Espectáculos
Sábado 30 de Enero de 2016

Alexis Lovotti leva sus tangos a la Recoleta

En Stanley Rock Bar. El músico santafesino presentará su espectáculo Con el Tango en las Venas, este domingo desde las 21 en Stanley. Las entradas tienen un valor de 50 pesos

El músico Alexis Lovotti presentará su espectáculo “Con el tango en las venas” mañana en Stanley Rock Bar, 25 de Mayo 3301. El primer show tanguero del año. El artista incursionó en hard rock compartiendo escenario con bandas como Lethal, Malón, Almafuerte, Animal, Horcas. Luego integró otras formaciones con influencias diversas como por ejemplo, Pantera, de power metal y heavy metal. Con el paso del tiempo llegaron los temas propios y finalmente el tango. Nutriéndose de artistas del género como: Gabriel de Pedro, Enrique Gallo, Lidia Borda y Julio Dávila.
 
Ya en Santa Fe, junto a Nicolás López Soto, integró la banda Eterna Siesta compartiendo escenario con Bajo Fondo, Los Auténticos Decadentes, Itatí Barrionuevo, Cabezones, presentando más de 80 recitales en distintas provincias argentinas. 
 
Escenario habló con el artista para saber un poco más sobre la presentación de mañana. 
 
—Hablemos un poco de lo que se va a poder ver mañana.
—Es algo que venimos haciendo hace mucho tiempo en Stanley. Es como que encontramos una veta interesante los domingos para mostrar algo de tango. En mi caso lo hago desde diferentes lugares ya que formo parte de Eterna Siesta como de Tangueados que son tangos y otros temas de rock versionados y después también tengo mi espectáculo solista como el que vamos a ver mañana que recorre diferentes clásicos del género. Lo bueno de todo esto es que la gente siempre acepta la propuesta y se llena el salón. Eso nos da una alegría enorme porque de alguna manera nos sentimos parte de que el tango crezca en la ciudad. Nos motiva mucho a seguir. Además es importante agradecer a la gente del bar que si bien no es un lugar tanguero siempre está bien predispuesta a abrirnos las puertas. 
 
—¿Y por dónde van estos shows que armás?
—Van por el lado de la diversidad. Es lo que siempre busco. No quedarme estancado en una sola cosa. Me mezclo con músicos e invitados que hacen que las ideas que tengo salgan disparadas para otros lados. Eso nos hace crear un sonido auténtico que a la gente le gusta mucho. A veces estoy con un beatbox, otras veces con violines. Mañana va a haber bailarines. Es todo muy integrador y lo disfrutamos mucho. 
 
—¿Y cómo nace en un muchacho rockero esta fase tanguera?
—Empecé tocando rock. Hacíamos hard rock con Sin Aliento que fue mi primera banda. Así después me fui al power metal con Viuda Negra y llegó el tiempo de Britania que hacíamos heavy metal y nos dio muchas satisfacciones ya que tocamos en Buenos Aires en Cemento y en otros grandes escenarios. Pero uno va creciendo y va conociendo nuevas cosas. Pero si hubo algo que marcó a fuego mi relación con el tango fue gracias a Ricardo Iorio. Una vez escuché la versión de Desencuentro de Almafuerte y es como que todo cambió en mi cabeza. Desde ese momento el tango comenzaba a marcarme a fuego. Después escuche la versión de Naranjo en Flor de Andrés Calamaro y Melingo y vi que era posible fusionar las cosas. Creo que eso fue el principio de todo. 
 
— ¿Y cuándo aparece el bandoneón?
—Eso tiene que ver con la carrera artística de mi abuelo. El bandoneón es de él. Mi abuelo en los 40 tenía su orquesta típica de Niceto Lovotti. De ahí yo heredo su bandoneón y se me abre un nuevo desafío y espectro musical que no podía desperdiciar. Es difícil encontrar bandoneones y yo tenía uno todo para mí. Así empecé a tocar. Es como que se juntó todo e iban cerrando las cosas. Y es como dice el Polaco Goyeneche «el tango te espera». Así fue como él me encontró. El tango es un mar que te lleva cada vez más adentro. 
Maxi Marano / mmarano@uno.com.ar / De la Redacción de Uno