Espectáculos
Jueves 28 de Abril de 2016

Descubren tres temas que Gustavo Cerati tocó en vivo pero nunca incluyó en sus discos

Son canciones que el ex Soda hizo en 2001 para un concierto especial en México. La idea era fusionar música de oriente y occidente.

Cuando se pensaba que nunca más se iba a escuchar material nuevo de Gustavo Cerati, se rescataron unas canciones en vivo que permanecían inéditas y así se renovó la fe en la música del ex líder de Soda Stereo. Se trata de tres temas que el músico tocó en un concierto pero que, por una razón u otra, decidió no grabar y quedaron olvidados con el paso del tiempo. Según la revista mexicana "Noisey", que publicó el audio de los tracks en su sitio, las canciones se titulan "Aire", "Agua" y "Meditar, sé tu propio altar".

Los tres temas fueron creados por Gustavo Cerati para "Música para despertar", un evento que se celebró en el teatro Metropolitan en la Ciudad de México en 2001, en el que la idea era fusionar música de oriente y occidente. Para esto reunieron en escena a monjes músicos del sur de la India y a reconocidos músicos latinoamericanos como Cerati y Rubén Albarrán de Café Tacuba.

El concierto tuvo lugar un año antes de que Cerati publicara "Siempre es hoy", y dos años después del lanzamiento de "Bocanada", su segundo disco como solista. Aunque las tres canciones mantienen una línea muy parecida en la parte lírica, mostrando un costado muy espiritual del ex Soda, musicalmente son bastante distintas.

Joyas escondidas. "Aire" es un tema que bien pudo haber estado incluido en "Bocanada" (1999), por esa atmósfera electrónica y medio oscura que produce. De hecho, parece una versión en vivo de "Balsa", a la que Cerati le incluyó arreglos de bajo, violín, batería y guitarra para darle un aire distinto a la hora de tocarla en los shows.

"Meditar, sé tu propio altar" es una joya absoluta, ya que no es muy común escuchar a Cerati interpretar una canción completa acompañado únicamente por su guitarra. Su letra es un guiño a "Altar", una canción que incluiría un año más tarde en "Siempre es hoy". En "Agua" es en donde más se nota la intención de Cerati de fusionar los sonidos orientales con el rock. Su interpretación incluyó un sitar y un mridangam, dos de los instrumentos más tradicionales de la India.