Espectáculos
Viernes 13 de Mayo de 2016

Guerra a los tacones en Cannes

Kristen Stewart y Julia Roberts se plantan ante el estricto protocolo del festival

Algunas actrices se han sublevado contra la dictadura de los tacones de vértigo en las alfombras rojas. La última oposición a esta moda ha llegado en el Festival de Cannes, que se celebra estos días. Ha sido Kristen Stewart quien ha alzado la voz: “Las cosas tienen que cambiar de inmediato. Es bastante obvio que si llego a una alfombra roja con un acompañante hombre y alguien me detiene y dice: ‘Disculpe, jovencita, no está usando tacones y no puede entrar’, yo diré: ‘Tampoco mi amigo. ¿Él tiene que usar tacones? Podría ser para todos”. A la actriz ya se la vio camino del photocall de su nueva película descalza mientras un miembro de la organización le llevaba en la mano sus zapatos de tacón casi imposible. Pero ha sido Julia Roberts quien se los ha quitado para subir la empinada escalera que da acceso a la entrada al cine donde se iba a proyectar su nueva película, Monster Money.
Julia Roberts subida en unos altos tacones de aguja no podía casi caminar sobre ellos, así que no dudó en descalzarse ante la sonrisa cómplice de su compañero de reparto, el actor George Clooney. Hay quien ha visto en el gesto de la actriz un respaldo al movimiento de algunas de sus colegas contra el estricto protocolo impuesto para este tipo de actos.
El Festival de Cannes pide a sus invitadas que usen tacones. Es una regla no escrita pero es parte del dresscode impuesto por la organización y parte de la tradición. Estos gestos de Stewart y Roberts llegan luego de que a un grupo de mujeres se les negara el acceso a la premiere de Carol el año pasado porque sus zapatos no eran lo que la organización consideraba adecuados. Ello ha llevado al certamen a estar bajo las críticas por mantener una regla tan anticuada.
Kristen Stewart, que se ha convertido en un icono de moda para una nueva generación y hoy es imagen de la maison Chanel, sostiene que la regla es notablemente injusta. “Simplemente no puedes pedirme que haga algo que no le pides a los hombres”, continuó.
El calzado plano lleva varias temporadas siendo tendencia. La diseñadora Victoria Beckham se ha sumado a ella. Cada vez es más frecuente verla con zapato bajo. Incluso al acabar su último desfile Beckham salió a saludar con el pelo recogido en una coleta, pantalones masculinos, jersey de lana y calzada con unas zapatillas Adidas blancas Stan Smith. Un look sospechosamente similar al de Phoebe Philo, la venerada y discreta directora creativa de la firma francesa Céline. Algunos presentes, perplejos con el cambio, se apresuraron a decretar que sus pies marcaban el fin de una época. La explicación, que dio a The Telegraph, es que su vida de madre trabajadora le obliga a ser más práctica: “Ya no puedo ponerme tacones, al menos cuando estoy trabajando. Viajo mucho, y la ropa tiene que ser simple y cómoda”, dijo.
Una lucha de las estrellas que ya se ha extendido a pie de calle, después de que una recepcionista de Londres haya iniciado una campaña para que se impida por ley obligar a las mujeres a trabajar con zapatos altos después de que la despidieran por llevar bailarinas.

Fuente: El País