Boca
Lunes 10 de Octubre de 2016

"Este es mi mejor momento"

Jorge Broun recibió en su casa a Ovación y aseguró que desde la vuelta de Colón a Primera División es el presente que más disfruta con el equipo invicto y el arco en cero. "Lo asumo con total tranquilidad y estoy muy conforme con lo que viene haciendo el plantel y también en el plano individual", tiró Fatura

Aquella frase que inmortalizó Dante Panzeri en 1967 para describir al fútbol como la dinámica de lo impensado, cobra plena vigencia en el día a día y un claro ejemplo de eso es lo que sucede hoy en Colón, pero fundamentalmente con su arquero Jorge Broun. En el torneo anterior Fatura jugó los 16 partidos y recibió 31 goles siendo una de las vallas más vulneradas, apenas por debajo de Quilmes y Atlético de Rafaela que habían sufrido 32 tantos en contra.

Pero más allá de ese dato estadístico, otras cuestiones hacían impensado que unos meses después Broun sea una de las figuras del equipo que marcha invicto en el torneo y que además no le convirtieron goles. En poco tiempo el panorama cambió demasiado y para bien. Cierta resistencia por parte de los hinchas hacia el rendimiento del ex-Central se fue transformando en reconocimiento y aplausos con el nivel evidenciando en estas cinco fechas que se llevan jugadas.

Suma 454 minutos sin que le conviertan y si Vélez no marca un gol antes de los cuatro minutos, el 1 estará superando su récord en el arco rojinegro que hasta el momento es de 457 minutos cuando el equipo disputaba el Torneo de la "B" Nacional y también estuvo cinco cotejos con el arco en cero.

Mucho se habló respecto a su posible ida del club teniendo en cuenta la llegada de Jorge Carranza, hablaron y especularon todos incluso su representante (Roberto Sanjuan), quien admitió la chance de que retorne al Canalla. Pero el que siempre se mantuvo al margen de todo y con el pleno convencimiento de continuar en Colón fue el propio jugador.

Habló poco durante la pretemporada, ya que consideraba que no tenía nada para decir en virtud de tener un contrato firmado con la institución rojinegra y que iba a cumplirlo. No se escondió pero prefirió seguir trabajando para convencer al nuevo cuerpo técnico que encabeza Paolo Montero de que podía ser el arquero titular.

Y lo logró, cuando la sensación era que el arribo de Carranza le iba a quitar esa posibilidad. Lo que habla a las claras del gran mérito que tuvo para sobreponerse a la incertidumbre de saber si arrancaría o no el torneo como titular. Si algo distingue a Broun más allá de lo futbolístico es que tanto en las buenas como en las malas dio la cara. En determinado momento fue el capitán y claro está uno de los referentes y justamente esa circunstancia muchas veces lo dejaron muy expuesto ante la opinión pública.

Pero todo aquello forma parte del pasado y este presente le sonríe y lo disfruta como tal, con mucha tranquilidad sabiendo que después de un semestre complicado algo bueno tenía que llegar para Colón y para él. Si bien falta mucho y hay un largo camino por recorrer, la realidad indica que de a poco todo en el mundo Colón se fue acomodando.

En un fin de semana sin competencia oficial, Fatura Broun recibió en su casa a Ovación para contar cómo vive este dulce presente que comparte fundamentalmente con su familia (su esposa y sus dos hijos), pero también para recordar aquellos momentos que no fueron tan buenos. Vivió de todo en Colón lo bueno y lo malo, le tocó ascender, después luchar para mantener la categoría y en el torneo anterior penar en los últimos puestos. Dos años de sensaciones encontradas.

—¿Sentís que estás en tu mejor momento desde que llegaste a Colón?
—Estoy en un buen momento, pero lo tomo como un momento más. Pasa que en Primera División tal vez sí, pero trato de estar tranquilo más allá de todo lo que pasó e ir partido tras partido, pero fundamentalmente lo asumo con total tranquilidad.

—¿Sabías que estás a tres minutos de alcanzar tu récord en el arco de Colón que son de 457' sin que te marquen un gol y que lo alcanzaste en el torneo de la "B" Nacional?
—Más o menos estaba al tanto de esta estadística, pero no sabía exactamente el tema de los números, pero tampoco quería saberlo (risas), no mentira. Igual no es algo que me quite el sueño, trato de que el partido ante Vélez sea similar a los anteriores en la manera de encararlo, buscando que no me conviertan en beneficio del equipo y no por tratarse de algo personal.

—¿En qué cambió Colón que pasó de ser goleado en el torneo anterior a estar invicto y con el arco en cero?
—En los números el cambio es muy grande, hubo una renovación importante en el plantel, pero también es verdad que en el semestre pasado hubo muchos problemas en todo sentido, pero principalmente a nivel dirigencial y eso quieras o no afecta a la convivencia. No es excusa, pero el grupo lo sintió y todo influye. En cambio hoy estamos más tranquilos, con la Comisión Directiva tenemos buen trato, pero todos respetan el lugar que les toca y nos dejan trabajar tranquilos al igual que al técnico. Y eso sin dudas que no está beneficiando.

