informacion_general
Sábado 13 de Febrero de 2016

Entre mentiras y excusas, conocé los argumentos más utilizados por los infieles

El "ojos que no ven, corazón que no sienten", el hacer responsable al otro por esa actitud o "una sola vez no cuenta" aparecen en el manual de los lugares más comunes de este tipo de personas.

Una persona infiel busca excusas que habiliten y justifiquen su conducta hacia su pareja pero, por sobre todas las cosas, busca engañarse a sí misma. Ocultar el sentimiento de culpa es vital para una persona que busca en otras personas la satisfacción que aparentemente no consigue en su propia casa.

Muchos intentan llenar un vacío que ha sido generado por distintas razones. Utilizan diversas mentiras para que su comportamiento no sea criticado; pero ninguna de esas mentiras convence totalmente y extienden sobre el infiel un amplio manto de sospechas.

¿Quiere reconocer algunas de las mentiras de los infieles? Siga estos datos:

1) Ver pornografía no es infidelidad: A veces esta respuesta se funda en el argumento de que no conocemos a esa otra persona en la vida real; pero la verdad es que en la pareja de alguien que ve pornografía pueden surgir los mismos sentimientos heridos que si se tratara de una infidelidad con alguien en la vida "real".

2) Son mayores las probabilidades de que los hombres tengan sexo con varias mujeres: El matrimonio o una relación de pareja formal es un compromiso entre dos personas que se aman. Se descrata que el respeto debe ser mutuo. Involucrar a una tercera persona demuestra faltarle el respeto a la relación y a uno mismo. Esta conducta es común en los hombres pero también se da a menudo en mujeres.

3) Ojos que no ven, corazón que no siente: Lo que ella no sabe no puede lastimarla. Como dice el refrán "es más fácil pescar a un ladrón que a un mentiroso". Cuando ella descubra la mentira quizá sea demasiado tarde para salvar la relación. Más allá de que ella vea o no lo que usted hace, de todos modos la relación se resiente.

4) Una vez no cuenta: Muchos infieles se dicen a sí mismos la mentira de que "si esto pasó una vez no es necesario que se lo diga a mi esposa". No importa cuántas veces sea, de todos modos es una infidelidad.

5) Es "tu" culpa: Muchas veces, la persona infiel culpa a su pareja de su conducta inapropiada. No obstante, para que una relación pueda repararse verdaderamente, echar culpas no es una opción. Alguien que ha sido infiel debe estar dispuesto a pedir sinceramente perdón y la otra persona debe estar dispuesta a dárselo.

Comentarios