Policiales
Domingo 19 de Junio de 2016

En la provincia, la central 911 recibe un promedio de 4.000 llamadas diarias

Comenzó a funcionar en 2010 y, desde ese entonces, ya se recibieron más de seis millones y medio de comunicaciones. Los datos del sistema de emergencias.

Desde que se creó la central de emergencias del 911, en el 2010, en la ciudad de Santa Fe ya se atendieron más de seis millones y medio de llamadas, con un volumen diario de 4.000 comunicaciones.
El 911 funciona las 24 horas, los 365 días del año, en las centrales de Santa Fe, Rosario y en los centros de despacho que funcionan en las demás ciudades de la provincia. Hay 12 telefonistas y ocho despachantes por turno y en el servicio trabajan suboficiales técnicos administrativos, suboficiales, oficiales del área seguridad como despachantes y en todos los turnos hay supervisores que son oficiales inspectores.
En particular, la central de Santa Fe atiende las llamadas de las ciudades de Santa Fe, Reconquista, Rafaela, Santo Tomé y Esperanza. Los reclamos que se reciben a diario son variados, van desde consultas urbanas, reclamos por el transporte público, siniestros viales sin lesionados hasta la emergencia de seguridad propiamente dicha, que es la referida a robos, accidentes donde se registran heridos o hechos delictivos que necesitan la comisión de un móvil policial.
Jorge Carrera, director provincial de Tecnologías para la Seguridad y Atención de Emergencias del Ministerio de Seguridad, explicó que todas las llamadas convergen en las centrales donde se les da un tratamiento particular a cada una.
"Se abre lo que llamamos una carta de incidencia y se envía simultáneamente a los despachantes de móviles y a la central de monitoreo, mientras tanto el operador sigue recabando información de lo sucedido para poder brindar más detalles a las otras áreas", sostuvo Carrera, quien además destacó que en ningún momento se espera que la llamada finalice para luego enviar el móvil policial sino que mientras el ciudadano brinda información ya se deriva al patrullero que está más cercano al domicilio reclamado.
La gestión provincial de Maximiliano Pullaro al frente de la cartera de Seguridad, que comenzó en diciembre de 2015, puso mucho énfasis en la inversión tecnológica que alcanza a las frecuencias policiales y al 911. "Es fundamental dotar de tecnología a los sistemas que forman parte del ministerio y que tienen relación directa con la seguridad de la gente", sostuvo el ministro.
Asimismo, el funcionario de la cartera de Seguridad indicó que "el 911 debe estar presente en cada casa como el número para llamar ante una emergencia; se debe considerar como una prioridad que todo aquel que esté ante una situación que requiera una intervención policial debe marcar este número y será atendido por profesionales capacitados para orientar su reclamo, a los cuales se los perfecciona constantemente".

Funcionamiento
Los telefonistas que reciben el llamado tipean la carta y la misma se envía directamente al sector de despacho donde los operadores visualizan el lugar del hecho en las pantallas y gracias al GPS, se localizan los vehículos policiales más cercanos al lugar para asignarles dicho destino. Esto permite agilizar la intervención policial y optimizar los recursos.
Al respecto, Carrera detalló: "Cuando recibimos la llamada, los operadores se comunican con los móviles mediante frecuencia policial y les aportan todos los datos brindados por el denunciante a fin de actuar con mayor eficacia y rapidez. Se comisiona a los móviles más cercanos a la incidencia, de acuerdo a los puntos de georreferenciación (GPS) situados en los móviles".
Si bien todas las llamadas que se realizan al 911 son atendidas, no todas constituyen una emergencia. "Muchas de ellas son pedidos de información, o en tenor de broma. Todos los llamados se identifican y el número de quien se comunica queda impactado en los registros de la central", puntualizó el director provincial.
Por este motivo, es muy importante que la persona que llama brinde toda la información completa correspondiente al lugar del hecho, las características físicas de la víctima y de las personas involucradas y todo lo que pueda aportar a la identificación del imputado o la resolución de la emergencia.
Asimismo Carrera agregó: "De las 4.000 llamadas que se reciben en Santa Fe, solo entre un 15 por ciento y un 20 por ciento constituyen una emergencia que necesita la comisión real de un patrullero para resolver una cuestión de seguridad".
"El 80 por ciento u 85 por ciento restante no constituye una emergencia, son comunicaciones de índole urbanas, reclamos sobre el funcionamiento del transporte público, ya sea taxis o colectivos, o simplemente consultando la hora. Esas llamadas deben ser canalizadas a través de centros de atención urbanos que cada municipio disponga", afirmó el funcionario.
"Lo que nosotros siempre pedimos es el uso responsable del sistema, para que podamos priorizar de una forma más eficiente la atención de emergencias en cuestiones de seguridad", aclaró el funcionario.


Comentarios