Santa Fe
Miércoles 29 de Junio de 2016

En el hospital Cullen el invierno se enfrenta sin gas en varias salas

Reclamo. La concejala Marcela Aeberhard denunció que la calefacción eléctrica no alcanza y que faltan frazadas. El director del nosocomio dijo que las condiciones no son las ideales pero que se da respuesta a las demandas

En el hospital José María Cullen el frío se siente. Desde el año pasado el servicio de gas natural está cortado en distintos sectores y se recurrió a distintos sistemas eléctricos de calefacción. La concejala Marcela Aeberhard ingresó un proyecto para que la Municipalidad haga gestiones ante el Ministerio de Salud para solicitar la resolución del problema. También se reunió con el defensor del Pueblo por el tema. Por su parte, desde el nosocomio reconocieron el problema pero aseguraron que, si bien las condiciones no son las ideales, se da respuesta a las necesidades de los pacientes y de los trabajadores.
La edila recorrió el hospital ubicado en avenida Freyre 2150 y pudo constatar los problemas que se originaron a partir del impacto de las bajas temperaturas. "En las salas 5 de Urología, 6 de Cirugía general de Hombres, 7 de Cirugía general de Mujeres, 8 de Cardiología y la sala de Hemodinamia hace más de un año que no hay gas, así que se calefacciona con caloventores que no dan abasto. Además los pacientes se tienen que bañar con calefones eléctricos que tampoco alcanzan a calentar bien el agua por la demanda; y el sistema eléctrico tampoco aguanta esas demandas las 24 horas del día", analizó Aeberhard, del bloque Unamos Santa Fe.
La concejala se mostró consternada por las condiciones en las que deben enfrentar su recuperación los pacientes y en las que desempeñan sus tareas los trabajadores. "El lugar es una heladera. En época de enfermedades respiratorias no se puede pensar que haga frío en el lugar en el que se interna a las personas", evaluó y agregó: "El personal tiene muy buena predisposición pero no pueden trabajar bien así".
En ese sentido, contó que habló con personal del área de enfermería y que le indicaron que ni siquiera cuentan con frazadas suficientes ya que la compra de las nuevas está demorada. "Están pidiendo frazadas y estufas. Están apelando a la buena voluntad de los santafesinos, a la solidaridad. Mientras nos cuentan del Cemafé y del nuevo Iturraspe, lo básico que es tener calefaccionado un hospital que asiste al centro y norte de la provincia no se logró", analizó. Y agregó: "Después de recorrer el hospital nos reunimos con el defensor del Pueblo, Luciano Leiva, para encontrar algún mecanismo que permita agilizar el tema".
Respecto a los trabajadores, explicó que "también lo sufren" y que han acumulado una gran cantidad de reclamos por la situación. Respecto a la opinión de los pacientes y sus familiares, comentó: "La gente está cansada porque hasta que estos reclamos no llegan a la prensa o a alguien que se hace eco, no pasa nada".
Por último remarcó: "Esto no es falta de plata sino de gestión. No faltan recursos". Y, a modo de ejemplo, dijo que el personal le comentó que la falta de frazadas se debe a que está demorada la compra prevista para este año.

La respuesta

El director del hospital Cullen, Pablo Poletti, explicó a Diario UNO que el problema del suministro de gas se originó el año pasado cuando un vecino llamó a Litoral Gas y la empresa decidió cortar el servicio. A partir de eso se iniciaron obras para remodelar el sistema de distribución del viejo edificio y, según relató el funcionario, se comenzó a habilitar el suministro en las distintas salas.
"Hubo que hacer planos nuevos y una importante reforma de la instalación y las medidas de seguridad como rejillas, todo lo que se solicita habitualmente", recordó Poletti y añadió: "Ya tenemos aprobada y habilitada el área de quirófanos y los espacios comunes. Ahora estamos trabajando en las salas 6 y 7 pero tenemos el ala norte sin suministro de gas".
El director del hospital reconoció que la situación es compleja. "No estamos trabajando idealmente pero los calefones eléctricos funcionan y se hizo el cálculo operativo de cuántos se necesitaban por sala. Algunas cuentan con dos calefones y otros con uno solo. Además se hizo toda la instalación para poder colocar los caloventores", detalló.
De todas maneras reconoció que la situación se profundizó en estas últimas semanas porque las temperaturas fueron más bajas que durante la temporada invernal del año pasado. "También hay que tener en cuenta que el año pasado todos los aparatos eran a estrenar y ahora ya llevan un año de uso. A su vez, este año, tuvimos que reforzar el tendido eléctrico porque se nos había sobrecargado", explicó y dijo que aún no es posible establecer fechas en las que se finalicen todas las obras que se necesitan para lograr que Litoral Gas haga la reconexión.

Atención a las personas

Poletti reconoció que las condiciones no son las ideales ni para los pacientes ni para el personal pero hizo hincapié en que cada vez que se hace el reclamo en alguna sala porque se ha roto algún elemento para la calefacción se lo reemplaza lo antes posible. Además negó que no alcancen las frazadas, aunque sí dijo que se espera que se finalice el proceso administrativo para la compra de 400 frazadas más.
"Más allá de que el hospital brinda al personal el desayuno y la merienda, hemos comprado pavas eléctricas para cada sector. A medida que vemos que en algún espacio hace falta otra estufa, vamos comprando un caloventor o bien un aire acondicionado frío/calor para que solucionemos el problema también en verano", manifestó.
Y acotó: "No estamos trabajando en las condiciones ideales pero creo que la mayoría del personal puede dar fe de que nos hemos preocupado de que tengan las mejores condiciones posibles. Sabemos que con las bajas temperaturas no es fácil calefaccionar los pabellones que están construidos hace casi 100 años, con techos muy altos. Esta es la contingencia que nos toca vivir y estamos dando todas las soluciones que están a nuestro alcance".
En relación a la denuncia por el faltante de frazadas, el funcionario dijo que no es verdad que los pacientes deban llevar la suya. "Hay una gestión de compra que no está demorada sino que los oferentes no tuvieron en tiempo y forma las características de las frazadas para poder hacer el concurso de precios que es obligatorio a este nivel. Nosotros tenemos que ser lo más transparentes posibles porque el dinero es de todos los santafesinos", dijo.
Y resaltó: "Frazadas hay pero queríamos reforzar porque, con las bajas temperaturas, hay pacientes que van a necesitar dos por cama. Por eso se hizo una compra mayor a la que se hace anualmente. Pero no tuvimos, en la dirección, ninguna queja de algún familiar que se haya tenido que llevar su propia frazada".
Finalmente, aclaró que si algún paciente tiene necesidad de más ropa de cama debe solicitarla y se realizarán las gestiones para darle una respuesta. En tanto, Aeberhard confió en que desde la Defensoría del Pueblo, el Concejo y la Municipalidad se logren las gestiones necesarias ante la cartera de Salud para dar una solución al problema.

Comentarios