Ovación
Lunes 28 de Diciembre de 2015

“Está atravesando un momento inmejorable”

El vicepresidente de la institución, Isidro Ordóñez, habló sobre el presente y los proyectos que hay por delante. “Es nuestra casa”, dijo.

“Cha Roga Club está en un momento inmejorable. Hoy hay cerca de 280 chicos y chicas en infantiles de rugby que van de 4 a 14 años, disfrutando de este juego-deporte. En la categoría juvenil tenemos en formación competitiva cuatro divisiones sólidamente conformadas con cerca de 130 jugadores y el año que viene participará en el rugby de desarrollo gracias a la gran cantidad que son. El plantel superior, con 100 jugadores,va poco a poco incrementándose fruto de nuevos chicos formados íntegramente en la cantera. Leandro Rivero, con sus 20 años, fue revelación en la Selección Santafesina y supo participar en el pladar de menores de 18 y 19 años”, expresó el vicepresidente de la entidad santotomesina, Isidro Ordóñez, quien tomó la palabra en este año singular y difícil de igualar.
Seguidamente, no dudó en admitir que están “orgullosos de ser pioneros en rugby femenino y nuestro equipo superior ganó la Copa de Plata en el Nacional de Clubes y fue campeón 2015 del torneo de la Unión Santafesina. Actualmente Rocío Benítez forma parte de la Selección y dos jugadoras más de Cha Roga formaron parte de Las Pumas. En el hockey femenino, las chicas obtuvieron un subcampeonato y cada día hay más jugadoras. Debemos tener más o menos 600 jugadores federados; es mucha la juventud y elige a Cha Roga como el club de Santo Tomé”.
“La comisión viene cumpliendo un trabajo de generación de nuevos dirigentes, con lo cual se viene sumando mucha gente joven con mucho cariño por el club y con la mirada atenta de los mayores, que siempre tienen que estar. Es sabido que en los clubes no sobra nadie y siempre hay un lugar para colaborar”, agregó.
Como toda entidad sin fines de lucro, estar al día con las cuentas no es para nada fácil y este caso no es la excepción, ya que se trabaja a destajo para que los números nunca den en rojo: “Mantener las finanzas es un trabajo de economistas, pero se cerró el año con mucha transparencia y cuentas saneadas, con la adquisición de materiales y de un nuevo tractor para el tratamiento de las canchas. La cuota societaria es el principal sostén junto a los sponsors, que cada vez son más, acompañando y dando el respaldo para las nuevas obras”.
De cara a las ideas que hay por delante, detalló: “Hay muchos proyectos, solo falta el recurso económico. A modo de mención, perseguimos la iluminación en cancha de hockey y espacio común de práctica; para el riego subterráneo actualmente contamos con un equipo automático trasladable, pero se pretende que todas las canchas cuenten con este nuevo tipo de riego. El cercado, construcción de alojamientos para clubes que nos visiten y vestuario de árbitros, entre otras cosas. El club cuenta con un master plan donde están delineadas todas las obras que se proyectan a 30 años, incluso se planea hacer un estadio cubierto. No obstante, todo es un sueño por ahora (risas)”.
Siempre se dice que para comandar los hilos de un club es clave sentirse parte del mismo, ser un simpatizante más, e Isidro puso real énfasis en esto: “Es necesario, porque es mucho el tiempo que uno le dedica al club y prioriza el amateurismo, donde todo se hace por amor a la camiseta, al club, a los amigos, y es algo que se trata de inculcarle a todos los chicos que participan, porque ellos son el club. Brindamos esa chance de que los padres conozcan a los amigos de nuestros hijos para saber con quién está y, además, conocer a los padres de estos con los que nuestros hijos van a compartir la vida. Cuando un chico está ocupado con el deporte no tiene tiempo para cosas negativas y, en lugar de estar en la calle, obramos para que ocupe su tiempo jugando en un deporte con sus amigos, tratando de formar caballeros con los valores de esta disciplina”.
En el final, reconoció su amor por esta camiseta. “Cha Roga en guaraní significa «Nuestra Casa» y para nosotros es eso. La meta es que un equipo que venga a jugar acá lo haga como en el patio de nuestra casa y, cuando compartimos el tercer tiempo, se sienta que lo hace en el comedor de su propia casa. Es el lugar donde me encuentro y vivo compartiendo partidos en el rol que nos toque como entrenador, coordinador, manager o dirigente, con amigos que el rugby me brindó. Es ese cable a tierra que nos permite volver a la fuente, en donde intentamos devolverle a las nuevas generaciones ese tiempo que, cuando éramos chicos, un mayor nos dedicó para que aprendamos este maravilloso juego-deporte”.

Comentarios