Espectáculos
Domingo 23 de Agosto de 2015

“Tratamos de enseñar por medio del ejemplo”

El ídolo infantil Diego Topa presentó en la ciudad su nuevo espectáculo Todos a Bordo. Explicó a Escenario cómo se sigue emocionando cuando levanta el telón en cada función y que su apuesta está en los valores de la familia, el compañerismo, la amistad y el agradecimiento.

Perseverancia, talento y carisma fueron los condimentos necesarios para que Diego Topa llegue a ser lo que es hoy: el ídolo infantil de Disney más amado por los bajitos. Con su espectáculo “Todos a bordo” agotó 54 teatros Ópera en Capital Federal, y comienza una extensa gira que lo trajo a la provincia en una seguidilla de funciones. “Lo que más quiero es transmitir los valores de la familia, el compañerismo, la amistad y el agradecimiento”, destacó Topa en diálogo con Escenario luego de su paso exitoso por Santa Fe
En el show, que continúa el viaje a bordo de un monorriel de la televisión al teatro, Topa y su elenco despliegan canciones, sketches y coreografías para toda la familia. “Cuando se levanta el telón me emociono mucho”, expresó el actor en la previa de su presentación. Además de la gira nacional e internacional con su show y las grabaciones para Disney, el ídolo infantil ganador del premio Gardel 2015 a mejor álbum infantil, además prepara el lanzamiento de su dibujo animado.
—Venís de llenar más de 50 teatros Ópera, ¿de qué trata tu show “¡Todos a bordo!” en gira?
—Terminamos de hacer 54 Ópera, ¡estamos felices! Es un show para toda la familia donde vamos a cantar los hits de Junior Express de todas las temporadas, más temas estrenos del nuevo disco. Es un show con mucho humor y comedia. Cuando hacemos el programa de televisión termina con un concierto, así que el show muestra la continuación de lo que pasa en la tele.
—¿Cuál es tu mayor satisfacción cuando te conectás con los chicos?
—Cuando se levanta el telón y veo la felicidad en los ojos de los chicos, los padres y los abuelos, me emociono mucho. Veo cómo se vienen disfrazados de Topa, mini Dorys, amo ver cómo disfrutan. Puedo estar cansado o con fiebre que cuando se levanta el telón se me pasa todo.
—Acabás de cumplir 15 años en Disney, ¿qué experiencias te conmovieron en este tiempo?
—Todos los días pasa algo. Les agradezco siempre a los padres por traer a su tesoro más grande que son los más chiquitos. Nosotros formamos parte de la familia. Les agradezco por poner la televisión y dejarnos entrar en sus casas y por escuchar nuestros discos en el auto. Me siento parte de la familia de los chicos de acá y de toda Latinoamérica. Creo que los influenciamos en muchas cosas, como compartir momentos con mamá y papá. Acompañamos a chicos en rehabilitación o los ayudamos a que quieran comer. Creo que es muy fuerte lo que uno genera y lo tomamos con mucha responsabilidad.
—¿Qué mensajes te interesan transmitir en las canciones?
—Los valores de la familia, el compañerismo, la amistad y el agradecimiento. No enseñamos desde la bajada de línea, enseñamos directamente desde el ejemplo. De hecho en los capítulos mostramos muchas cosas y siempre decimos por favor. En un capítulo los chicos preguntaban por qué Lady Pink lo trataba mal a Topa, y en esta nueva temporada, ella va a mostrar que es más buena y humilde. Uno va aprendiendo cuáles son las necesidades de los padres.
—¿Que creés que cambió a partir de la injerencia de la tecnología en el mundo del entretenimiento? Ahora los chicos crecen con una tableta en la mano.
—¡Y la manejan mejor que nosotros! Siempre digo que hay que buscar un término medio. Porque así como internet abre la puertas para el conocimiento, también las abre para la dispersión. Desde mi lugar trato de fomentar que los chicos se junten a ver el programa y a merendar. Necesitamos volver a las fuentes; jugar con la imaginación, hacer magia para mostrarle a mamá y a papá. Para mí internet está buenísimo, pero no pueden estar todo el día con eso. Siempre les digo a los papás que los chicos necesitan que les dediquen calidad de tiempo más que cantidad. También incorporamos la tecnología al show; además de la escenografía, el vestuario y las canciones, ponemos una megapantalla led porque es lo que ellos están acostumbrados a ver.
—¿Qué cosas cambiaron desde el Diego que era remisero y vendedor de panchos, a Topa, la figura más exitosa de Disney?
—Sigo siendo el mismo de siempre. En un momento no tenía plata para vivir, siempre traté de ganarme el mango, quería valerme por mí mismo, pagarme los estudios. Antes de conseguir trabajo de actor hice de todo: trabajé en una fiambrería, fui remisero seis meses, hice panchos en desfiles de modelos y edité videos de fiestas de 15. Siempre lo tomaba como una experiencia de aprendizaje para crear personajes. Pensaba que por ahí en el futuro tenía que interpretar a un remisero o un almacenero, y bueno, ¡al menos lo viví! Cuando miro para atrás me alegro mucho por cada paso que di. Me encanta levantarme todas las mañanas y ser Topa.
—¿Tenés otros proyectos pendientes?
—Sí, con mi productora estamos armando otro producto donde no esté yo con mi cara, pero que esté mi esencia y que tenga el sello de Topa. Voy a armar mi dibujo animado para el año que viene.

Un salto a las tablas rápido
Estudió teatro con Esteban Mellino, y a los tres meses estaba estrenando la obra para el público adulto “Loco”, donde encarnaba un personaje muy chiquito. Recuerda que su foto estaba en la marquesina y eso lo tenía muy contento, también que su abuela, mamá y papá siempre lo iban a ver. “Me apoyaban pero me pedían que no bajara el rendimiento en el colegio”, cuenta y agrega: “Si me sacaba un ocho o un nueve, lloraba. No me podía sacar menos de diez”.