Escenario
Jueves 12 de Octubre de 2017

Darío Fregoli, el "relator chileno" que causó la furia de los argentinos: "Es mágico lo que pasó"

Su personaje del "guatón Rosenthal" motivó el enojo de los hinchas argentinos por una parodia suya.

El martes pasado, Argentina dejó atrás el sufrimiento de poder quedar afuera del Mundial de Rusia 2018 tras ganarle 3-1 a Ecuador en la altura de Quito, con una actuación memorable de Lionel Messi.


Un "relator chileno" motivó la furia de los hinchas argentinos en el gol de Ecuador a los 40 segundos del partido. "¡Muerte a Argentina! Gol de Ecuador, adiós argentinitos estafadores, están afuera, vengan a comprar televisores. ¡Argentinos muertos de hambre! ¡Se hizo justicia! ¡Hermoso partido! ¡Yo quiero más, los quiero arrodillados, sometidos, los quiero afuera!", dice el relato.

Embed

Pero no todo es como parece. Dichas palabras fueron emitidas por el comediante Darío Fregoli, para el programa "No se desesperen", que conduce Martín Ciccioli por Mega 98.3. Tanto periodistas como conductores pidieron notas con este "relator" y causó mucha confusión.


PrimiciasYa charló con este medio acerca de este hecho: "Me parece mágico lo que pasó, es genial. En ningún momento se pensó eso, era un sketch para el programa que hacemos. No se manejan esas cosas, las redes y los medios son un polvorín".


Sumó: "Por un lado, es buenísimo que como actor haya interpretado un personaje que trascienda y engañe. Eso es lo más importante para mí. Eso garpa todo, el efecto".

"Si nos ponemos a analizar los medios, los podemos detonar porque la verdad por la verdad misma da un poco de miedo. Es ficción pura. Beto Casella le pidió al productor que lo comuniquen con el 'relator', Marcelo Longobardi lo mencionó también".
El actor y guionista cerró: "El personaje va a mantener su idiosincracia de siempre, es un chileno facho que odia a los argentinos con el alma. Está exacerbado. Creo que el odio es mutuo, hay una grieta trasandina. El personaje es odiado pero aprovecha para decir las realidad de un país como el nuestro, que espantan. Empatizan cuando el chileno dice barbaridades que no se animan a decir ellos".