Espectáculos
Lunes 07 de Marzo de 2016

Nidia Casís: “Fue un desafío trabajar algo tan argentino como Puig”

De cara al comienzo de la nueva temporada de Boquitas Pintadas el próximo sábado, las 20.30, en el Foro Cultural de la Universidad Nacional del Litoral, una de las protagonistas de la obra dirigida por Juan Parodi cuenta sobre el proceso de trabajo, la relación con el elenco y la respuesta del público 

El próximo sábado 12, a las 20.30, en el marco de la Fiesta Provincial del Teatro comenzará la nueva temporada de la Comedia UNL 2015 “Boquitas Pintadas”, la versión de Juan Parodi sobre la novela de Manuel Puig en la Sala Maggi del Foro Cultural UNL, 9 de Julio 2150. Las entradas costarán $80 generales y $60 para estudiantes y jubilados.
Esta versión de Parodi intenta el desafío de construir algunos instantes de esos personajes del pueblo de Coronel Vallejos y todo su mundo de contradicciones. Nidia Casís es una de las protagonistas de ese gran elenco compuesto por Jaquelina Abrigo, Carolina Cano, Stella Curi, Maximiliano Jenkins, Selma López, Florencia Minen, Daniel Quiñonez y Lucas Ranzani. En el marco del reestreno de la obra, la actriz santafesina cuenta su experiencia en la Comedia, la construcción de su personaje y la relación con sus compañeros de elenco.
—¿Cómo fue tu entrada al universo de Manuel Puig?
—Nunca leí su obra completa. Conocía algunos de sus libros como “Boquitas Pintadas”, “El beso de la mujer araña”, entre otras. Además había trabajado algunos fragmentos específicos de “Boquitas…” en la Escuela de Teatro porque tiene grandes cartas y el texto de por sí es muy teatral. Cuando Juan Parodi nos confirmó que finalmente la íbamos a trabajar hubo que arremangarse y ver qué se iba a hacer. Fue un desafío trabajar algo tan argentino como Puig.
—¿Qué vínculo creaste con Nené, tu personaje?
—A veces el vínculo con el personaje sale más fácil y otras no tanto. En el caso de Nené y el contexto de “Boquitas Pintadas”, que es una obra contada puramente por mujeres, la idea era evitar el estereotipo porque iba a ser muy fácil hacerlo por la época de la historia argentina y sus prejuicios. Ella es una mujer que luego de casarse se arrepiente de la vida que lleva. Una persona frustrada cuya mente está eternamente atada a Juan Carlos, un hombre que llegó a idealizar a más no poder luego de su noviazgo. Me encanta hacer el personaje porque tiene los matices de una ama de casa y madre de familia con muchas contradicciones.
—¿Cómo fue trabajar con Juan Parodi, un director que no es de Santa Fe?
—Poder tomar contacto con gente de otro circuito que no sea de Santa Fe es una experiencia sumamente formativa. A esta Comedia llego más consciente del lugar que vengo a ocupar porque tiene su prestigio. Lo de Juan fue particular desde el principio porque el material con el que trabajó no es teatral. “Boquitas Pintadas” es un gran texto de la literatura argentina pero había que llevarlo al teatro y no se logró el primer día, por eso esperó a que todos leyéramos el libro y le diéramos nuestra versión. Eso exigió un trabajo de experimentación e investigación, modalidad que implementa siempre en sus espectáculos y a la que no renuncia aún con plazos cortos.