pais
Domingo 30 de Agosto de 2015

Escándalo en Neuquén por licencias "truchas" para faltar al trabajo

Empleados públicos se ausentaron años de su oficina, hasta por la muerte de sus mascotas. Investigan a psicólogos y psiquiatras que firmaron. Una trama de desidia y corrupción. 

Un escándalo relacionado con el otorgamiento de licencias psicológicas "truchas", para que los empleados públicos falten al trabajo, estalló en la ciudad de Neuquén.

En la capital patagónica era un secreto a voces, desde algún tiempo, que había cierto aprovechamiento y abuso de las licencias y de los faltazos al trabajo. Lo que se ignoraba era la magnitud y con los ribetes que ahora aparecen a la luz.

Se conocieron casos desopilantes, como el de un empleado que pidió dos años de licencia porque murió su mascota.

Ante ello, un fiscal decidió abrir una investigación ya en marcha.

Mediante dichos certificados, decenas de empleados de oficinas públicas (aunque también hay algunos dependientes de empresas privadas) lograron gozar entre 700 y 1.100 días libres sin presentarse a sus obligaciones.

El empleado que se le murió la mascota estaba tan deprimido por la muerte de su perro que se pidió dos años de licencia psicológica. Otra persona se sentía muy gorda e hizo lo mismo por un extenso período. Y no faltó quien asegurara que sufría trastornos de ansiedad para ausentarse de la oficina por tres meses.

El revuelo de estos días se originó tras la denuncia que presentó el intendente municipal, Horacio Quiroga, al constatar la cantidad de licencias tomadas bajo el amparo de la firma de un psicólogo o un psiquiatra. Fue el disparador para que la Justicia mirara los casos municipales y abriera la investigación a otros ámbitos de la administración pública de la provincia.

Fue la punta de un gigantesco iceberg que roza la corrupción, la falta de ética de algunos médicos, la desidia de los empleados y la flexibilidad de los funcionarios a la hora de controlar.

En las oficinas de recursos humanos de varias dependencias del Estado hay más resignación que ganas de investigar el ausentismo crónico. "Es tanta la impunidad que nadie se avergüenza", dijo una fuente judicial.

Aparentemente, el fiscal Germán Martín está decidido a llevar la investigación adelante aunque hasta ahora mantuvo el silencio.

Los certificados truchos involucran a siete profesionales (entre psicólogos y psiquiatras) cuyos consultorios fueron allanados.

Están sospechados de haber cobrado honorarios según el tiempo de licencia deseado por los solicitantes. Podrían haber sido de 500 o 700 pesos, con renovaciones mucho más costosas de acuerdo al grado de complejidad para "convencer" al empleador de que esa persona no estaba en condiciones de trabajar.

Así se conoció otro caso de un empleado que había contratado un "paquete" para viajar al exterior y cuando se lo comunicó a su jefe éste le recordó que no tenía suficientes días de licencia para hacerlo.

¿La solución? Un certificado psicológico por 30 días para cubrir el tiempo soñado.

Un porcentaje ha tramitado el ausentismo para estudiar o cumplir tareas en otro lugar.

La investigación por el "festival de certificados" —como comienzan a llamarlo en los pasillos de la Justicia— ya causó un fuerte impacto en todas las dependencias del Estado.

Los gremios provinciales, en tanto, expresaron que ven bien que se investiguen las licencias pero advirtieron que el proceso no debe convertirse en "una caza de brujas". ATE y la CTA dijeron que en caso de detectarse irregularidades corresponde que se apliquen las sanciones.

Comentarios