santafe
Jueves 14 de Abril de 2016

Escuelas sin clases y más ausentismo

  En la región son 39 los establecimientos que están afectados por la emergencia. Algunos suspendieron las actividades y otros llevaron al alumnado a otro lugar

Las continuas precipitaciones y la crecida de los ríos Salado y Paraná generan inconvenientes en distintos sectores y las escuelas no son la excepción. En la Regional IV de Educación –que abarca los departamentos La Capital, Garay, San Javier, Las Colonias, San Justo y San Jerónimo– son 39 las instituciones que no están funcionando ya sea porque ha ingresado agua al inmueble, tienen algún problema vinculado a la emergencia hídrica o porque la población no puede llegar.
 
Rafael Bono, referente de la Regional IV, explicó a Diario UNO que en las zonas rurales hay muchas poblaciones que no pueden llegar hasta la escuela porque los caminos están anegados. “Puntualmente tenemos una escuela de Campo Jullier que tiene agua en su interior porque está en una zona baja que se afecta cuando hay fuertes precipitaciones”, señaló y añadió que están dictando clases en Santo Tomé.
 

En cuanto a las zonas urbanas, Bono explicó que el municipio de San Javier definió la suspensión de actividades pero que en el resto de las localidades la situación se va evaluando en cada establecimiento. “Hay dificultades en la accesibilidad. Los colectivos han suspendido o modificado recorridos y hay agua en algunas calles y accesos pero las escuelas, en general, están prestando servicio”, dijo.
 
De todas maneras, detalló que en la capital provincial “hay escuelas con alguna complejidad porque tienen agua en los ingresos o en los patios. De todas maneras, la asistencia de los alumnos es menor”.
 
Y agregó: “En la zona de la Vuelta del Paraguayo, a pedido de la comunidad, para estar cerca de los módulos de evacuados, la escuela funciona en el club Excursionistas con la posibilidad de trasladarse a la escuela de El Pozo. En Alto Verde, en especial en la zona de La Boca, es muy difícil para los docentes y asistentes escolares llegar y, por eso, se suspenden las actividades”. Otra institución que debió cerrar sus puertas fue la Nº 508 Cecilia Grierson –ubicada en Alsina 8800– porque el agua está ingresando por los desagües.
 
 
Bono aclaró que los trabajadores que no pueden llegar a sus escuelas tienen la falta justificada por el fenómeno climático y que lo mismo ocurre con los alumnos; y que los educadores que pueden trabajar pero sus establecimientos no están funcionando, cumplen la jornada en otras instituciones.

Comentarios