Santa Fe
Martes 04 de Octubre de 2016

En la ciudad de Santa Fe hay 8.707 viviendas sociales sin escriturar

Los datos fueron suministrados a Diario UNO por la Secretaría de Hábitat en el marco de la implementación del programa de escrituración de viviendas Fonavi

De acuerdo a datos suministrados oficialmente, en todo el territorio santafesino hay alrededor de 53 mil viviendas sociales sin escriturar. En tanto, en la ciudad de Santa Fe hay 11.660 viviendas, de las cuales 2.953 ya están escrituradas y 8.707 por escriturar. Similar situación se da en Santo Tomé donde el Estado a lo largo del tiempo ha construido 1.684 soluciones habitacionales, y de esa cantidad 368 están escrituradas y 1.298 por escriturar.

Lo cierto es que el panorama se repite en toda la provincia, ya que, entre otros motivos, por muchos años el criterio estatal imperante fue que la escritura se entregara una vez saldado el pago total de la propiedad. Por este motivo, a principios del mes de agosto se lanzó el programa de Escrituración de Viviendas Fonavi, buscando dar posesión definitiva de sus propiedades a vecinos de edificios y complejos construidos en diferentes etapas.

Embed

En diálogo con Diario UNO, el secretario de Estado del Hábitat, Diego Leone contó que el objetivo es llegar a las 40.000 escrituras al finalizar la gestión en 2019, y que para ello se han trazado diferentes acuerdos.

"Nuestro plan es hacer todas estas escrituras, y para eso necesitamos herramientas. Una fue una reforma interna, la otra los convenios externos, y el trabajo con las localidades. Porque también para hacer los convenios necesitamos que las comunas nos manden a nosotros los legajos. Por eso internamente estamos generando toda la normativa para allanar el camino", explicó.

El funcionario sostuvo que la provincia posee "un déficit enorme" en este particular, fundamentalmente en Santa Fe y Rosario donde están el 60% de las escrituras pendientes, y que la intención con el nuevo plan es continuar y ampliar, lo que se comenzó a realizar desde 2007.

Escrituras.jpg

"Antes, hasta que no se terminaba de pagar el plan no se podía escriturar. Entonces, el mismo sistema terminaba derivando en que no se entregue la escritura. Nosotros lo que hemos cambiado es que se puede hacer con la hipoteca. No con deuda vieja, pero si con saldo a pagar, como con cualquier crédito bancario", indicó.

Respecto de la cantidad de viviendas sin regularizar, manifestó que "es un número monstruoso" y que en parte tiene que ver con que "gestiones de hace muchos años, nunca pusieron la lupa en esto".

"Es un derecho que tiene el ciudadano. Tiene la posesión de la vivienda y no tiene la escritura, y al no tenerla, no se siente poseedor pleno de su vivienda, y esto conlleva una serie de problemas como la falta de apropiación de su casa, o problemas para conformar los consorcios en los edificios", expresó. Entonces, con este sistema no solo se busca que las personas sean titulares de las viviendas, sino también que se conformen consorcios en los diferentes monoblocks y complejos.

Embed

"No solo necesitamos que esté bien la vivienda de cada uno, sino que esté bien el consorcio, que ande el ascensor, los sistemas de bombeo para que haya agua, y los espacios comunes, entre otras cosas", graficó. Para este fin, contó que primero hubo que crear las condiciones para poder encarar el objetivo, y dotar de herramientas al Estado para agilizar las escrituraciones.

En este sentido, mencionó que desde finales del año pasado a la fecha se han logrado entregar más de 1.500 escrituras a santafesinos de distintas localidades, pero como el proceso de regularización implica varias etapas, actualmente, en las diferentes instancias hay "unas 3.000 viviendas más en trámite".

Sobre el proceso

Leone describió la metodología de trabajo del plan de escrituración, y resaltó que a diferencia de lo que se hizo siempre, el nuevo proceso que se está llevando adelante implica que el Estado vaya al territorio y haga una verificación en el lugar de los ocupantes de las viviendas y de la situación de la casa en particular.

"Hay que pensar que en 30 años, los moradores pueden haber cambiado, hay familias que se han desarticulado, personas fallecidas, y entonces, primero se debe clarificar esta situación, y luego también faltan muchas veces planos de mensura que es un requisito obligatorio, por ese motivo también hay un convenio con el Colegio de Agrimensores", graficó, y agregó: "Tratamos de no mover a los vecinos, vamos nosotros al lugar con un vehículo con conexión a internet, a través del cual podemos obtener datos de los familiares, y hacemos todos los relevamientos, chequeamos quién vive en cada departamento, y tenemos un proceso en territorio".

Se actualiza el convenio con escribanos

Hasta este lunes, de acuerdo a la Ley 11.1002, vigente desde 1993, por cada escrituración que se realizaba en la provincia, se cobraban dos pesos para conformar un fondo solidario que permita pagar a los escribanos los honorarios y gastos por la escrituración de viviendas sociales.
Luego de su publicación en el boletín oficial del lunes 3 de octubre, se actualizó por ley el monto, y ya no se trata de una suma fija, sino de un porcentaje del valor de la unidad JUS.

"El Colegio es un intermediario, y por cada escritura recibe dos pesos, con eso se forma este fondo que es administrado por el Colegio, que está a plazo fijo y que genera intereses, que también se vuelcan a ese fondo. Ahora esos dos pesos se reemplazarán por el 3% del valor JUS, que representan 41,50 pesos por cada acto escriturario", contó a Diario UNO, Hernán Manías, contador del Colegio de Escribanos.

En esa línea, para dimensionar la medida, el profesional señaló que con 3.500 escrituras por mes en promedio, a ese fondo han estado ingresando cerca de 7.000 pesos por mes, y que con la modificación impuesta, ese monto estimativamente se elevará a 145.000 pesos mensuales.

En tanto, desde la secretaría de Estado del Hábitat, comentaron que por convenio con el Colegio, los escribanos que hacen la escrituración de casas de planes Fonavi, no cobran un porcentaje sobre el valor de la propiedad, sino un monto fijo que sale del mencionado fondo.

El costo de la escritura según el acuerdo con la institución que reúne a los escribanos es de 2.300 pesos.

Comentarios