Ovación
Miércoles 09 de Noviembre de 2016

"Es la oportunidad de mi vida"

El santafesino Claudio Gallegos, de 20 años, representará al país en el 5º Mundial Universitario que se realizará del 13 al 17 de noviembre en México. "Sé lo que puedo dar, pero también entiendo que no es mi techo y quiero aspirar a más", dijo el estudiante de licenciatura en nutrición.

Del 13 al 17 de noviembre se realizará en Mérida-Yucatán, México, el 5º Campeonato Mundial Universitario de levantamiento olímpico de pesas, que congregará a cerca de 300 atletas, de 30 países, menores de 28 años.
Es la primera vez que dicha nación albergará una competencia de esta índole, máxime si se tiene en cuenta que no se lo reconoce como un tradicionalista en esta disciplina, pese al crecimiento que exhibió en los últimos años.
Por su trascendencia, se presentarán grandes estrellas de la halterofilia, mucho de ellos con experiencia olímpica –y varios también medallistas–, siendo de gran atracción para propios y extraños. La Argentina no estará al margen de esto y presentará a uno de sus valores con más proyección: el santafesino Claudio Gallegos, de 20 años, quien competirá en la categoría hasta 77 kilos de peso corporal.
El hijo dilecto de barrio Loyola Norte, estudiante de primer año de la carrera de licenciatura en nutrición en la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y que entrena en el Centro de Alto Rendimiento Deportivo (Card), se clasificó en el 4º Torneo Multiáreas realizado meses atrás en San Jorge, con un total olímpico de 240 kilos (105 en arranque y 135 en envión). De esta manera se ubicó como el mejor ranqueado del país, asegurándose el único cupo disponible.

Prepara las valijas
A poco más de dos semanas para su estreno internacional, Claudio compartió sus sensaciones con Ovación, sabiendo que está ante la gran oportunidad de su vida, no solo por competir fuera del país, sino también por portar la divisa de la ciudad en un lugar al que solo los privilegiados pueden acceder. Asimismo, habló sobre qué tipo de torneo se trata y lo complicado que se le hizo llegar, ya que la Federación Argentina no becó su participación.
—¿Estás ante la competencia más importante de tu vida?
—Sí, ni hablar. Es mi primera competencia a nivel mundial, entonces será lo más importante hasta acá. Además, porque pegaremos un salto de nivel importante, ya que acá los torneos son buenos, pero es una cosa totalmente diferente. Lo bueno es que llego con algo de experiencia (risas), aunque sé igual que será muy exigente, porque habrá participantes de todo el planeta, los mejores, y por lo tanto habrá que dar un plus. La idea es que esto me permita madurar como deportista y persona. Es la oportunidad de mi vida.
—¿Es un certamen que tendrá a los mejores o por ser universitario puede que no sea de élite?
—Quizás puede que falte el nivel de excelencia, no porque no estén muchas de las estrellas de este deporte, sino porque estudiar te quita tiempo y por ende no se le puede prestar atención total al deporte. De igual modo, de seguro habrá campeones olímpicos y otros monstruos. Eso quiere decir que este Mundial es también de altísimo nivel. No tiene nada de liviano.
—¿Sos consciente de lo que podés dar o vas a buscar ser la sorpresa?
—Entiendo lo que puedo dar, muy claro lo tengo, pero sé también que este no es mi techo y quiero aspirar a más, porque sé que puedo, más al tratarse de un campeonato de semejante importancia. Obviamente que me encantaría hacer más cosas de las que pienso, pero siempre sabiendo cómo viene la mano. Trataremos de representar al país de la mejor manera.

Poco que cambiar
—¿Tuviste que hacer una preparación distinta en estos últimos meses?
—En realidad, en el año fueron haciéndose cosas nuevas y en cada torneo se podían ver. Si bien estuvimos cerca de hacer una marca de nivel sudamericano, que también era muy importe, había mucha diferencia en cuanto al nivel del año pasado. No son muchos los cambios en estos meses, pero estoy seguro que se pueden implementar cosas nuevas. Es como que este año me permitió crecer mucho.
—¿A esta posibilidad la buscaste o se te presentó?
—Lo busqué. Sabía del torneo y me inscribí sin dudas, ya que solo se necesitaba enviar a la Federación Universitaria del Deporte Argentino los certificados de alumno regular y demás, y participar del Torneo Multiáreas clasificatorio. Así que no se trató de una casualidad.

