Historias de bandas
Viernes 21 de Abril de 2017

Rock en el recuerdo: Hoy la terrible Hynde y The Pretenders

Te mostramos una recorrida por la agrupación que mezclando integrantes entre Estados Unidos e Inglaterra se transformó en uno de los estandartes del New Wave.


Embed

Hacía frío en Londres y se terminaban los años 70. El presente del new wave por aquellos años era fuerte pero uno de los pocos grupos conseguían imponer su música al gran público. The Pretenders bajo la batuta de Chrissie Hynde, autora de todas las canciones de la banda, además de voz solista y guitarra rítmica supo abrirse camino en este complicado mundo sonoro y no titubearon cuando el éxito golpeó su puerta.
Chrissie nació en Oahio y tras haber tocado en 1965 con algunas bandas de su ciudad y a fines de los 60 con Sat, Sun & Mat decidió trasladarse a Londres junto al teclista Mark Mothersbaugh (que luego será miembro de Devo). En la capital británica, la joven cantante encontró trabajo, primero como colaboradora en el popular semanal musical New Musical Express (su primer artículo fue una crítica de un álbum de Neil Diamond) y, luego, como dependienta en la Sex Boutique de Malcolm McLaren en Kings Road.

Entre las personas que Chrissie intentaba convencer para formar una banda, también se hallaba el joven guitarrista Mick Jones, que, sin embargo, prefirió acceder a las peticiones de otro grupo que se estaba formando en ese mismo período: The Clash. En este punto volvió a presentarse ante Malcolm McLaren, quien le ofreció un puesto de guitarrista en Masters Of The Backside, pero al cabo de unos meses fue expulsada del grupo por "no estar a la altura".

Chrissie no perdió el tiempo y se puso en contacto de inmediato con el bajista Pete Famdon, recién llegado de Australia, donde había permanecido dos años tocando con Bushwackers. Éste, a su vez, llamó al guitarrista James Honeyman-Scott y al batería Jerry Mcleduff. En 1978 la formación, si bien estaba completa, aunque no de forma definitiva, todavía no tenía nombre. Inspirada en el tema de The Platters, 'The great pretender', Chrissie decidió que la banda se llamara Pretenders. Los cuatro grabaron una maqueta con dos canciones de Chrissie ('Precious' y 'The wait') y un tema escrito en 1964 por Ray Davies y lanzado por The Kinks ('Stop your sobbing').

Embed


Nick Lowe se interesó por el grupo y decidió producir su primer single. El disco contenía 'The wait' y 'Stop your sobbing'. En el otoño de 1978, Pretenders partieron hacia París para promover su single. Antes de que el disco llegara a los estantes de las tiendas, la banda sufría una alteración: Mcleduff era sustituido por el ex batería de Cheeks, Martin Chambers.

El año 1979 fue el de la afirmación del grupo: en doce meses consiguieron escalar las listas nacionales con 'Stop your sobbing' primero, con 'Kid' después, y por último con el tema 'Brass in a pocket', que alcanzó el primer puesto. En los dos años siguientes, el fenómeno Pretenders asumió dimensión mundial. La banda consiguió colocar sus dos primeros álbumes ('Pretenders' y 'Pretenders II') en los primerísimos puestos de las listas de medio mundo, mientras que las entradas para sus conciertos se agotaban en pocas horas. El 14 de junio de 1982, Famdon dejó la banda. Dos días más tarde, Honeyman-Scott fue hallado muerto por sobredosis: ello supuso un golpe durísimo para Pretenders.

Chrissie, que al mismo tiempo había dado a luz una niña, hija nada menos que de Ray Davies, tuvo que ocuparse de encontrar sustitutos. Así, la nueva formación de Pretenders incorporó al guitarrista Robbie McIntosh y al bajista Malcolm Foster. Entre tanto, sucedió otra desgracia que afecta, aunque indirectamente, a la banda: el ex bajista Pete Farndon también murió de sobredosis. En enero de 1984, el grupo partió para una nueva gira mundial, mientras Chrissie hacía pública la ruptura de sus relaciones sentimentales con Ray Davies. Sin embargo, su disgusto no duraría mucho: en mayo se casaba con Jim Kerr, de Simple Minds.

En los dos años siguientes, la actividad de Pretenders se redujo al mínimo: sus únicas señales de vida fueron su participación en el "Live Aid" (julio de 1985) y algunas apariciones televisivas. A fines de 1986, el álbum 'Get closed' y el single 'Don't get me wrong' prepararon un grandioso retorno de la banda, que, en enero de 1987, partió para una triunfal gira mundial de ocho meses. De la vieja formación sólo quedaba Chrissie, actualmente acompañada por Robbie McIntosh, T. M. Stevens, Bernie Worrel y Blair Cunningham. A fin de año obtuvo un enorme éxito el álbum titulado 'The Singles', una recopilación de sus éxitos más famosos, acompañados por algunos temas inéditos.

El último trabajo de Pretenders es de los primeros meses de 1989, cuando la banda volvió a la sala de grabación para realizar, junto al ex Smiths, Johnny Marr, el single '7969', tema de la película homónima. Ya en 1990, aparecía un nuevo álbum del grupo 'Packed!', con nuevas y refrescantes canciones que, sin embargo, no animan a una deprimida Chrissie Hynde.

Embed

Un libro sobre la Chica Caos
La editorial Malpaso Ediciones , que ya publicó hace poco las memorias de Bruce Springsteen en su versión en catalán, lanzó ayer mismo la edición en castellano de la autobiografía de Chrissie Hynde: "A todo riesgo. Memorias airadas de una Pretender". Con traducción de Ezequiel Martínez Llorente, en sus memorias la rockera norteamericana no se deja nada sin contar. Desde su infancia y adolescencia en los Estados Unidos, siendo testigo de la matanza de la Universidad de Kent, hasta su viaje a Europa con la intención de formar una banda que acabaría siendo The Pretenders, sin ahorrarse ningún detalle, ni siquiera los más desagradables, que suponemos relacionados con sus experiencias con las drogas y la desaparición de algunos de sus colegas por dicho motivo.


hynde.jpg



Son más de 350 páginas que imaginamos no tendrán ningún desperdicio, teniendo en cuenta la habitual sinceridad de la rockera de Akron. Un viaje sin tregua a una época fascinante y peligrosa, cuando la subcultura realmente todavía significaba algo atrayente y místico, con sus claros y también con sus oscuros.