Escenario
Domingo 26 de Junio de 2016

El sueño de actuar

Teatro. Alexis (11) y Lionel (9) Quiñones participan desde hace cinco años del Taller de Hip Hop del Programa Arte y Comunidad, en el Solar Municipal de Juventud del Norte. Esa experiencia hace posible que hoy sean parte del elenco que reestrenó ayer Peter Pan, en el País de Nunca Jamás, una realización de El Cuarto de Máquinas que se podrá seguir viendo en todas las vacaciones de invierno

Desde la primera fila de la sala Mayor del Centro Cultural Provincial, Sabrina Lencina sigue con atención lo que ocurría en el escenario. Afuera hace frío, pero dentro de la sala poco importan la hora y la temperatura de ese martes de junio. Hasta cerca de la medianoche, el elenco de Peter Pan, en el País de Nunca Jamás reestrenó ayer la obra, con la que 15 años atrás debutó el grupo independiente de teatro infantil El Cuarto de Máquinas. Entre todos los personajes, la mujer mira con atención a sus hijos Alexis y Lionel Quiñones, de 11 y 9 años de edad, que debutaron en la obra, junto a otros chicos, interpretando a Los Niños Perdidos. El Hip Hop fue la puerta de entrada a esta experiencia "que viven como un juego", cuenta Sabrina.
Cuando Ale tenía entre cinco y seis años, y Lío apenas cuatro y medio, comenzaron a participar del Taller de Hip Hop del Programa Arte y Comunidad, que implementa el Gobierno de la Ciudad a través de la Secretaría de Cultura, en el Solar Municipal de Juventud del Norte. El mismo año que comenzaron el Taller, la docente Lucila Castillo los invitó a participar en un torneo. "Fueron a ver de qué se trataba y se animaron a competir a pesar de que eran muy chiquitos", recuerda la mamá.
Desde entonces, "siguen compitiendo y no faltan por nada al taller de los miércoles". Y agrega que es tal el compromiso y el interés con ese espacio, que "Lionel por ejemplo, que va a cuarto grado, este año se cambió de turno en la escuela para poder seguir con las actividades del taller". Esa experiencia "los preparó para estar con otras personas, adaptarse a distintas situaciones y competir con ellos mismos", cuenta Sabrina. "En los torneos se dan mucho con la gente, a pesar de que al principio los demás eran más grandes que ellos. Hoy incluso, aunque los chicos con los que compiten tienen 14 o 15 años, saben adaptarse a esas diferencias".
La posibilidad de sumarse al elenco de Peter Pan... se las planteó el director de la obra, Demián Sánchez, que los había visto en una demostración, y les hizo llegar la invitación a través de la docente del Taller: "Luli los invitó a participar de la obra y enseguida le dije que sí porque es un proyecto, una oportunidad para ellos", asegura emocionada Sabrina. Y aunque implica un esfuerzo, sostiene que "hay que empujarlos para que se encaminen en algo que les guste, y a ellos hacer esto les encanta".

Integración social

Desde el Gobierno de la Ciudad, la historia de Alexis y Lionel, materializa "en todas sus facetas", los objetivos del Programa Arte y Comunidad, como explica su coordinadora, Susana Formichelli: "los chicos empezaron un proceso de aprendizaje, con un vínculo muy importante con la docente. Ese proceso se transformó en una experiencia de vida que los modificó y los condujo a una preparación que les permitió ser convocados para participar de algo que es más complejo. Si bien en sus torneos y batallas de Hip Hop trabajaban con público, esta es una experiencia diferente porque es una obra teatral, en la que sus capacidades se muestran en el escenario en relación a un grupo diferente de gente. Esto nos demuestra cómo estas experiencias pueden cambiar la vida. Son experiencias expresivas, creativas y formativas que van cambiando y modelando a cada una de las personas que participan de este Programa. Y en este caso también se cumplen sueños", agregó.