—¿Cuánto hay de mérito en la llegada de Paolo Montero para que se observe un Colón sólido y eficaz?
—La verdad que hace mucho hincapié en la parte defensiva, da muchos consejos y tiene la experiencia suficiente como para hacerlo. Sabe mucho y los chicos están asimilando bastante bien sus conceptos. Y aparte de mitad de cancha hacia adelante está el Chengue (Morales) que jugó en equipos muy importantes y en la selección uruguaya. Eso hace que se complementen muy bien entre ellos y con los profes que tienen que son muy buenos. Por lo cual todo va de la mano. Y no es casualidad ya que cuando dirigió a Boca Unidos se pudo observar un equipo muy aguerrido que le marcaban muy pocos goles y que apenas perdió un par de partidos. Por lo cual mantiene una identidad que ahora la aplica en Colón.

—¿Considerás que hoy estás más confiado para salir a cortar, algo que por allí era uno de los defectos que tenías ya que bajo los tres caños era donde más seguro estabas?
—Es algo que hablamos con Seba Lucero que es el entrenador de arqueros, ya que cuando él llegó fue una de las cosas que le marcaron y entonces hizo mucho hincapié en eso para brindarme seguridad. Pero pienso que pasa por una cuestión de confianza, en el semestre pasado por los resultados y el momento que atravesábamos uno entre comillas pierde esa confianza, en cambio hoy el panorama es distinto y en consecuencia estoy más predispuesto a intentar salir para solucionar algunos problemas que en otro momento no lo hacía.

—¿Y en lo físico te sentís mejor?
—Me siento bien, estoy igual que antes, pero viste como es, cuando las cosas van mal empiezan a ver que esto, que lo otro y cuando las cosas están bien parece que todo está 10 puntos. No es ni una cosa ni la otra, pero uno ya sabe cuáles son las reglas del fútbol y la verdad que no me afectan.

—¿La llegada de Carranza generó un estímulo importante en vos sabiendo que venía un arquero de experiencia para competir mano a mano?
—Eso está bueno porque potencia al equipo, en lo personal obvio que quieras o no el Loco (Carranza) es un jugador que vino a tratar de ser titular y lo demuestra en cada entrenamiento. Y eso indudablemente potencia a que uno entrene no sé si mejor, pero quizás exigiéndose un poco más y de otra manera, sabiendo que debe responder porque cualquiera de los dos puede atajar.

—Hablaron todos de que te podías ir incluso tu representante de una chance de volver a Central menos vos que siempre expresaste sentirte muy cómodo en Colón aún cuando viniera un arquero como Carranza para pelear mano a mano...
—Yo sabía que vendría un arquero a pelear un puesto y durante la pretemporada fue así, ya que en los amistosos jugábamos un partido cada uno y después el técnico es el que decide. Pero la verdad que estaba tranquilo sabiendo que tenía un año de contrato y que tenía ganas de revertir lo que había sucedido en el semestre pasado, más que nada con la gente. Porque la relación con los hinchas era muy buena, pero llegando al final no fue de la mejor y precisamente quería que las cosas volvieran a ser como antes. No es que estuve mal con la gente, siempre me trataron 10 puntos más allá que al haber 30.000 o 40.000 personas en la cancha es normal que a no todos le guste lo que uno hace dentro de la cancha. Pero sí pretendía achicar ese margen con los hinchas .

—De todos modos en algún momento admitiste cierto desgaste con la gente producto de lo vivido en el último torneo en cuanto a los resultados y a que también eras el capitán y uno de los referentes del plantel...
—Obvio, es tal cual como lo decís vos, pero desde que volvimos de las vacaciones estaba comprometido con el grupo y entrenando a full. Y eso es lo que le demostré al técnico para que después tome la decisión respecto a quién iba a atajar y no quise hablar con la prensa porque no me parecía necesario. A veces cuando aclarás oscurece (risas) y no había nada raro. Una vez hablé y dije que tenía un año de contrato y que deseaba quedarme en Colón y así fue. Después todo lo que se habló a mí no me correspondía decir nada porque no era mi palabra. Si había gente que tal vez me quería afuera del club era una opinión de ellos y no mía, por lo cual asumí esta situación con mucha tranquilidad sabiendo que arrancábamos en una situación comprometida.

—¿Qué te gusta de Colón y qué pensás que debe mejorar?
—Me gusta la solidez que estamos teniendo en defensa y la actitud que demostramos en cada encuentro. Por ejemplo ante San Martín de San Juan en otro momento si no teníamos esta actitud lo perdíamos y rescatamos un punto. Y siempre hay cosas por mejorar, pero tenemos un plantel con futbolistas de calidad de mitad de cancha hacia adelante y con buen pie, por lo cual habría que tener más la pelota y generar mayores opciones de gol.

—Hace dos años que estás en Colón, te tocó ascender con el equipo, después jugar en Primera y pelear para mantener la categoría y ahora disfrutar de un momento de mayor estabilidad. ¿Se puede decir que es tu momento de mayor tranquilidad y disfrute en Colón desde la vuelta a Primera División?
—Como disfrutable puedo mencionar el Ascenso, ese fue el momento de mayor regocijo, pero en Primera División y tomando en cuenta cómo arrancamos es un momento en el que estoy conforme con lo que venimos haciendo, no diría de tranquilidad porque uno nunca puede relajarse, pero sí disfruto tanto por lo grupal como por lo individual.

—¿Hoy se puede decir que le estás ganando la batalla a los que por allí te consideraban afuera del club o con la chance de ser suplente y revertir el pasado para disfrutar el presente?
—Lo más importante es disfrutar que es lo que más a uno lo gratifica y terminar los partidos sabiendo que uno dejo todo y agradecer a la familia que en los momentos malos me acompañó para poder sacarme ese fastidio y malhumor que tenía después de los partidos y ahora disfrutar de este presente.

Comentarios