Espectáculos
Jueves 20 de Agosto de 2015

Pororó Masala se podrá ver este fin de semana en el Teatro Municipal

La obra del Grupo Andamio Contiguo, con dirección de Silvia Debona, se presentará en la sala dedicada al teatro experimental del Teatro Municipal “1º de Mayo”. Será con seis funciones en agosto, los viernes 14 y 21 a las 21, sábados 15 y 22 a las 22 y domingos 16 y 23 a las 20. 

El Grupo Andamio Contiguo hará temporada en la sala Marechal con su obra “Pororó Masala. Una tragedia pop (corn)”, dirigida por Silvia Debona. Será con seis funciones en la sala experimental del Teatro Municipal “1º de Mayo”,  los viernes 14 y 21 a las 21, sábados 15 y 22 a las 22 y domingos 16 y 23 a las 20. Las entradas se encuentran a la venta en boletería del Teatro, a $60 las generales y $40 con descuento para estudiantes y jubilados.
Esta obra fue estrenada el viernes 5 de junio en la Sala Maggi del Foro Cultural Universitario, y resultó Ganadora en el rubro Teatro de los Premios de Coproducción en Artes Escénicas 2015 del Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe. El elenco se completa con Daniela Arnaudo, Cintia Bertolino, Mirna Cettour, Amelia Haye, Claudia Paz Hernández, Diego López, Cecilia Mazzetti y Emilce Pais. La dramaturgia es de Norma Cabrera, a cargo de los trastos escenográficos está Diego López, el vestuario es de Silvia Debona y Cecilia Mazzetti; de la planta y plan de luces se encarga Silvia Debona; la productora es Emilce Pais; y la puesta en escena es de Norma Cabrera, Silvia Debona y Cecilia Mazzetti.
Combinación a fuego lento
El “masala” es en la India una mezcla de especias con miles de combinaciones posibles, es un género cinematográfico que engloba a los demás géneros, y es también el nombre de un procedimiento de freír las especias para liberar sus aceites esenciales y darle el mejor sabor a los platos, enumeran los miembros del Grupo Andamio, y luego sostienen lo propio: “Nosotros a los Masala los hicimos familia. Porque también es un apellido italiano. Y nos dimos el gusto de mezclar un poco de todo, de cocinarnos a fuego lento –el proceso llevó más o menos dos años– para tratar de sacar lo mejor de nosotros. Hicimos nuestra propia combinación, y le creamos una historia. Un cuento para adultos que nos haga reír y llorar, que nos permita tanto entretenernos como conmovernos. Por último y sobre la trama de la obra adelantan que “había una vez varios hermanos, o medio hermanos. Eran siete, como los enanos. Pero sin ninguna nieve blanca que proteger ni bosque para disfrutar. A ellos los unía una casa a la que no se le podía sacar el olor a tragedia”.
Estética
Los realizadores de la puesta comentan que el trabajo actoral es de una fuerte carga performática, explorando una actuación natural a medio camino entre el teatro y el cine, esto es, de una fuerte presencialidad e intimidad. A este enfoque se suma el uso recurrente del monólogo interior, del intertexto, haciendo que el registro actoral recupere “modalidades más próximas a la tradición teatral”, y que la misma obra, como un metalenguaje, hable sobre el teatro. En cuanto al juego de palabras de “una tragedia pop (corn)”, manifiestan que “es la tragedia el género que contiene a otros géneros que también se visitan en nuestra aventura escénica. Resulta así aireada por estas “intromisiones” narrativas, tan aireada como el maíz del título. El pororó o pochoclo o popcorn remite hoy directamente al mundo cinematográfico del mainstream y el entretenimiento. De ahí que lo “pop” tiene entonces igual cabida en el planteo, no sólo desde lo argumental sino también en su representación escénica”, desde el vestuario, mundo sonoro y juegos coreográficos, deudores de la cultura popular y mediática. El uso del espacio, el tratamiento de los objetos y el planteo lumínico tienen una intención minimalista, prefiriendo cierta simpleza visual que facilite la recepción de la propuesta.
Andamio Contiguo
Colectivo artístico dedicado desde 1992 a la experimentación del arte escénico, sus ejes de trabajo son la creación y la producción teórica. Sus trabajos han recorrido gran parte del país y su producción también ha sido vista en el exterior, y sus textos dramáticos fueron distinguidos internacionalmente en dos oportunidades: con el premio Buero Vallejo de Guadalajara, España (1999) y con una mención especial en el concurso aniversario de la revista Tramoya de la Universidad Veracruzana de México (2000).
A la fecha ha estrenado 21 espectáculos: “Prosumo Spes Extenuatur” (1992), “Ludo juego de dioses” (1994), “Dos veces tarde” (1997), “Luna Negra. Amanecer del último día” (2000), “Domingo Furioso” (2000), “Paul Vater. Tres estudios para un retrato” (2001), “Proyecto Doméstica” (2002), “Implosiona 1.0” (2003), “Excusa Bernarda” (2004), “Julia (2004), Orwelliana” (2004), “Unir esto que anda disperso” (2004), “Plato Fuerte o la historia como un proceso de cocción” (2005), “70 minutos con la familia Breuer” (2006), “Dos mujeres” (2006), “House, variaciones sobre lo mismo” (2007); “Piojos” (2008); “Tres en juego o cómo congelar el trópico” (2008), “Mirada colectiva. De pesa pesadillas y sueños patrios” (2010), “Inversa tango” (2011).