir su pase. Además la lesión de Yamil Garnier (rotura de ligamentos cruzados anterior de la rodilla izquierda –ver aparte–) es otro síntoma del momento que está atravesando el Sabalero.
El ex-Sarmiento de Junín estará seis meses afuera de las canchas y en consecuencia el cuerpo técnico y los directivos evaluarán la posibilidad de contratar un marcador central. Para eso elevarán una nota la AFA para que los habilite y luego deberán salir al mercado con el aval del Órgano Fiduciario.
 
No es fácil conseguir ahora un defensor que llegue con rodaje futbolístico como para que se sume al plantel y juegue en lo inmediato. Colón no tiene alternativas en la zaga central ya que además de Germán Conti e Ismael Benegas, los otros dos que puede incluir en esa zona son Lucas Landa, quien hace casi un año que no juega luego de sufrir la rotura del tendón de Aquiles, y Luis Castillo, a quien el entrenador considera que es más útil como zaguero que como lateral, pero la realidad indica que prácticamente no jugó en esa posición.
 
 
Está claro que por el momento la continuidad de Franco no está en duda, más allá del descontento de algunos directivos, dado que se avecinan dos semanas claves en lo deportivo y es por eso que no hay demasiado tiempo como para tomar decisiones impactantes como sería la ida del técnico.
 
Pero está claro que el Clásico será un punto de inflexión para Franco y él lo sabe. De allí que es tan importante el partido ante River para cortar esta racha y llegar al cotejo frente a Unión con mejor ánimo para afrontar un partido que será clave para todos en Colón.
 
Habitualmente se dice que para que un equipo funcione debe existir armonía entre los jugadores, el cuerpo técnico y los directivos. Sin embargo, en los últimos tiempos la cuestión dirigencial no está nada bien en Colón. Las diferencias que surgieron y que las expresó públicamente José Vignatti continúan latentes y sin vías de solucionarse.
 
Y sin dudas que estos desencuentros no ayudan al momento futbolístico del equipo. Es verdad que los directivos no salen al campo de juego pero la falta de sintonía hace también que el clima interno no sea el mejor. Por lo cual deberá solucionarse a la brevedad, aun cuando eso sea difícil de lograr.
 

En menos de tres meses surgieron diferencias demasiado importantes y es por eso que la semana pasada existió una reunión, aunque no estuvieron presentes todas las partes, por lo cual no sirvió de mucho ya que no se pudieron limar las asperezas. En principio, esta semana (podría ser el miércoles) está previsto que se lleve a cabo una reunión de comisión directiva para intentar acercar las partes. Por el bien de Colón sería lo más lógico, anteponer a las cuestiones personales para dar lugar a lo más importante que es justamente la vida institucional. 
 
El panorama deportivo
Luego de la derrota frente a Independiente, el plantel rojinegro retomó los entrenamientos por la tarde en el predio con la cabeza puesta en el encuentro frente a River que se jugará el domingo, a las 20. Si bien Franco manifestó cierta conformidad por lo que fue el rendimiento del equipo en el segundo tiempo, la realidad indica que es muy factible que existan cambios para recibir al Millonario.
 
Uno de ellos será el ingreso de Ismael Benegas en lugar de Garnier y no se descarta la chance de que salga del equipo titular Diego Lagos, para el ingreso de Nicolás Silva o en su defecto para incluir un mediocampista (podría ser Adrián Bastía).

Comentarios