Santa Fe
Sábado 22 de Octubre de 2016

Estudiantes de Esperanza hicieron una vereda con tapitas de plástico

Alumnos de 5º año de Ciencias Naturales del Colegio San José de esa localidad realizaron la colecta, ahora arman las baldosas y en pocos días, la concretarán. Se trata de un proyecto sustentable y también de ayuda para la escuela

A comienzo de este año, los alumnos de 5º año de la modalidad de Ciencias Naturales del Colegio San José de la ciudad de Esperanza fueron invitados a participar del programa Ingenia,
Bancamos tus Ideas, del gobierno de la provincia de Santa Fe. Este grupo de 31 chicos y chicas de entre 17 y 18 años presentaron el proyecto Camino a la Sustentabilidad con el cual resultaron ganadores. Consiste en la ejecución de una vereda, en uno de los ingresos a la escuela, con tapitas de plástico. La iniciativa tendrá varios propósitos pero su principal objetivo es mejorar uno de los accesos a la institución educativa que es de tierra.
Luego de la presentación, la selección y tras recibir la buena noticia de que resultaron ganadores, comenzaron con la campaña de recolección de tapitas plásticas que se llevó a cabo entre julio y agosto -pero aún sigue en marcha- y colaboraron todos los niveles del colegio desde inicial, primario y secundario, como así también instituciones, empresas y muchas familias no solo de los alumnos sino también de la ciudad.
Después por grupos se dividieron las tareas, seleccionaron las tapitas separándolas por colores, recortaron los bordes, cortaron y midieron la malla plástica, armaron y probaron diseños, y hoy se encuentran realizando las baldosas. Según los cálculos, necesitarán unas 57.000 tapitas y deberán confeccionar 900 baldosas para hacer una vereda de más o menos unos 50 metros de largo.
Esperanza 1.jpg

Los promotores del proyecto
Romina Peressutti y Gianea Pontarelli fueron las encargadas de, en representación de todo el grupo, dar detalles de esa idea que surgió en el aula a partir de una materia que cursan que tiene que ver con cuidar el medio ambiente, y con recuperar elementos viejos, reciclándolos y reutilizándolos. "Surgió cuando nos llega la invitación del Ingenia y junto con la profesora Carolina Barros, de Plástica, se nos ocurrió la idea de hacer este proyecto que lo llamamos Camino a la Sustentabilidad, donde planeamos hacer una vereda con tapitas", contó Romina a Diario UNO.
La viralidad del proyecto fue muy grande porque "es de muy bajo costo, las tapitas son reciclables, se puede conseguir muy fácilmente y pedimos ayuda a toda la comunidad del colegio y también a los esperancinos", dijo esta estudiante y luego agregó: "Ya comenzamos a armar las baldosas y la vereda se hará sobre calle Videla, una de las entradas al colegio, que es de tierra y los días de lluvia es un problema para poder entrar".
Cuando la confección de las baldosas esté más avanzada, se comenzará a nivelar el terreno para empezar a hacer la vereda. "Cuando mandamos la idea para participar de Ingenia, detallamos costos y al haber ganado, lo que nos proporcionan es el dinero para comprar los elementos como el cemento, pegamento de contacto, la malla plástica, entre otras cosas", contó Romina.
Ante la consulta sobre si pensaron y armaron algún diseño, esta estudiante de 18 años contó: "Propusimos que cada uno armara un diseño y ahí se seleccionaron las más viables porque por ejemplo predominaban tapitas de color amarillo y verde. Las seleccionamos por colores para ver si para el modelo elegido alcanzaban las que teníamos; fuimos probando hasta que quedó con el que estamos haciendo las baldosas".
Esperanza 2.jpg

Tarea en marcha
Es la primera vez que este grupo participa del Ingenia y antes de enviar el proyecto trabajaron el tema en el aula. "Cuando fuimos diseñando la idea, analizamos lo bueno de esto, el muy bajo costo, la viabilidad del producto, además que la comunidad podía participar, entonces nos cerraba por todos lados", dijo más adelante Gianea y luego agregó: "Esta vereda es viable porque tiene cemento como toda vereda, pero además tenemos que pegar bien las tapitas para que no se salgan con el tiempo, por eso le ponemos mucha atención a eso, y es muy útil, sobre todo para los días de lluvia".
Las baldosas se confeccionan a partir del diseño en un papel, luego se coloca la malla y las tapitas se van pegando con la parte hueca hacia abajo. "La malla lo que permite es que no se calienten las tapitas, actúa como aislante al quedar aire entre los dos elementos. Para armarla se coloca cemento, luego se pega la baldosa que hicimos y después se completa con una pastina, que es lo que va a nivelar toda la vereda. Es por eso que armamos un diseño con los distintos colores y en realidad se va a caminar sobre ellas", dijo Romina y aclaró que lo que más tiempo les llevó fue la recolección de tapitas, la clasificación y ahora el armado de las baldosas, pero "una vez que empecemos a trabajar en la vereda, va a ser muy rápido", manifestó. Aún no tienen una fecha concreta para la finalización del proyecto, pero sí está claro que será antes de la culminación del ciclo lectivo 2016.
Estas jóvenes se mostraron contentas no solo por poder concretar este proyecto, sino además porque fueron seleccionados entre muchas propuestas. "Nuestras familias y el colegio también se sienten muy orgullosos de nosotros. La comunidad respondió muy bien y nos dio muchísima ayuda porque sin esa colaboración no hubiera sido posible. También fue muy bueno para nosotros porque como grupo nos unió mucho", manifestó Romina Peressutti, quien contó luego que "para concretar el proyecto necesitamos 57.000 tapitas para hacer media cuadra de vereda, distribuidas en casi 900 baldosas con 64 tapitas cada una y ya concretamos aproximadamente la mitad".

Apoyo desde la provincia
Ingenia es un programa provincial desarrollado por el Gabinete Joven y la Secretaría de Juventudes, cuyo objetivo principal es promover la participación juvenil de grupos, colectivos y organizaciones de jóvenes, a través del financiamiento y acompañamiento para la puesta en marcha de sus ideas. María José Niescierowicz es la coordinadora del Ingenia en la Región 3 de la provincia de Santa Fe. En esta línea dijo: "El programa le da el dinero para la compra del material y los acompaña hasta fin de año para su concreción. Los ayudamos en la realidad del proyecto, haciendo visitas, tratando de resolver si hay algún inconveniente pero por suerte este grupo trabajó muy bien".
Los proyectos son anuales y para volver a participar deben concluirlo y los evaluadores del Ingenia corroborar que se haya cumplido con las metas. "Cuando vimos los proyectos y nos tocó elegir, Camino a la Sustentabilidad nos pareció reoriginal, algo que todavía no hay en Esperanza y que sobre todo tuvo en cuenta el tema del medio ambiente y a su vez se mezcla con lo que es arte y plástica. Además, es algo que va a quedar para la institución, que es muy grande y comprende los tres niveles", concluyó.

Comentarios