El progreso que no llega
La algarabía después de haber logrado lo que se propuso parecía no tener fin, porque el sueño estaba pronto a cumplirse. Pero hubo una noticia que sorprendió a todos y más que nada al propio Claudio, que quedó paralizado al enterarse que no sería becado, pese a haberse clasificado. Una constante del deporte argentino que, por más que muchos no lo digan, en ciertas disciplinas le cierran los caminos a los atletas. Lógicamente, esto solo ocurre cuando hay intereses económicos de por medio. Pero el mismo actor de esta historia lo cuenta, admitiendo que tuvo que renegar para poder participar.
"Bastante tuve que esforzarme. El tema está en la organización del mismo, porque para participar tenía que tener muchas cosas en cuenta y que me llamaron la atención. Por ejemplo, el pago de la inscripción, del alojamiento y el viaje. En pocas palabras, bancarme todo. Me extrañó que no existiera una beca. Viajar por mi cuenta me demanda de un esfuerzo extra y que no esperaba, mucho más sabiendo que estaba a solo dos meses de la competencia".
—¿Eso hizo que casi no viajaras?
—Sí. Muy cerca estuve de no participar. Cuando me enteré de todos los condicionantes económicos que había, lo primero que pensé es «no viajo». Pero no me quise quedar con eso e hice el esfuerzo, porque era una posibilidad inmejorable.
—¿Te pareció que era un chiste al comienzo, más sabiendo que fue después de clasificarte?
—La verdad es que parece una tomada de pelo. Es la primera vez que el atleta clasificado no será becado. Pero no solo se sintió como una cargada sino también fue muy chocante, porque uno se esfuerza un montón para llegar y cuando te dan este tipo de noticias como que te desaniman.
—¿Y cómo hacés entonces para ir al Mundial?
—Gran parte sale de recursos propios, del esfuerzo personal y de mi familia. Lo bueno es que la Universidad pudo bancarme el viaje, porque sino hubiese sido imposible juntar todo lo necesario. En ese sentido, se portó muy bien y le estoy muy agradecido.
—¿Todo esto, qué reflexión te deja? Sabiendo que te puede pasar de nuevo, ni te presentás.
—Es como que te quita ese incentivo de competir, con lo lindo que es. Es un tema político que debe cambiar, porque no le hace bien al deporte argentino en todo aspecto. Uno hace esto por una superación personal, y sino te lo permiten te dejan sin ilusiones.

El único del país
Ser el único representante nacional en esta competencia no es ninguna nimiedad, todo lo contrario, un privilegio y un mérito también. Llega producto del trabajo y la dedicación. Todos saben que la vida de un pesista es más que atípica, ya que debe aferrarse a una rutina estricta para alcanzar las metas. No es nada sencillo, pero cada paso adelante que se da se festeja como ninguna otra cosa. Ahora el santafesino tratará de traducir todo este crecimiento en la élite mundial, en una experiencia que será seguramente inolvidable.
—¿Significa algo en especial saber que sos el único representante argentino, te mete presión de algún modo?
—Tengo un poco más de presión, porque fui el único clasificado. Sé que venía alguien atrás, pero me la jugué y me gané el lugar. De todos modos, estoy tranquilo e iré a dar mi mayor esfuerzo.
—¿Qué vas a buscar?
—Estar dentro de los 10 mejores.

México lo espera
De nivel internacional. Claudio Gallegos consiguió el único cupo disponible, ya que la Argentina no podía mandar a un representante de ambos sexos. De esta manera, y producto de su buena performance en San Jorge, alcanzó su cometido. Asimismo, esto lo logró producto de ser estudiante de la UNL, donde cursa la carrera de licenciatura en nutrición, que era uno de los requerimientos para ser parte de la cita ecuménica en México.
"Me gustó mucho la forma que puede implementarse en el deporte. Es como que veía muchas maneras de alcanzar nuevas cosas en base a métodos saludables y rendidores. Me parece que eso puede ayudar a mejorar el rendimiento y a que uno se sienta bien también. Además, porque quiero que sea algo importante para mí de cara al futuro, porque pienso más allá del deporte. Esto se debe a que sé que no me dará de comer, pese a que lo practicaré hasta que ya no sienta que puedo seguir progresando. Estar siempre informado sobre el progreso me pareció muy interesante y quiero probarlo", expresó el pesista que entrena en el Card de Santa Fe.

Detalles del Mundial.
La primera edición en 2014 fue en Chiang Mai, Tailandia, donde en el Congreso Mundial le asignó la sede de 2016 a Monterrey, aunque después se modificó por el Mérida-Yucatán, cuyo organizadora es la Universidad Autónoma de Yucatán. La Federación Internacional del Deporte Universitario (Fisu, por sus siglas en inglés) le otorgó al país centroamericano las sedes de los mundiales universitarios de canotaje, tiro deportivo y levantamiento de pesas.
El escenario elegido para este torneo fue el recientemente remodelado Polifórum Zamná.



Comentarios