Colón
Lunes 07 de Noviembre de 2016

Entre los mejores arranques

La campaña en estas nueve fechas (17 puntos) está entre las más destacadas desde su vuelta a Primera en 1995. En la misma cantidad de jornadas solo es superada por las del Clausura 1997 (21 puntos), y las del Clausura 2009, Apertura 2009 y Final 2014 en donde alcanzó las 18 unidades

Desde aquella vuelta de Colón a Primera División en el año 1995, el elenco sabalero disputó 41 torneos en la máxima categoría del fútbol argentino, y en apenas cuatro de ellos superó los 17 puntos en las primeras nueve fechas, como logró en la actualidad el conjunto que dirige Paolo Montero.

La mejor campaña, trascurrido ese número de jornadas, fue en el Torneo Clausura 1997 bajo la conducción de Francisco Ferraro. Ese equipo finalizó subcampeón con 35 puntos y en los primeros nueve encuentros acumuló 21 unidades producto de seis triunfos y tres empates, manteniendo el invicto.

Las otras tres campañas que le siguen respecto al nivel de efectividad fueron en el Clausura y Apertura 2009 y en el Torneo Final 2014. En esas tres sumó 18 puntos en los nueve cotejos iniciales, producto de cinco triunfos, tres empates y una derrota. En las dos primeras fue bajo la conducción de Antonio Mohamed en donde el Sabalero alcanzó los 34 puntos en ambos torneos. Finalizando el certamen en la 4ª y 3ª posición respectivamente.
Embed

Por su parte, la otra campaña fue la que se realizó con Diego Osella como entrenador y que finalizó con la pérdida de la categoría por parte del elenco rojinegro, que cosechó 30 puntos y se ubicó en la 7ª posición de la tabla.
Por su parte, las otras dos campañas que igualan a la actual se dieron en el Clausura 2000 y en el Apertura 2001. En la primera de ellas Osvaldo Piazza fue el DT y el equipo terminó 3º con 36 puntos en la mejor campaña en Primera División respecto a la cantidad de unidades logradas. En los primeros nueve partidos de ese torneo el Rojinegro había hecho una campaña idéntica a la de ahora logrando cinco triunfos, dos empates y dos derrotas.

La segunda fue el Torneo Apertura 2001 en donde Colón obtuvo 17 unidades en los primeros nueve partidos con cuatro victorias y cinco empates (invicto) siendo el entrenador otro uruguayo, Jorge Fossati. En ese campeonato el Sabalero terminó 4º con 32 puntos.

Por lo cual está claro que lo hecho por Colón en este inicio de torneo es muy satisfactorio en cuanto a los números que están a la par de las mejores campañas del club a lo largo de su historia como se detalla anteriormente.

Pero más allá de no ser el mejor arranque en cuanto a la sumatoria de puntos, esta campaña sí marcó un récord y es precisamente la de los goles en contra. En nueve partidos le marcaron apenas tres algo que no había sucedido nunca. Y ese sin dudas que es un dato para destacar y elogiar de este plantel.

A veces en el fútbol se desprecia a los equipos que defienden y no se toma como un mérito el precisamente saber defenderse que es una parte fundamental del juego, tanto como saber atacar. Saber neutralizar al rival es una virtud y en eso hace hincapié Montero y su cuerpo técnico.
Embed

Es difícil que un equipo sepa defender y atacar y los que consiguen eso se destacan por encima del resto. Este Colón no tiene demasiados goles a favor (ocho) pero le alcanza para superar al rival. Manteniendo el cero en su arco se asegura de sumar y eso sucedió en algunos partidos en donde los delanteros no convirtieron y el bloque defensivo aguantó el resultado.

Incluso es para destacar que en los últimos dos partidos, el equipo sufrió varios contratiempos y aún así no le hicieron goles. Ante Atlético de Rafaela fueron reemplazados Jorge Broun y Emanuel Olivera por lesión y el técnico hizo ingresar a Guillermo Ortiz por Raúl Iberbia para jugar el segundo tiempo.
Eso hizo que Iván Torres termine jugando como lateral izquierdo siendo carrilero. Y en la previa al juego con Arsenal Montero definió que el paraguayo siguiera en esa posición ya que Raúl Iberbia quedó descartado por lesión y a Clemente Rodríguez no lo tiene en cuenta.

Pero además el pasado sábado Torres salió lesionado y al no tener un lateral izquierdo en el banco ya que el ex-Boca quedó al margen, debió correr a Lucas Ceballos a la izquierda y hacer ingresar a Yamil Garnier para jugar como lateral derecho, siendo que hacía ocho meses que no jugaba luego de una rotura de ligamentos cruzados.
Embed

Por lo cual destaca aún más el saber adaptarse a las circunstancias y poder superar con éxito aquellos problemas que se le presentaron. Eso hace que de a poco el equipo adquiera una identidad sobre todo de mitad de cancha hacia atrás, eso que tanto pregona desde que llegó Montero. Un equipo armado de atrás hacia adelante.

Ahora llegará una seguidilla de partidos importantes, ante rivales de mayor jerarquía, de hecho la próxima fecha visitará al puntero e invicto que tiene este torneo, Estudiantes con 23 puntos. Y luego llegará el turno de recibir a Newell's, quien junto a Boca es uno de los escoltas del Pincha.

Más allá de eso, Colón viene haciendo los deberes respecto al primer objetivo que se planteó que es el de sumar para escapar de la zona caliente de los promedios y lo viene consiguiendo con éxito, dado que hoy tiene 11 equipos por debajo de su línea y respira bastante más aliviado.

Comentarios