Policiales
Miércoles 05 de Octubre de 2016

Encontraron ahorcado en Tucumán a cura que denunció a los narcos

Juan Viroche, de 46 años, fue hallado muerto en su casa de La Florida, ubicada a unos 70 kilómetros al este de la capital tucumana. Se aguardan los resultados de la autopsia.

Un sacerdote que en los últimos años realizó varias denuncias contra organizaciones vinculadas con la venta de drogas que operaban en la zona este de Tucumán fue encontrado hoy muerto en el interior de su vivienda y los investigadores procuraban determinar las circunstancias del hecho, informaron fuentes policiales.

Juan Viroche, de 46 años, fue hallada muerto en su casa de La Florida, ubicada a unos 70 kilómetros al este de la capital tucumana, y por el momento se desconocen las causas de su fallecimiento y se aguardan los resultados de la autopsia.

El cuerpo de Viroche apareció en su dormitorio, donde se hallaron sus pertenencias desparramadas por el piso, y según los investigadores a simple vista no tenía signos de violencia, al igual que los accesos a su casa, que ni fueron forzados.

La primera hipótesis afirma que se trató de un suicidio, pero los vecinos dudan de esa posibilidad.

La Justicia ordenó que el cuerpo de Viroche sea sometido a una autopsia para establecer la causa de su muerte.

Los voceros dijeron que, en base a dichos de allegados al sacerdote, éste se había mostrado preocupado en los últimos días, ya que había recibido amenazas a causa de sus constantes denuncias contra bandas dedicadas a la venta de drogas.

Viroche era muy querido por los vecinos, ya que desde hace algunos años se dedicaba a denunciar el accionar de esos grupos y solía pedir en sus misas que todos colaboraran para tener un pueblo sin drogas ni robos.

El fiscal de la IVª nominación Diego López Ávila, dijo a Cadena 3: "Desde el primer momento se lo ha trabajado con la premisa de que se trataba de un homicidio, no de un suicidio. Se dio intervención a Criminalística".

"Lo que se advierte es que en el lugar no había signos de violencia. Había una puerta cerrada y por el lado de adentro estaba como trabado con un mueble", señaló.

Indicó que no se advirtieron otras aberturas cerradas. "Todas estaban cerradas por dentro", dijo.

Agregó que no había signos de que alguien hubiera transformado esta situación para simular un homicidio.

López Ávila dijo que se peritará el celular del sacerdote fallecido.

Una versión habla de que el religioso afrontaba una situación personal (del supuesto embarazo de una joven) lo cual habría motivado el desenlace.

Por su parte, el fiscal Federal de Tucumán Antonio Gustavo Gómez, quien interviene en varias causas por narcotráfico en la provincia, aseguró que Viroche "había pedido su traslado por las amenazas que recibía" y descartó que se haya suicidado ya que "no tenía esa personalidad".

El padre Juan Viroche, en una de sus últimas imágenes en la iglesia de La Florida en Tucumán


Comentarios