Tarifazo
Viernes 26 de Agosto de 2016

En el interior del país también se podrá participar de audiencia pública por el gas

El Gobierno habilitará sedes para que se asista de manera virtual a la discusión del 16 de septiembre

Desde el interior del país se podrá participar de la audiencia pública por la tarifa del gas. El Enargas deberá habilitar sedes en distintas ciudades para que, en forma virtual, los ciudadanos que no residen en la Capital Federal puedan involucrarse en la discusión del 16 de septiembre próximo en La Usina del Arte.

La medida busca "promover una efectiva participación ciudadana con alcance federal, garantizando a los usuarios del servicio de gas natural de las distintas regiones del país la posibilidad de expresar las distintas opiniones y propuestas sobre las cuestiones puestas en consulta", explica el Ministerio de Energía en la resolución 163 -E/2016, publicada hoy en el Boletín Oficial y firmada por el titular de la cartera, Juan José Aranguren.

Tras remarcar que el Enargas ya ordenó a su Departamento de Tecnología de la Información "habilitar una herramienta informática para facilitar la participación virtual" en la reunión que se llevará a cabo en el edificio de Caffarena 1, la cartera indicó que ahora "deberán disponerse mecanismos para la participación simultánea de usuarios e interesados correspondientes a cada una de las Áreas de Servicio comprendidas en las Licencias de Distribución de Gas".

"A tal efecto, el Enargas deberá habilitar sedes que cuenten con herramientas tecnológicas para su conexión con la sede dispuesta para dicha audiencia en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en las siguientes ciudades y para el Área de Servicio que en cada caso se indica", añade la disposición.

Las ciudades donde se podrá participar son: Concordia, en la provincia de Entre Ríos; la ciudad de Córdoba; la ciudad de Mendoza; la ciudad de Neuquén; Río Grande, en la provincia de Tierra del Fuego; Rosario, en la provincia de Santa Fe; la ciudad de Salta y Santa Rosa, en la provincia de La Pampa.

Fuente: La Nación.

Comentarios