Rugby
Jueves 06 de Octubre de 2016

Escándalo sexual de un jugador de los All Blacks

Aaron Smith fue suspendido por haber tenido relaciones en un aeropuerto de Christchurch, con una mujer en un baño para discapacitados de forma muy poco discreta.

El jugador de la selección de rugby neozelandesa Aaron Smith fue suspendido a causa del escándalo sexual que protagonizó en un aeropuerto de Christchurch, donde mantuvo relaciones con una mujer en un baño para discapacitados de forma muy poco discreta, confirmó hoy el seleccionador, Steve Hansen.

Smith, que iba de camino con los "All Blacks" a un partido en Sudáfrica cuando se produjeron los hechos el 17 de septiembre, deberá además comparecer ante la federación de rugby neozelandesa.

El medio scrum, que está comprometido con otra mujer, se disculpó, pero ya era demasiado tarde como para calmar los ánimos.

"He cometido un grave error. Quiero disculparme con mi pareja y mi familia", dijo el jugador de 27 años sobre su comportamiento.

Embed


Puede que el encuentro amoroso de Smith no hubiera tenido consecuencias si no lo hubiera presenciado un padre de familia. El hombre, que se encontraba con sus hijos en el aeropuerto, dirigió una carta de protesta al periódico "New Zealand Herald" describiendo la escena.

"La pareja estuvo entre cinco y diez minutos en el baño y los sonidos que se escuchaban desde fuera no dejaban lugar a dudas de lo que estaban haciendo", escribió.

Era la tarde de un domingo y "muchos niños y seguidores estaban por allí", explicó el testigo. Además, agregó, Smith llevaba puesta la indumentaria de los "All Blacks", muy respetados por los seguidores neozelandeses.

Los patrocinadores se mostraron decepcionados e incluso el primer ministro, John Key, criticó el comportamiento del deportista. "Creo que está claro que se ha decepcionado a sí mismo y a todos sus allegados", dijo.

Smith ya fue protagonista de otro escándalo por un "selfie" en el que aparecía desnudo. Y en 2012 violó una prohibición de salir tras su debut en un partido internacional.

"Esto crea una mala imagen de sí mismo y del equipo entero", dijo el presidente de la federación neozelandesa, Steve Tew.

Comentarios