Gratis, en los ocho distritos

Resumiendo la historia de este eje de la política cultural pública, la funcionaria recordó que "Arte y Comunidad nació en 2008 proponiendo talleres de distintas disciplinas artísticas, en los ocho distritos de la ciudad. Cada año se fueron sumando nuevas posibilidades, se cambiaron talleres de acuerdo a las necesidades que detectamos en los barrios, las que nos plantean los vecinos y los grupos; y actualmente contamos con una cantidad numerosa de docentes-artistas para poder cubrir las expectativas de los vecinos, que los reciben con mucha avidez, en todos los barrios".
En sintonía con ese balance, Fabiana Sinchi, tallerista del Programa, remarcó que la continuidad de Arte y Comunidad es posible por ese trabajo territorial, que incluye la colaboración de los espacios donde se desarrolla y el compromiso de las familias: "sin el acompañamiento de las familias esto no podría ser posible y sin el rol fundamental que cumplen los Solares Municipales, las Vecinales, las agrupaciones de los barrios. Todo eso es necesario también para que chicos como Alexis y Lionel durante cinco años hayan mantenido la disciplina de cumplir un horario, concurrir al taller para seguir aprendiendo; y participar en las actividades que les propusimos, como asistir a la Feria del Libro, a muestras y eventos como Avenidas de Fiesta, donde participan de presentaciones junto a sus profesores, bailan y se expresan".
"Que hoy puedan estar en una obra es grandioso, es la idea de la formación de estos talleres de formación artística, que se dan de manera gratuita. De esta manera se cierra un círculo maravilloso", resumió Sinchi.

Verlos crecer
Los espacios de Arte y Comunidad son coordinados por una veintena de docentes-artistas como Lucila Castillo, que cada semana llega al Solar de Juventud del Norte para dar el Taller de Hip Hop. Ella también comparte su orgullo por el crecimiento de Alexis y Lionel: "todo el esfuerzo que hicieron durante estos años, las participaciones y el acompañamiento de su mamá para llevarlos a todos los eventos en que fueron invitados, me pone muy contenta porque ve sus frutos en esta situación, que es totalmente diferente y les da la posibilidad de experimentar otro arte. Si bien estaban muy cómodos en un escenario por tantos años de presentaciones, y ya no tienen vergüenza de subir a un escenario, participar en una obra de teatro es algo diferente".

La infancia es para siempre

"La historia comienza cuando Peter Pan, el niño que se niega a crecer, y héroe de los cuentos de Wendy y Juan, los invita al país encantado del Nunca Jamás donde la infancia es para siempre. Con la ayuda de la inquieta Hada Campanita y una brillante lluvia de polvos mágicos, salen volando hacia la mayor aventura de sus vidas", así se presenta la historia adaptada y dirigida por Demián Sánchez, a partir del popular cuento de James M. Barrie. El reestreno del espectáculo compromete el trabajo de 18 artistas, y tal como lo explica el propio Sánchez, se trata de una puesta ambiciosa "hecha por santafesinos para santafesinos": "convocar gente que viene de diferentes lados, nos permite darnos el gusto de trabajar artísticamente y nutrirnos nosotros también. Como director estoy aprendiendo muchísimo de los chicos, todos tenemos realidades distintas y esa convivencia nos enriquece como artistas", asegura. En ese marco, la incorporación de los hermanos Quiñones, resultó un aporte a la diversidad de trayectorias que confluyen en el elenco: "Alexis y Lio ya tienen una experiencia a partir del baile, la actuación, su expresión artística, y a nosotros nos pareció importante incorporar lo que ellos venían haciendo a la obra, para interpretar a Los Niños Perdidos. Esta es una forma de recuperar y poder mostrar esto que se está dando en muchos lugares, a través del lenguaje artístico en general, y en este caso del hip hop. En esta experiencia experimentan también el lenguaje del teatro, interactuando con otros estilos, porque en el grupo tenemos también a Pilar Cardozo que es bailarina clásica y a Eva Papaleo que hace jazz. Esto les dio la posibilidad de ver estas otras disciplinas y cómo pueden fusionar su actividad dentro del conjunto, trabajando con una coreógrafa como Juliana Ulla, que les da ciertas pautas dentro de la estructura de la obra".

Respeto por los chicos

Habrá más funciones durante las vacaciones de invierno: del 10 al 17 de julio, siempre a las 17, en la sala de Junín 2457. Las entradas anticipadas están a la venta a un valor de 80 pesos, y 100 pesos las generales. Además, "habrá promociones para el grupo familiar porque la idea es que puedan venir todos juntos".
"Peter Pan tiene que ver con honrar la premisa de El Cuarto de Máquinas de honrar el género de los espectáculos para chicos. Nosotros tratamos de montar un espectáculo que está dirigido a toda la familia, con el profesionalismo y el respeto que se merecen los chicos", concluyó el director de la puesta.