santafe
Jueves 06 de Agosto de 2015

En la fiesta de San Cayetano este viernes se celebrará el valor del trabajo

Una nueva festividad del patrono del pan y el trabajo se vivirá este viernes en la parroquia ubicada en Padre Genesio 1644. La procesión será a las 17 y estará encabezada por monseñor José María Arancedo. 

En una nueva fecha conmemorativa de la muerte del patrono del pan y del trabajo, la parroquia San Cayetano espera recibir a los cientos de fieles que a lo largo de la jornada se acercarán para renovar su fe, pedir y agradecer a ese santo.
En esta celebración el lema bajo el cual se lleva a cabo se basa en la valoración del trabajo.
Diario UNO dialogó con el párroco de la iglesia de San Cayetano, Omar Rohrmann, quien explicó que este año se planteó la dignidad del trabajo a la luz de una frase del Papa Francisco: “El trabajo nos da la dignidad, quien trabaja es digno, tiene una dignidad especial, una dignidad de persona. El hombre y la mujer que trabajan son dignos”. 
Rohrmann aseguró que la idea es apuntar a que no se pierda la cultura del trabajo, fundada en el conocimiento de que este santo tiene una impronta social basada en la dignidad del trabajo. “Paz, pan y trabajo, en relación esencialmente a la familia. Qué mayor alegría para un matrimonio, una mujer o un hombre que los hijos puedan reunirse en torno a la mesa a través del fruto de su trabajo, que es ese pan que se ha ganado. Eso da una alegría muy especial al corazón del hombre, por ahí está la idea”, señaló el presbítero.
El lema de la celebración apunta a generar conciencia sobre todo lo que genera el trabajo, rescatando la alegría que este deja a las personas y el cual es fruto de la dignidad.
Consciente de los tiempos políticos que corren actualmente en el país, el presbítero bregó para que en ese sentido, el próximo gobierno cambie un poco la dirección y se retorne a la legitimidad del trabajo.
“Los planes son muy buenos en relación a necesidades puntuales y tienen que estar, pero no ser un estilo de vida, porque eso hasta quita la alegría y vivir sin trabajar no se puede”, manifestó el cura.
Si bien admitió que los subsidios nacen por alguna necesidad y una colaboración por parte del Estado ante aquellos que perdieron su empleo,así como para los sectores que no cuentan con los recursos necesarios, rechazó la posibilidad de seguir alentando este tipo de políticas. 
“No nos podemos dar el lujo de tener una generación futura que pierda la cultura del trabajo, porque se pierde el futuro y se pone en riesgo el mismo país, de ahí un poco la idea”, recalcó el presbítero.
Las celebraciones
Según la programación, el templo oficialmente a través de la liturgia se abrió a las 0, mientras que a las 0.30 se celebró la primera misa. El cronograma continúa con celebraciones a las 7, 9, 10.30, 12.30 y 15. La misa central será a las 17. Ccomenzará con la procesión y será presidida por el arzobispo José María Arancedo. Al respecto, el párroco de San Cayetano aclaró que el recorrido se realizará en algunas cuadras alrededor de la parroquia. Luego habrá misas a las 19, 21 y a las 22.30. Esa será la última celebración del día.
En un mundo donde el concepto de la palabra trabajo ha cambiado drásticamente en los últimos 20 años y en el que las generaciones más jóvenes se insertan en un mundo on  line, la devoción a San Cayetano aún sigue intacta.
Esto se evidencia en la multitud de fieles que a lo largo y ancho del país se movilizan para pedir y agradecer. Rohrmann explicó que San Cayetano tal cual se lo conoce es casi exclusivo de la Argentina. “En Italia, es un santo muy querido sobre todo en Nápoles. Él era del norte de Italia pero termina su vida en Nápoles, donde están sus restos y es muy querido, pero no tiene la impronta social del trabajo como la tiene en el país”.
El objetivo de esta celebración para los anfitriones de casa es recibir a todos aquellos que se acerquen a la iglesia. El párroco valoró la colaboración de los jóvenes que se acercan a contribuir a lo largo de la intensa jornada, en la cual la afluencia de gente es constante. Los factores externos influyen al momento de acercarse, sin embargo el presbítero aseguró que los fieles asisten a pesar de todo.
Sobre la posibilidad de suspender la procesión en caso de lluvias, adelantó que esto dependerá de si llueve (o no) en el momento de realizar la misma. “Los recibimos con las manos abiertas, que vengan con espíritu de oración, para pedir y agradecer. Siempre hay algo para pedir y para agradecer”, manifestó el párroco.
A lo largo de la jornada, un puesto de Cáritas se instalará en la parroquia para recibir donaciones de alimentos no perecederos y ropa en buen estado, que luego serán distribuidos en otros sectores de la diócesis que tienen carencias.

Comentarios