Espectáculos
Sábado 26 de Marzo de 2016

Plata por sexo

Virginia Gallardo recibió una propuesta muy alta de una persona y luego otro le ofreció el doble.

La protagonista de "El Champán las pone mimosas", aseguró que, aunque disfruta de las producciones hot, en la intimidad es "re tradicional".
Hoy es imposible no preguntarte si te filmaste, ¿pueden aparecer las fotos o los videos hot de Virginia Gallardo en algún momento?
— Seguramente debe haber algo, pero no, muy poco. Gracias a Dios aprendí del error de las demás, con la aparición de ciertos videos e imágenes del medio; las compadezco desde un buen lugar porque es horrible. Ojalá no me pase nunca y no vamos a juzgar si está bien o mal porque cada uno hace de su vida lo que quiere. No voy a decirte nunca, pero no es una modalidad mía sacarme fotos o grabarme.
— No es lo habitual pero puede existir en algún teléfono viejo.
— En algún pasado, con algún novio también. Sí, creo que puede haber, siempre puede haber. Después de todo lo que vi, no lo hago más.
— ¿Pero te parece que tiene algo de malo hacerlo?
— No comparto que tenga nada de malo. No estamos en condiciones de poder juzgar a todas las que han vivido situaciones como estas, lo único negativo es que somos conocidas. Seguramente hay un montón de mujeres que lo hacen y el riesgo es menor porque a nadie le importa, la repercusión es otra. Es más, tengo dos millones de fotos como esas publicadas, he hecho revistas. Pero no es lo mismo.
— En algunas carreras ha servido.
— En muchas. Viéndole el lado positivo, si se le quiere decir de alguna manera. Pero el costo es muy alto, me parece. La gente un poco se solidariza con esas cosas.
— Vos estás de novia hace un año y muchas veces están distanciados.
— Tengo un novio que tiene empresas de turismo estudiantil y a veces pasamos mucho tiempo lejos.
— ¿Y ahí no aparecen las fotos?
— No, no, pobre mi novio.
— El chat hot, algo...
— Yo le digo que no se puede quejar porque me tiene personalmente. Que se quede con la imaginación o el recuerdo emotivo.
— Todo el mes a recuerdo emotivo lo tenés.
— Todo el mes, igual que yo. No le pido fotos ni nada porque es lo mismo.
— Es verdad, fue medio machista lo mío de pensar que él lo sufre más.
— A mí la verdad me gusta el contacto y me gusta la piel, bueno, y el cariño. No sé si me motiva que me manden una foto.
— En la normalidad, cuando él está acá, ¿cuántas veces por semana es el ideal?
— Todos los días. Todos los días que uno se pueda ver.
— ¿A qué le decís que no rotundo?
— Por ejemplo...
—No sé: "Ni se te ocurra traer una tercera persona".
— No, no, no. Yo soy retradicional. Mi imagen por ahí no coincide con mi pensamiento. Vengo de un lugar chico para mi gusto, un pueblo grande por decirlo de alguna manera, y con muchas costumbres. Soy muy religiosa, no digo que soy una mojigata ni una aburrida, pero a mí me gusta conocer a la persona, generalmente si es mi novio mejor y bueno, no terceros, no cosas... No soy muy innovadora. Soy un poco aburrida en ese sentido pero bueno, la paso bien y generalmente mi compañero tampoco la pasa tan mal que digamos. He hecho de todo, Playboy, todas las revistas habidas y por haber de ese tipo y por ahí llegaba el momento de la entrevista y me cuesta un montón hablar de mi vida privada. Nunca renegué de las fotos, me encanta hacerlas. Cuando me decís "vamos a hacer una producción" me remotiva. Me regusta y ver el material y cómo quedan, y, no sé...
— O sea, fotos desnuda sí.
— Me encantan.
— Que venga tu novio a proponerte traer una tercera no.
— No, no. Igual también me imagino que por algo uno elige a sus compañeros. Me imagino que me conoce, entonces tampoco vendría un día con un: "che, ¿y si traemos a una amiga?" No. Somos bastante tranquilos los dos.
— Te ofrecieron plata por sexo y dijiste que no
— Sí, una persona puntual muy conocida, no lo voy a decir nunca el nombre, me ofreció 25 mil dólares. Gracias a Dios no necesito. Lo hago por amor o por gusto. Tampoco me sobra, pero la realidad es que me parece que, no sé... Cuando lo conté por primera vez en el programa de Baby Echecopar, recibí un llamado, me dijeron: "Llamamos para duplicarlo".
— ¿Mantuviste?
— Si, mantuve, mantuve. Tiene que ver con una postura de pensamiento, no con un tema económico ¿Cuántas veces hemos estado gratis con alguien? Pero bueno, siempre y cuando haya un sentimiento, me parece que va por ahí.